La retrospectiva de Miguel Milá que Madrid Design Festival necesitaba

Madrid Design Festival acoge en sus manos -y al detalle- la mayor exposición del catalán Miguel Milá, pionero en el desarrollo del diseño (pre)industrial en España.

Madrid Design Festival Miguel Mila´

Cita con Miguel Milá durante el Madrid Design Festival 2024

Miguel Milá
beatriz jarauta romero periodista especializada en decoración diseño arquitectura y lifestyle
Beatriz Jarauta Romero

Periodista y fotógrafa especializada en diseño y estilo de vida

Un año más tenemos de vuelta el Madrid Design Festival, una de las citas con el diseño nacional e internacional más importantes de nuestro país. Comienza en febrero y sigue hasta marzo con el objetivo de rediseñar el mundo y se propone abarcar todas las disciplinas, desde la arquitectura hasta la comunicación o el interiorismo. ¿El factor común? Ese feeling contemporáneo e innovador que nos hace disfrutar de la vanguardia. Algo que, por otra parte, no se entiende sin un conocimiento profundo del pasado, de lo pionero, de aquello en lo que estudias y te inspiras para aportar un prisma diferente como profesional. Por eso en estas fechas no solo veremos el trabajo de las jóvenes promesas, también haremos un repaso por el trabajo de una de las figuras más consolidadas e icónicas del diseño industrial en nuestro país: Miguel Milá (Barcelona, 1931).

 

Diseño de producto de Miguel Milá: asientos de madera y su icónica lámpara 'Cesta'.

 

El comienzo del diseño industrial en España tiene nombre y apellidos. Pero Miguel Milá no solo es el artífice de ‘Cesta’ -esa lámpara de 1962 admirada mil y una veces y que llevas meses deseando añadir al carrito de la web de Santa & Cole-, además se le reconoce por su enfoque pionero y artesano en el meticuloso trabajo de producción de productos y por ser uno de los principales exponentes del movimiento moderno. Por ello este año una de las exposiciones centrales del evento será la que han bautizado como 'Miguel Milá, diseñador (pre)industrial', y se podrá visitar hasta el 17 de marzo en Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa (Plaza de Colón, 4). Está comisariada por su hijo -también diseñador- Gonzalo Milá y Claudia Oliva, y ya podemos hablar de la retrospectiva más grande de su carrera, donde se funden su trayectoria personal y creaciones en ocho salas con más de 200 piezas -desde prototipos de producto hasta sus obras más recientes-, planos y dibujos originales. Un paseo por su imaginario creativo -lleno de clásicos atemporales hechos con mimo-, por esa tradición con la que idea y produce, por esa calidez tan del Mediterráneo.

 

 

Muestra de su proyecto 'Tramo' expuesta en Madrid Design Festival

 

La muestra de Colón se inicia explorando la vida del diseñador, quien fue un joven con talento para el dibujo. Creció y, durante la época universitaria allá por 1950, trabajó como interiorista con los arquitectos Alfonso Milá (su hermano) y Federico Correa, para luego convertirse en aprendiz de Jose Antonio Coderch, de quien vemos una clara influencia. Corría el año 57 cuando decidió fundar Tramo, donde produciría creaciones de forma independiente. Años más tarde se embarcó en proyectos como la marca de objetos de diseño Polinax (junto a su hermano Leopoldo) o la editora de muebles GRES, empresa liderada por Montserrat Tayà, Montserrat Tort y Mº Rosa Ventós.

 

Uno de los bocetos de Miguel Milá.

 

‘’Diseñar es ver la vida con lupa’’

Buenas ideas de sencilla ejecución. Los muebles y objetos de Milá están diseñados bajo las premisas de función, ingenio y tecnología, y en ellos se desvela cotidianeidad y una búsqueda activa de la simplicidad. Obras que permanecen superando la prueba del tiempo. Se llenan, además, de una belleza resultado de un proceso de depuración de formas: lo vemos reflejado en sus piezas más icónicas (TMM o la Cesta) pero también si hacemos un recorrido por su amplia trayectoria. En ella hay mobiliario confortable, amable con quien lo usa y con su contexto, resultado de un enfoque meticuloso del entorno doméstico. Y es que Milá entendía el espacio cotidiano del hogar como un pequeño lienzo donde cada detalle merecía ser observado y protegido por el diseño. Comprendía profundamente cómo la disciplina influía en los estilos de vida de las personas y su día a día. De ahí su innovación: poner en el centro al usuario sin olvidarnos, claro, de afinar la experiencia estética, un factor primordial en todo lo que hace.

 

Detalles del taller de Miguel Milá.

 

‘’El hombre tiene que participar en el proceso de las cosas’’

Miguel Milá supo elevar el diseño a la categoría de profesión gracias a un fuerte compromiso con su taller, su espacio de trabajo, lugar de producción continua y remanso de paz a partes iguales. Un hueco sagrado de su vida donde se unían artesanía y experimentación y daban como resultado ideas increíbles. No siempre lo hacía solo: también unía fuerzas con otros pequeños talleres semi artesanales donde se trabajaba todavía con las manos. En esta época personalizó su enfoque devolviendo el valor que se merece a la tradición artesanal, mezclándola con la cultura y la vida mediterráneas, pero ejecutadas desde el prisma de la modernidad. 

 

Diseño de producto doméstico y producto para espacio urbano de Miguel Milá

 

El mismo enfoque meticuloso que utilizaba para el diseño doméstico supo trasladarlo al diseño del espacio urbano, donde entender la amabilidad como una necesidad en el entorno fue clave. Aquí, de nuevo, va mucho más allá de la estética: se esfuerza por entender y resolver proyectos que de verdad promuevan el bienestar y mejoren la calidad de vida de las personas en las ciudades. No solo pensando en la comodidad ergonómica, sino también a nivel de interacción social y sentido de comunidad. Vemos entonces mucho diseño de bancos y asientos urbanos que se ubicaron en distintos lugares de España para hacer la vida en el exterior no solo más bonita, también más agradable.

Retrato de Miguel Milá

 

Milá atesora estatuíllas que reafirman su impecable trayectoria: desde el Premio Nacional de Diseño hasta el Compasso d’Oro Internazionale o la Medalla al Mérito en las Bellas Artes, convirtiéndose así en el diseñador más aplaudido de la historia del diseño industrial español. Ingenio, atemporalidad, simplicidad y funcionalidad son su marca personal. En estas semanas rebosantes de ferias de arte, propuestas, exposiciones, formaciones y revuelo viviremos de nuevo la temporada más importante de la creatividad en Madrid. Este año con la exposición de Miguel Milá que será, sin alguna duda, oblgatoria.

 

Loading...