ANTES y DESPUÉS: de piso sin personalidad a la envidia de todos (más acogedor, más moderno y más abierto)

Paula Piris, del estudio Inspira Design, supo prescindir de un espacio fuera de lugar y aprovechar su estratégica ubicación para transformar completamente esta vivienda

El habitáculo que servía de vestidor le ha dado la vida a la zona más y mejor aprovechada de la vivienda.

El habitáculo que servía de vestidor le ha dado una nueva vida a la zona más y mejor aprovechada de la vivienda.

©Lupe Clemente
Raquel Redondo periodista especializada en decoracion e interiorismo
Raquel Redondo

Periodista redactora especializada en interiorismo residencial y contract 

Cuando la arquitecta e interiorista Paula Piris, fundadora del estudio Inspira Design, vio este piso valenciano por primera vez, tuvo claro que el vestidor que había entre el salón y la cocina no tenía ningún sentido, ni por ubicación ni por metros tan desaprovechados. Por suerte, la propietaria pensaba lo mismo, de ahí que la transformación del proyecto se focalizara ahí.

¡Y menudo cambio! Porque además de tirar los tabiques del antiguo vestidor, también se tiró el del recibidor que lo separaba del salón, dando como resultado un espacio diáfano, acogedor, luminoso y muy bien aprovechado con grandes armarios. El acceso da directo ahora al amplio ambiente que aglutina salón, comedor y cocina... ¡y el piso no parece el mismo!

La combinación del tono mint y el coral le dan un aire fresco y relajante al dormitorio principal.

La combinación del tono mint y el coral le dan un aire fresco y relajante al dormitorio principal.

Foto: ©Lupe Clemente

 

Los 92 metros cuadrados de esta vivienda del centro de Valencia estaban muy compartimentados, especialmente en lo que a esta zona principal junto a la entrada se refiere. Por su parte, los dos dormitorios y los dos baños se han mantenido como estaban en cuanto a ubicación, pero Inspira Design los ha rediseñado, actualizado y mejorado el aprovechamiento del espacio.

La paleta cromática implementada en el proyecto, con base en las preferencias de la clienta, se orienta hacia conceptos contemporáneos y tonalidades claras en todos los espacios, utilizando un gris suave y algunos toques de color. La mezcla de materiales modernos con otros más clásicos o artesanales crea un ambiente cálido y acogedor, a la vez que elegante y confortable.

1 /16
ANTES: Un recibidor tubular sin luz

ANTES: Un recibidor tubular sin luz

El acceso a la vivienda, antes de la reforma, correspondía a un recibidor tubular y sin luz natural que desembocaba en un pequeño distribuidor a partir del cual se distribuían las diferentes estancias. 

AHORA: Sin recibidor y acceso directo al salón-comedor
©Lupe Clemente

AHORA: Sin recibidor pero con acceso directo al salón-comedor

Tras tirar el tabique que separaba el recibidor del salón se ha conseguido eliminar el efecto 'pasillo' de la entrada, prescindir del tradicional recibidor y acceder directamente al espacio amplio y luminoso más social de la vivienda.

ANTES: Salón comprimido y mal aprovechado

ANTES: Salón comprimido y mal aprovechado

El espacio destinado al salón-comedor sobre una superficie rectangular, resultaba estrecho y la disposición del mobiliario aún lo hacía más justo, por no hablar de la falta de un almacenamiento óptimo.

AHORA: Más amplitud y mejor disposición del salón
©Lupe Clemente

AHORA: Más amplitud y mejor disposición del salón

Al disponer ahora de más amplitud, el salón ha variado su orientación, cambiando el sentido del sofá para crear en su espalda la zona de paso de la entrada. La luz natural que ahora se ha triplicado ayuda en la combinación del blanco y la madera de roble del mobiliario con los toques mostaza de los textiles.

ANTES: Un comedor sencillo

ANTES: Un comedor sencillo

El comedor, ubicado junto a la pequeña terraza, también resultaba muy comprimido, sin poco margen de maniobra entre la mesa para seis comensales y la librería abierta.

