Mamparas que NO parecen mamparas ( y que nos cautivan por su creatividad y efecto WOW)

Hoy nos hemos levantado creativos y nos hemos recorrido algunos de los baños más singulares donde la sorpresa está antes de entrar en la ducha. ¡Pon atención a estas 8 mamparas!

No le des más vueltas. Sí, se trata de una mampara de una ducha

No le des más vueltas. Sí, se trata de una mampara de una ducha

De los creadores de cocinas que NO parecen cocinas y baños que NO tampoco parecen baños..., llega la tercera entrega de esta serie sorprendente donde la creatividad y la imaginación se apoderan de algunas de las estancias más conocidas y usadas de una vivienda. En este caso, esa singularidad nos lleva a descubrir (en ocasiones nos ha costado reconocerlas) algunas mamparas que a simple vista nadie diría que son las prácticas y decorativas paredes de cristal y perfiles de aluminio que protegen y aguardan la ducha

Aquí el diseño ha hecho de las suyas para que esa clásica imagen en forma de hoja de cristal se diluya con el ambiente (incluso pasando casi desapercibida) o adquiera un protagonismo inpensable gracias al empleo de otro material totalmente sorprendente. Si no nos crees, echa un vistazo. 

 

1 /8
El biombo de madera

La ducha más acogedora y cálida gracias a la madera

Espacio Strohm Teka – Cuarto de baño «Comfort Zone» de MARÍA SANTOS

Un biombo de madera

La madera no suele ser la mejor aliada de las estancias húmedas de la casa, y su uso en baños queda, normalmente, relegado a muebles o accesorios. Nunca se nos hubiera ocurrido escoger este material para construir una bonita mampara de formas curvas como esta que acapara el protagonismo de toda la estancia. La interiorista María Santos ha roto con todos los tópicos y nos propone una idea tan original como acogedora. ¿Habías visto alguna vez una mampara así? Nosotros tampoco, ¡y nos encanta!

La ventana natural que nos lleva a la ducha

No busques la típica mampara, no la hay

Marazzi

¿Decoración o separación?

Hay que fijarse bien para darse cuenta de la especial ducha ante la que nos encontramos. Y es que, en este caso, la mampara ha sido sustituida, magistralmente, por una pared calada en blanco que deja el espacio justo para entrar en la ducha. Más que una mampara parece una ventana a otro espacio. Y ya para rematar la escena, la piedra absolutamente salvaje y genuina hace de este baño, sin duda, algo de lo más auténtico. 

Directamente no se ve

La mampara que no roba protagonismo al revestimiento de mármol

N. MANSO REALIZACIÓN: BEATRIZ APARICIO Interiorismo: Anna Alegre

¡Ni se ve!

Esta mampara no es que nos confunda, sino que directamente pasa completamente desapercibida ante nuestra mirada. Y es que con ese impresionante fondo marmoleado, la fina hoja de cristal trasparente queda oculta al ojo humano. Una sabia elección para no robar protagonismo al frente de esa pared y que contribuye al minimalismo absoluto de este aseo. 

 

Esta ducha es una fiesta de color

La mampara que parece la cola de una sirena

Patricia bustos para AXOR

Inmersión de color

En este divertido y colorido ejemplo, la mampara casi no es lo que parece junto con esos colores y ese tono brillante que nos juega una mala pasada a la vista haciéndonos creer que estamos ante un colorido cuadro. O, incluso, que todo responde a una ilusión óptica y es un reflejo del resto del colores del baño sobre el espejo. Pero no, es una mampara de ducha complementada con una original y singular cortina iridiscente. Sencillamente genial.

 

¿Mampara? ¿Espejo? ¿Cortina de cristal?

Divide con paredes transparentes y gana luz y amplitud

MARÍA PUJOL INTERIORISMO: NAVARRO ESTUDIO

En un escaparate

 

En este inusual baño, una mampara original redefine el espacio. Aparentando ser una pared XXL, se revela como una estructura transparente con perfiles dorados que separa la ducha del tocador. Al más puro estilo escaparate. Lo más sorprendente es que cuenta con dos entradas, creando un diseño funcional y estéticamente impactante.

 

¿No se escapa el agua?

Ducharse junto a una obra de arte

Espacio Strohm Teka – «Cuarto de baño Organic Flows» por ERICO NAVAZO

Monumental escultura

La mampara o, mejor dicho, escultura es el corazón de esta ducha moderna y amplia. Diseñada de techo a suelo y envuelta en un blanco elegante y pulcro, esta obra fusiona la funcionalidad de una mampara con la estética de una pieza artística.  Esta mampara redefine la noción convencional, invitando a una experiencia visualmente impactante.

 

 

Baño pequeño rojo

No hay otro color que el rojo para esta original estructura

Plutarco

Presente en todo el espacio

Es pequeño, pero de lo más original. La divertida estructura de metal rojo integra la mampara en el diseño total del cuarto de baño. Además de compenetrarse a la perfección con un meditado estudio de color en tonos rojos. 

Los perfiles y barras de metal, hábilmente diseñados, pueden inducir a la confusión al asemejarse a tuberías y conductos de estilo industrial.

 

Un elemento más de la sutil decoración

La mampara se funde delicadamente con el diseño del baño

Marazzi

Es pura decoración

En este baño nada rompe la estética, todo está calculado y diseñado al milímetro. Tanto que casi ni vemos la mampara que nos parece como un elemento o una estructura más de la decoración. Pero, al fijarnos con detalle vemos esa bañera exenta y esa minimalista ducha que nos lleva a saber que sí, que se trata de ese elemento tan característica de la zona de ducha. 

 

Loading...