En decoración, muchas veces ‘el menos es más’. Y esto no significa que amemos el minimalismo por encima de todas las cosas, sino que simplemente la sencillez puede convertirse en nuestro mejor aliado decorativo. Esta regla que funciona para toda la casa, cobra especial relevancia en el dormitorio donde el exceso y la explosión de color pueden convertir nuestro templo de relax en un espacio estresante, donde los estímulos visuales no nos dejen pegar ojo. 

Dispuestas a demostrarte que la desnudez visual no está reñida con el estilo, hemos seleccionado 20 fotos donde la pared del cabecero no está decorada. 20 paredes blancas que ayudarán a crear un ambiente tranquilo y armonioso, sin perder un ápice de encanto. 

1 / 20
Meloussa Boutique Hotel

Bien rodeada

Una pared blanca puede dar mucho juego si va bien acompañada. Como en este caso donde la lámpara de fibras naturales, la cama de madera y la mesita de noche en forma de tronco son los encargados de decorar de manera natural. El resultado es un dormitorio bohemio y relajante donde no echas de menos espejos, cuadros u otros aderezos deco con los que solemos vestir la pared del cabecero. 

Hoteles Staying Valencia

Moldura blanca

Si tienes miedo de que la pared blanca resulte demasiado fría, una buena idea es instalar una o varias molduras que den estilo, sin perder unidad ni sensación de amplitud. Si la acompañas de un cabecero entelado y tienes la suerte de contar con elementos estructurales a la vista, como estas espectaculares vigas de madera, te aseguramos que no echarás de menos ni siquiera al papel pintado. 

BATTE Interiorismo

Combinar tonos de blanco

Aunque solemos movernos en unos 10 tonos, entre los que se encuentran los más populares, como el marfil, el roto, el grisáceo o el hueso, lo cierto es que hay más de 40 blancos, tan atemporales como elegantes. Por eso, muchas veces basta con usar uno en la pared del cabecero que contraste con el del techo, creando un conjunto ‘white’ adictivo y estiloso. La lámpara de papel y la abundante luz natural de este ambiente hacen el resto. 

Una decoración potente
GIRO

Una decoración potente

Si tu dormitorio está lo suficientemente decorado, apuesta por colores llamativos, tiene elementos de gran peso visual, como armarios y suelo de madera, y el cabecero destaca por sí mismo, no lo sobrecargues y equilibra con una pared blanca impoluta. 

 

CAL CALSOT

Suelo y techo de madera

Si tanto el suelo como el techo tienen gran peso en el dormitorio, resulta más conveniente cederles a ellos el protagonismo y dejar la pared del cabecero blanca y desnuda, para que no se enfrenten. Mantén la misma línea decorativa en el resto del mobiliario.

Cabecero de madera
LUPE CLEMENTE INTERIORISMO: ESTUDIO CALIZA

Cabecero de madera

La madera tiene el poder de imprimir calidez con su sola presencia. Por eso, un cabecero de este material se basta y se sobra para decorar la pared blanca, especialmente si, como aquí, va a juego con el resto de elementos. Para reforzar la atmósfera ‘cocooning’, elige ropa de cama amorosa y duplica el número de cojines. 

 

Una pared de armarios
Casa Montelongo

Una pared de armarios

Los armarios son siempre bienvenidos a la decoración del dormitorio y en esta propuesta se fusionan con la pared, creando una solución tan armoniosa como práctica. Para que funcione, eso sí, es preciso que optes por separar la cama para que puedas abrir las puertas fácilmente. Con esta idea también consigues que cama y cabecero brillen con luz propia y sean el centro de la decoración del dormitorio.

Un cabecero que contrasta
Mas de Torrent

Un cabecero que contrasta

¿Por qué decorar la pared cuando el propio cabecero se encarga de ello? La clave para que esta propuesta funcione se encuentra en elegir un cabecero que destaque por el color, como aquí, por el diseño o por el material. Dado su protagonismo no encuentra mejor lienzo que la pared blanca. La ropa de cama y las cortinas en tonos y tejidos cálidos también contribuyen a recrear una atmósfera relajante y acogedora. 

Mango

De obra

Los cabeceros de obra tienen la capacidad de aportar un toque de estilo y calidez a una pared blanca para que se vea vestida, con textura y relieve. Si además, cuenta con repisa el éxito está asegurado. 

