Dormitorios con papel pintado en la pared del cabecero: revistiendo de estilo

Dejamos los cabeceros más convencionales para otras habitaciones y nos decantamos por un bonito papel pintado para nuestro dormitorio. Toda una última moda en decoración para dar protagonismo a esa pared y reforzar su interiorismo como nunca antes

Papel pintado pared cabecero

Cuando el papel pintado se convierte en el mejor aliado para decorar la pared del cabecero

Catherine Scoffoni Interiorismo: Mikel Irastorza
yo
Victoria Herrero

Periodista especializada en decoración y lifestyle

A la hora de dar un nuevo aire a nuestro dormitorio, poner un papel pintado puede ser una opción perfecta para cambiar por completo el aspecto de este espacio, además de sumarle un plus de estilo y de calidez. ¿Y si en lugar de empapelar las cuatro paredes usamos este elemento para decorar la pared del cabecero? Dicho y hecho como verás en estos inspiradores dormitorios que te pueden servir para coger ideas. 

Las hay para todos los gustos, decoración, estilos y preferencias. Y es que en papeles pintados no hay nada escrito en cuanto a la infinidad de opciones tanto en temáticas como en dibujos y paletas cromáticas. Centra la mirada en la zona principal del dormitorio, la del descanso. Estos papeles pintados te ayudarán a conseguirlo

1 /9
Papel pintado en tonos neutros para el cabecero

Delicadeza casi imperceptible

FHE.ES REALIZACIÓN: PALOMA PACHECO TURNES interiorismo: De La Franca

Pinceladas de estilo

Si todavía no eres muy fan del papel pintado, no sabes lo que pierdes y lo que se pierden tus estancias a nivel de estilo, puedes comenzar con pequeñas dosis como en este caso. Un patrón de lo más delicado para dar vida al cabecero de la cama de una habitación igual de sutil y bella en tonos neutros y pastel. 

Dormitorio con papel pintado de peces

Motivos marinos y marineros

Fhe.es Realización: Paloma Pacheco Turnes Interiorismo: Eva Marcos

Bajo el mar

Idéntica sutileza la que se respira en este otro dormitorio gracias a un personal papel pintado donde se adivinan, en algunos casos parecen sombras, peces en distintos degradados de color. La elección perfecta a modo de cabecero y para combinar con el estampado de la ropa de cama. 

Habitación juvenil a rayas y tonos azules

La verticalidad hecha papel pintado

Sandon

Para ambientes más juveniles

Si estás pensando en renovar la habitación de tu hijo y este ya no es tan niño, esta propuesta seguro que os entusiasma a los dos. Un espacio donde ya se nota cómo se va a haciendo mayor, con la elección de ese azul más profundo y ausencia de motivos infantiles, y complementado por ese papel pintado a rayas (todo un clásico) para la pared lateral sobre la que descansa la cama. 

Dormitorio colorido con papel pintado azul y líneas geométricas doradas

Aquí todo vale

Catherine Scoffoni Interiorismo: Mikel Irastorza

No temas a las mezclas

Si eres tímido, en lo que a decoración se refiere, este dormitorio no es para ti. En caso contrario, bienvenido a un mundo de color, de mezclas de estilos (que parecen casi imposibles) y de mix de estampados entre el motivo floral de la colcha y las líneas perfectamente dispuestas del papel pintado. Y un atrevimiento más: papel pintado en tonos oscuros en lugar de elegir algo más luminoso; acierto total para este dormitorio tan ecléctico. 

Dormitorio en tonos neutros de aire botánico

Encanto floral

María del Valle Interiorismo

Sencillez en la naturaleza

Este dormitorio tiene un pequeño truco en forma de doble cabecero. Por un lado tenemos uno tapizado más convencional en el mismo tono que el resto de ropa de cama y, por otro, el papel pintado por detrás que cumple con la misma función. Un doble recurso, en una misma línea cromática, que añade un plus de estilo a este sencillo pero encantador dormitorio

Habitación individual en tonos teja y rojo con papel pintado de grandes flores

Flowers, flowers

Felipe Scheffel Interiroismo: Martínez Elorza

Nunca son suficientes flores

Y si no, nos basta como ejemplo este original cuarto juvenil donde se ha optado por un papel pintado de hermosas y grandes flores en la misma línea cromática que el textil de cama. El cabecero perfecto, en practicidad y estilo, para esta cama individual. 

Dormitorio con aire vintage y papel pintado en tonos amarillos y azules

Patrón de los años 70

Belén Imaz Estilismo: Pete Bermejo Interiorismo: Mikel Irastorza

¿Nostalgia de décadas pasadas?

Otro ejemplo más de cómo no hace falta poner un cabecero de pared (de obra o a modo pieza de mobiliario) para acoger, resguardar y dar estilo a un dormitorio. Con un papel pintado lo logramos. En este caso, el motivo elegido nos traslada a un aire de lo más vintage de otras décadas reforzado por la elección de elementos como la mesilla de noche, esta manta de pelo, esa alfombra geométrica o esa lámpara de noche muy de esos años. 

Dormitorio en blanco con pinceladas de amarillo

Simpáticos compañeros de cuarto

Realización: Beatriz Aparicio Interiorismo: Ana Escribano

La diversión está en la pared

No nos puede gustar más nuestro último dormitorio con papel pintado haciendo las veces de cabecero para la cama. Y todo es gracias a ese peculiar y divertido motivo de tucanes en los mismos tonos que los cojines, la butaca o las mesillas de noche. Un 10 en originalidad

Papel pintado colorido para un cuarto infantil doble

De ensueño

The Room Studio

También para la habitación de los peques

Y no solo de dormitorios de matrimonio viven los papeles pintados que funcionan como cabeceros. Puedes cambiar por completo el aspecto de la habitación de los más pequeños, solo hay que ver esta imagen tan encantadora, con solo decidirte a poner este revestimiento. Y míralo desde el lado más práctico, sirve además para proteger la pared de alguna que otra "travesura". 

Loading...