Jóvenes, mujeres y artistas: 4 pintoras españolas que debes conocer

Dejamos atrás una historia del arte protagonizada mayoritariamente por hombres, para dar paso a una nueva generación de talentos donde las mujeres tienen voz propia

Elena Gual+Docu+Stills+(1) Gual

Elena Gual, Ana Monsó, Ela Fidalgo y Míriam Dema son las artistas que elevarán la decoración de tu casa con sus colores y trazados únicos

Elena Gual
ines martin tiffon coordinadora web periodista especializada decoración
Inés Martín Tiffon

Periodista y coordinadora de RevistaInteriores.es

Son jóvenes, mujeres y artistas. Todas ellas nacieron en los 90, en el marco de una tercera ola feminista que se materializaba en la cultura popular, con películas como “10 razones para odiarte”, la rebeldía roquera de Cortuney Love al frente de Hole y el nacimiento de “Pumpkin” (Yayoi Kusama, 1990), una de las obras de arte más famosas del mundo y, además, de las pocas creadas por una mujer. La era del grunge, los collares tattoo y los SMS, prometía un futuro próspero para la mujer, y, en este caso, para la mujer artista.


Pese a haber estado tradicionalmente marginada en la historia del arte – sino que se lo digan a Artemisa Gentilleschi-, hoy en día, gracias a la evolución del feminismo y la democratización del arte en redes sociales, podemos ver como el talento emergente equipara ambos géneros. Prueba de ello son estas artistas, menores de 30 años, que llegan pisando fuerte.


Elena Gual, Ana MonsóEla Fidalgo y Míriam Dema trabajan al son de pinceladas únicas y personales, bajo estilos dispares, pero con un sobrado talento. Usando el rosa sin miedo y desmontando mitos, sus obras están llenas de carácter y sensibilidad, abordando temas de plena actualidad donde la belleza cotidiana es la protagonista. Conoce a estas cuatro jóvenes que se convertirán en la firma que dará color a tus paredes.

 

Elena Gual y el cuerpo femenino

 

1. Elena Gual y el cuerpo femenino

Elena Gual nació en Mallorca en 1994 y es una de las artistas jóvenes de más rápido crecimiento del panorama nacional. Su obra desafía las concepciones contemporáneas de la belleza y promueve la positividad corporal. 

“The Imperfect Perfect”, la nueva serie de la artista, expuesta en Gallery RED en Nueva York, es una investigación actual sobre cómo los medios de comunicación del siglo XXI, exacerbados por el impacto de las redes sociales y las técnicas publicitarias generalizadas, perpetúan la idealización de las formas femeninas. 

 

 

Elena comenzó a pintar a los tres años y se formó como pintora clásica en la Academia de Arte de Florencia. Seguidamente, estudió en la Central Saint y en la Royal Academy de Londres. Al terminar sus estudios, Gual siguió pintando diferentes retratos por encargo, hasta que una reacción alérgica a la trementina que utilizaba para limpiar los pinceles, le obligó a reemplazarlos por espátulas. Este hecho le empujó a cambiar de técnica, desarrollando su propio lenguaje. El resultado es un efecto casi escultórico que se eleva desde el lienzo y da vida a sus modelos, resaltando su forma, belleza y personalidad.

 

Ana Monsó

 

2. Ana Monsó, oda a la infancia

Pese a su clara juventud, Ana Monsó (Barcelona, 1998) se presenta como una artista emergente, multidisciplinar cuya práctica transmite un espíritu espontáneo y a la vez emocional, inspirándose en las memorias de su infancia.

Su obra es una oda a la latente inocencia infantil, que una vez fue tan conocida por todos nosotros. Inocencia, ingenuidad, curiosidad, aventura, pureza y alegría. Ana intenta reinterpretar el mundo sin reglas y sin límites, como haría un niño antes de que se le imponga el juicio social y las normas establecidas. 

 

Ana estudió Arte y Diseño en Cambridge y poco después Diseño de Moda la Universidad de Artes de Londres, pero es en gran parte autodidacta. En 2021 hizo su primera exposición individual en Pigment Gallery, que la presentó para Art Nou como artista emergente. Durante ese año y el siguiente sus obras se han expuesto en ferias de arte de Europa. En junio del 2022 hizo su segunda exposición llamada “Oda a la Infancia”. Actualmente, es una de las artistas residentes en el centro de arte contemporáneo Piramidón.

 

 

Ela Didalgo

 

3. El desnudo de Ela Fidalgo

Desde muy joven, la creadora Ela Fidalgo (Palma de Mallorca, 1993) descubrió que la tela, el hilo y la aguja eran sus herramientas para expresarse tanto en la pasarela –fue Premio Ego Samsung en Mercedes Benz Fashion Week Madrid 2016– como en las paredes de un museo. 

Pero, desde hace unos años, su labor creativa se ha centrado en su carrera artística. Ha desarrollado un lenguaje único utilizando telas que cose mezcladas con óleo y ceras. Su obra incluye pintura, escultura e instalación. Fidalgo se plantea interrogantes sobre el comportamiento humano a través de pinturas que dan forma a emociones. Su etapa en el mundo de la moda se refleja constantemente en su producción artística a través de los característicos bordados y patchworks, que encontramos en sus lienzos.

 

 

En 2022 participó con su galería, La Bibi Gallery, en UVNT (Urvanity Art Fair) y fue galardonada con el Premio Fundación Nadine. En las obras que presentaba Fidalgo nos hablaba de la cara oculta de las redes sociales. En la exposición indiviudal, “De ente et essentia, cuerpos desnudos” nos hacen reflexionar sobre a dónde nos puede llevar la tecnología aplicada a las capacidades humanas normales. 

 

Miriam Dema

 

4. Míriam Dema, el color de la imperfección

Míriam Dema (Barcelona, 1995) encuentra la inspiración en los momentos compartidos, lo cotidiano, la manera de relacionarnos y en la comida como herramienta de cuidado y unión. “Me inspira la belleza en las imperfecciones que proporcionan el tiempo o la huella humana”, confiesa la joven artista. Además, es una apasionada de las ceras y pastel al óleo, por su imprecisión y rudeza, le divierte el punto de azar que aportan a la hora de dibujar, además de su carácter nostálgico e infantil.

 

 

Su carrera artística comenzó un tiempo después de graduarse en Bellas Artes en la Universidad de Barcelona. A mediados de carrera pasó por un bloqueo emocional que le hizo dejar de lado la pintura y le llevó a centrarse en otras disciplinas y lenguajes como el arte conceptual y la cocina. Al acabarla, decidió mudarse a Lima, (Perú) con la idea de estudiar cocina peruana; pero el estar lejos de casa y los estímulos de un entorno tan diferente, le ayudaron a encontrar un lenguaje pictórico que tanto caracteriza su obra a día de hoy.

Desde el lanzamiento del nuevo vertical de arte de Santa&Cole, Míriam Dema ha colaborado con la marca de diseño ofreciendo algunas de sus obras originales y las Neoseries, reproducciones de muy alta calidad sobre papel, fieles en formato y color al original. Por el momento, tendremos que esperar hasta 2023 para ver su próxima exposición, que ya ha comenzado a preparar.  

 

Loading...