ALFONS & DAMIAN

Todo al blanco

En esta propuesta la caja blanca nieve que configuran paredes y techos son ideales para crear una atmósfera tranquila, donde cualquier decoración más que aportar, recargará un espacio creado para el descanso. Para incorporar el toque natural, una buena idea es incluir mobiliario y otros elementos, como contraventanas, en madera

pared cabecero blanca
FHE.ES REALIZACIÓN: PALOMA PACHECO TURNES Interiorismo: Estudio Rebuelta Domecq

Cabeceros protagonistas

Este es el caso más claro para dejar la pared del cabecero en blanco. Y es que cuando hemos escogido un cabecero protagonista, estampado o con formas extravagantes, lo mejor es no sumar elementos decorativos. De lo contrario quedaría una habitación sobrecargada y poco relajante. Lo mismo pasa si se escogen colchas o fundas nórdicas con dibujos muy grandes y llamativos. 

pared cabecero blanca
PATRICIA GALLEGO INTERIORISMO: ESTUDIO DE MARÍA SALAZAR Y NAGAR PROYECTOS

Dormitorios en buhardillas

En dormitorios con techos bajos o abuhardillados la mejor opción será decantarse por una pared lisa - si es blanca aportará más luminosidad - sin decoración. Ni cuadros, ni espejos, ni fotografías. Si la inclinación queda lejos de la cama, se podría incluir algún accesorio pequeño. 

 

pared blanca dormitorio
Mengibar Blanco

Damos permiso a las molduras

¿Crees que una pared blanca es muy aburrida, pero aun así, no quieres colgar cuadros ni otros elementos decorativos? Instalar molduras será tu mejor opción para mantener la monocromía blanca, pero añadiendo un poco de relieve y originalidad. Los diseños pueden ser infinitos, aunque si quieres un efecto minimalista apuesta por dibujos geométricos y de gran formato.

pared cabecero sin decoración
©DAVID BALLESTER INTERIORISMO: LID ARQUITECTURA

Camas con dosel

Cuando nos encontramos en dormitorio con camas con dosel, la mejor opción siempre será dejar la pared del cabecero sin decorar. ¿El motivo? La estructura de madera o hierro ocupa mucho espacio visual y físico, por lo que añadir más elementos podría sobrecargar la habitación. Si, además, el dosel incorpora cortinas, la decisión está más que clara: pared blanca y nada más.

 

pared cabecero sin decorar
Carla Capdevila Interiorismo: Directora Creativa

Cabecero entelado

Estamos ante un caso parecido al primero, y es que cuando los cabeceros tienen mucha presencia, ya sea por su estampado, forma o color - como es este caso- siempre es mejor dejar la pared blanca y sin adornar. 

Este cabecero de lino verde funciona tanto como elemento funcional para proteger la pared, como pieza decorativa que añade color y calidez al dormitorio. 

 

pared cabecero sin decorar blanca
Mercè Gost Interiorismo: MariaODENA Studio

En espacios pequeños

Dejar la pared en blanco es un acierto cuando nos encontramos con dormitorios pequeños, donde es imprescindible maximizar la sensación de luz y espacio. Cuantos más elementos haya, más pequeña parecerá, así que dejar la pared lisa es prioritario.

A su vez, como podemos ver en esta habitación, la pared del cabecero incorpora una ventana que da al baño contiguo, por lo que ya hay un elemento que rompe con la monocromía - aunque no sea estrictamente decorativo-.

 

pared cabecero blanca sin decoración
Claudia Maurino Interiorismo: Andrea Arqués

Cabeceros de obra minimalistas

¿Eres un amante del minimalismo? ¿El 'menos es más' es tu lema? Bien, en tu dormitorio la pared del cabecero debe ser completamente lisa. Y, para evitar espacios desangelados, una buena opción es crear un cabecero de obra que se mimetice con la pared, pero que a la vez aporte dinamismo.

pared cabecero blanca sin decoración
Greg Cox Interiorismo: More Design

¿Pared o cabecero?

Siguiendo con otro dormitorio bastante minimalista, pero de aires más rústicos, una idea ingeniosa de decorar la pared sin elementos extras, es diseñando un gran cabecero y mesita de noche que se integre completamente en la pared. 

pared cabecero blanca sin decoración
GARCÊS INTERIORISMO: ESTUDIO AMATAM

Si hay vigas o techos de color

Cuando nos encontramos con dormitorios donde el techo está pintado de otro color - que no es el blanco - o tiene vigas o, como en este caso, es de madera, lo mejor será apostar por una pared blanca. Y es que hay veces que el techo también puede ser protagonista y parte de la decoración. Así que será mejor no crear una guerra entre ambos elementos. 

 

pared cabecero blanca sind ecoración
David Montero Estilismo: Cristina Rodríguez Goitia Interiorismo: José Arroyo

Demasiada decoración

Hay ocasiones, cuando  ya hemos decorado a conciencia la cama, los suelos y el dormitorio en general, que la pared del cabecero, puede quedar lisa y en blanco.