8 puertas correderas que despertarán tu inspiración, con sus pros… y sus contras

Son la alternativa a las puertas abatibles convencionales de las casas y cada vez se utilizan más porque ofrecen un sinfín de posibilidades decorativas y funcionales

Dividir espacios con puertas correderas: la mejor inspiración

Dividir espacios con puertas correderas: la mejor inspiración

Èric Pàmies Interiorismo: Pia Capdevila
Raquel Redondo periodista especializada en decoracion e interiorismo
Raquel Redondo

Periodista redactora especializada en interiorismo residencial y contract 

En el conjunto de una vivienda, sea del tipo que sea, hay un elemento que es imprescindible y este son las puertas. Puede haber la excepción de un loft, que se caracteriza por sus espacios diáfanos de usos compartidos, pero ni aún así, porque siempre hay la necesidad, como mínimo, de separar el baño. Así pues, estamos de acuerdo que las puertas forman parte de cualquier proyecto de interiorismo y decoración.

Y como suele suceder en este sector, la amplia variedad de modelos caracteriza también a las puertas. Estamos hablando de acabados, colores, estilos, materiales, diseños, etc. Incluso de medidas, ya que a veces se requiere que se hagan ‘ad-hoc’. Y luego ya entramos en el campo de la tipología y es ahí donde, entre otras, encontramos las puertas correderas, frente a las abatibles, más habituales.

puertas correderas

Foto: Leira Designs © María Pujol

 

 

Lo primero que hay que hacer es valorar cada caso en concreto, y mejor de la mano de un profesional especializado o un interiorista, ya que no siempre las correderas son viables, por más que nos gusten. Hablamos a efectos de instalación. Siempre es más fácil cuando se trata de una reforma integral, porque si la queremos oculta dentro de la pared, se requiere hacer obra. Además, hay que tener en cuenta que por dicha pared no pasen instalaciones eléctricas o tomas de agua, ni quieras colgar nada.

La otra opción, si solo vas a cambiar la puerta y la quieres corredera, es que ésta resulte visible, es decir, que vaya sobrepuesta a la pared y con los raíles vistos también. Y no por ello es menos estética, ya que en según qué estilos de vivienda, pueden quedar muy bonitas buscando precisamente ese efecto ‘a la vista’.

 

Puerta corredera


Foto: iStock

 

Ventajas de las puertas correderas

  • Sirven para conectar y/o separar estancias, según nos interese en cada momento, algo que aporta dinamismo a los espacios.
  • Al ir de suelo a techo, y sobre todo si se ocultan en la pared, dejan un espacio de paso totalmente abierto y amplio, favoreciendo la continuidad visual cuando están abiertas.
  •  Optimizan el espacio interior de cualquier estancia, ya que una puerta abatible deja ‘muerto’ un metro cuadrado en el recorrido de su arco de apertura.
  • Ofrecen una gran diversidad de acabados para adecuarse al estilo decorativo de la vivienda o al tipo de estancia.
  • Pensando en el diseño y la estética, se recomiendan que sean del mismo color que la pared para una mejor integración, aunque siempre se puede buscar el efecto contrario con el contraste.

     
puertas correderas Foto texto 3

Foto: CirculoCuadrado © Luis González, Apolinart

 

Desventajas de las puertas correderas

  • Lo primero es tener en cuenta su instalación -oculta en la pared o a la vista-, porque la primera requiere de hacer obra a partir de un doble tabique.
  • El espacio que necesita la puerta corredera sustituye una pared, lo que significa que en esa estancia hay menos superficie mural para aprovechar (para apoyar cualquier mueble, por ejemplo).
  • Y en aquella pared donde se oculta la puerta corredera, tampoco se puede utilizar para colgar nada (cuadros, estanterías, espejos, etc.) ni para pasar instalaciones.
  • Su cierre no es estanco, lo que significa que puede haber filtración de diferente naturaleza: ruidos, olores y temperaturas, la mayoría de ellas relacionadas con el confort y la intimidad en casa.
  •  Son más caras que las abatibles, no por la propia puerta, sino porque hay que añadir el trabajo de la obra.
  • La puerta corredera a la vista, puede resultar más económica, pero se mantiene el problema de no poder utilizar tampoco el espacio de pared que ocupa.
  •  No resultan cómodas de manipular, ya que el tirador es menos ergonómico que una manilla y siempre vas a necesitar de la mano para abrirla o cerrarla.

     
Puerta corredera



Foto: iStock

 

8 propuestas de puertas correderas

1 /8
estancias ideales frente a los handicaps
Tinda’s Project (© Mercè Gost)

Estancias ideales frente a los handicaps

En estancias como vestidores, despensas, trasteros, etc., el aspecto ‘contra’ de la estanqueidad que no ofrece el cierre de las puertas correderas no resulta tan grave.

 

vision entre espacios no tan a la vista
Interior Studio PortobelloStreet.es (© Amador Toril)

Visión entre espacios no tan ‘a la vista’

La ventaja de la puerta de cristal es que deja entrever al otro lado, ganando en continuidad visual, pero a veces necesitamos que dicha visión no sea tan limpia. Por ejemplo, desde el salón a la cocina, porque ésta no siempre está ordenada. En estos casos, se le puede aplicar un tratamiento al cristal, con acabado ahumado que ayude a semi-ocultar la vista.
 

intimidad si y luminosidad tambien
Pia Capdevila (© Jordi Canosa)

Intimidad, si, y luminosidad, también

Otro tratamiento que puede aplicarse al cristal es el de traslúcido para que, en este caso, no deje ver al otro lado, para ganar una completa intimidad visual, pero dejando pasar la luminosidad a esa otra estancia que quizás carezca de ella.
 

una puerta espejo corredera doblemente practica
Arch Zine

Una puerta espejo corredera doblemente práctica

¿Por qué no instalar un espejo en la propia puerta? Es una forma de evitar colgarlo en la pared dejando espacio libre para otras cosas. Aunque quizás la acción de abrirla en formato corredero cueste un poco más por el peso. Por lo demás, todo son ventajas.
 

para aprovechar la superficie al completo
Tinda’s Project (© Mercè Gost)

Para aprovechar la superficie al completo

En los baños en suite, se recurre mucho a las puertas correderas porque permiten disponer de la completa superficie del baño, sobre todo cuando éste no cuenta con demasiada amplitud.
 

puertas correderas integradas en otros elementos 24
Egue y Seta (© Vicugo)

Puertas correderas integradas en otros elementos

Para el diseño de la puerta corredera hay infinidad de opciones, combinando incluso diferentes materiales. Esto permite poder integrarse con otros elementos de la estancia, compartiendo acabados y forma, de manera que la división de ambientes se percibe como un todo.
 

efecto majestuoso
Raquel González Interiorismo (© David Montero)

Efecto majestuoso

El diseño de suelo a techo de las puertas correderas, sumado a la apertura central, genera una majestuosa amplitud visual entre espacios, potenciado por el acabado de cristal.
 

una misma puerta corredera separa diferentes estancias
Jordi Canosa Interiorista: Pia Capdevila

Una misma puerta corredera separa diferentes estancias

En según qué proyectos, el uso de la puerta corredera va más allá, convirtiéndose en un tipo de panel-biombo que igual sirve para aislar la cocina que el recibidor, respecto al comedor. ¿No te parece genial esta idea?

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Revista Interiores?