©Lupe Clemente

AHORA: Comedor integrado al salón y la cocina abierta

Como en el salón, tras la reforma, se ha ganado en amplitud y la orientación del comedor también ha cambiado aprovechando que hay más espacio. Se ha mantenido su ubicación junto a la terraza, pero ahora ambos ambientes se ven más integrados al compartir también el gran mueble hecho a medida de la pared principal y, al otro lado, la cocina abierta.

ANTES: Tirar tabiques y anular el vestidor

ANTES: Tirar tabiques para anular el vestidor

Esta pared del comedor es la que lo separaba del vestidor y que decidió anularse para añadir dicha superficie al salón-comedor. Y al tirar estos tabiques, la cocina ya se conecta directamente con la zona principal de la vivienda en un concepto abierto para potenciar la conexión ambiental.

AHORA: Cocina abierta con isla
©Lupe Clemente

AHORA: Cocina abierta con isla

La ubicación de la cocina es la original del piso, con su propia ventana y acceso a la galería, pero ha pasado de ser independiente y estar a cierta distancia del salón-comedor, a mostrarse abierta y compartir espacio con ambos. Donde se ubica ahora la isla, estaba el antiguo vestidor. En cuanto a acabados, la cocina cuenta con un azulejo artesanal para el frente y en la encimera y la isla se aplica una piedra con textura.

ANTES: Dormitorio principal mal aprovechado

ANTES: Dormitorio principal mal aprovechado

A pesar de tener unas buenas dimensiones, el dormitorio principal del piso estaba totalmente desaprovechado, ya que contaba únicamente con un armario empotrado, una cama y una mesa.

AHORA: Más armarios y ambiente fresco y colorido
©Lupe Clemente

AHORA: Más armarios y ambiente fresco y colorido

Del armario se respeta su ubicación, pero se añade una segunda fila enfrentada en formato de cómodas bajas para aumentar la capacidad sin reducir la visibilidad y el espacio. El toque cromático lo aportan los tonos mint y turquesas del papel pintado y se combina con el coral y terracota de los textiles, tan identificativos de los proyectos de Inspira Design.

ANTES: Un baño en suite obsoleto y anticuado

ANTES: Un baño en suite obsoleto y anticuado

El baño principal, ubicado dentro del dormitorio, se presentaba con un aspecto obsoleto y anticuado, por lo que la transformación ha sido enorme a efectos estéticos y funcionales.

©Lupe Clemente

AHORA: Un baño en suite en línea con el dormitorio

La distribución del baño en suite se ha dejado tal cual, pero se ha añadido un enorme espejo que ayuda a potenciar la amplitud y luminosidad que llega del dormitorio, dado que es interior. Los colores blancos, beiges y mint combinan con la grifería de latón dorada, destacando el moderno mosaico de la bañera.

ANTES: Dormitorio juvenil sin personalidad

ANTES: Dormitorio juvenil sin personalidad

Como sucedía con el dormitorio principal, este segundo también presumía de un gran tamaño pero muy mal aprovechado y sin personalidad ninguna. 

©Lupe Clemente

AHORA: Más armarios y escritorio a medida

Al armario empotrado que hay junto a la entrada del dormitorio, se suma ahora un completo encuadre de la ventana con más armarios para doblar la capacidad, así como la incorporación de un escritorio que disfruta de mucha luz natural. En cuanto a los acabados, las rayas del papel y de los textiles en beige y azul aportan un aire suave y delicado muy funcional.

ANTES: Un baño completo pero muy estandar

La estética del segundo baño correspondía con los patrones de otras épocas, compartiendo revestimientos en suelo y paredes, sin ningún ápice de estilo, y sanitarios estándar.

©Lupe Clemente

AHORA: Un segundo baño muy sofisticado

Los acabados grises y blancos, combinados con la grifería negra, le aportan un estilo muy sofisticado a este baño, donde destaca el plato de ducha realizado 'in situ' cuyo suelo evoca la piedra natural y continúa por la pared. El otro revestimiento, un elegante azulejo blanco de pequeño formato, pone el guiño artesanal.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Revista Interiores?