Guillermo Lavalle, Ximena Poblano y Juan Emmanuel Ramírez, en nombre de ‘Xicálico Taller’, firman el proyecto ‘Onze’, una vivienda de 180 metros cuadrados ubicada en Mérida, Yucatán -México- que fusiona un interiorismo moderno con la jungla de concreto exterior. La clara apuesta son los espacios atemporales que combinan a la perfección aquellos elementos más tradicionales y lo contemporáneo, aunque lo cierto es que prima un estilo vanguardista clásico en el conjunto que emana sensaciones eclécticas y míticas al mismo tiempo.

El objetivo de la intervención era claro: reflejar la sofisticada vida de los propietarios, mostrando su amor por el arte contemporáneo y los clásicos de la arquitectura.

La nueva distribución se basa en los flujos y separaciones de cada una de las estancias, manteniendo la funcionalidad de cada una de ellas, que también se refleja en el conjunto. A lo largo de cada habitación son protagonistas piezas icónicas del diseño y el arte de las últimas décadas, y el mobiliario se caracteriza por el uso de maderas finas, materiales translúcidos y elementos naturales intervenidos de manera muy simple para generar una fuerte unión con la naturaleza.

Salón-museo

Si hay una estancia que es protagonista del conjunto, esta es claramente la que corresponde al salón principal. Con una decoración cómoda y muy dinámica, el principal objetivo es el de generar un recinto versátil que se pueda transformar en todo momento para unirse con la terraza con impresionantes vistas.

Las distintas piezas de colección de arte de los propietarios, como las pinturas y estructuras, atraen toda la atención de las diferentes áreas de la sala de manera que se crea una suerte de montaje ‘museográfico’. Destacan, por ejemplo, las piezas de Roberta Lobeira, Pedro Friedeberg, Javier Marín, Francisco Toledo o Esteban Fuentes de María, que se combinan con otras piezas de mobiliario que dotan el lugar de una esencia y atmósfera especial.

Salón con abundante vegetación

Respecto a la gama cromática, esta destaca por el uso de los tonos fríos y oscuros que contrastan con el color verde del sofá o el tapete multicolor con figuras geométricas, elementos que aportan calidez a un espacio que por sus tonalidades emanaría más bien sensaciones frías. Tiene un importante papel el verde, que actúa como puente entre el interior y el exterior y resalta la vegetación. A su vez, y a medida que nos acercamos a los espacios más privados, las tonalidades cambian a una gama ligeramente más cálida y hogareña.

Comedor del siglo XX
1/6

Comedor del siglo XX

Otra de las estancias que cobra mayor peso es el comedor, con una decoración que transporta hasta mediados del siglo XX. En el espacio, las protagonistas son las sillas de Marcel Breuer, que se ven potenciadas por la luminaria central. El área social se delimita con un tapete con figuras metálicas, mientras que en un costado se encuentra una consola tapizada de piezas comercializadas por el estudio.

Fotografía: Aldo Gracia

Cocina diáfana
2/6

Cocina diáfana

Esta, comparte un gran espacio diáfano con el comedor, aunque cuenta con su área bien definida y separada, debía cumplir la función de ser sutil, como de mantenerse en el anonimato.

Para ello, se escogieron unas texturas sutiles y los cortes de encino lineales, así como el granito Via Láctea, que concuerda con los acabados.

Fotografía: Aldo Gracia

Oficina privada
3/6

Oficina privada

Antes de llegar a las habitaciones, a mitad del pasillo que conduce hacia ellas se encuentra una estancia privada que hace las funciones de oficina.

Con un diseño peculiar, en esta sala se instaló una cancelería de herrería y vidrio que le aporta un filtro acústico sin que tenga que sacrificar la entrada de luz. En las paredes, en armonía con el resto de la casa, cuelgan obras de artistas de la región como Castro Leñero y Emilio Said.

Fotografía: Aldo Gracia

Dormitorio principal
4/6

Dormitorio principal

El dormitorio principal se caracteriza por una fuerte tendencia masculina, aunque complementada con plantas de decoración. En esta estancia son protagonistas, de nuevo, los tonos grises y más oscuros, que también en esta ocasión contrastan con el verde de un tapiz con diseño contemporáneo, colocado justo detrás de la cabecera y con un cuadro del artista Ricardo Pinto que cuelga del centro.

Fotografía: Aldo Gracia

Baño principal
5/6

Baño principal

El baño principal se reformó para separar los servicios, a la vez que agrandaba la zona y permitir que cupiera una bañera. En el área que corresponde al lavabo se instaló un papel tapiz con edición limitada con motivos del mar, de la marca inglesa ‘Cole & Son’.

Fotografía: Aldo Gracia

Terraza relajante
6/6

Terraza relajante

La terraza, finalmente, es el espacio perfecto para el desahogo y la relajación de los propietarios.

Cuenta con un modelo de silletas clásicas para disfrutar del fresco, reinterpretadas acorde con el diseño para enfatizar su sofisticación. El espacio, rodeado de plantas, es el lugar perfecto para disfrutar de los atardeceres de la ciudad.

Fotografía: Aldo Gracia