Un ambicioso, elegante y exclusivo edificio histórico rehabilitado en Madrid, que cuenta con cinco plantas en las que se reparten 11 amplias viviendas únicas bañadas de luz y altura en todas las estancias, es el último proyecto del estudio de interiorismo y diseño ‘Ilmiodesign’, fundado por Michele Corbani y Andrea Spada.

Bautizado como ‘MABEL Villa de París’, el edificio se ubica en la calle General Castaños, con vistas a la Plaza Villa de París, el principal objetivo era potenciar el carácter sensorial del edificio histórico y, a su vez, reinterpretar el diseño parisino en clave contemporánea. Para llevarlo a cabo, el equipo de interioristas viajó a París y Milán en busca de referencias e inspiraciones arquitectónicas.

Fusión de culturas

¿El resultado? Una reinterpretación del estilo afrancesado con toques italianos, combinando el estilo francés con la sobriedad minimalista del milanés, tanto en la parte arquitectónica como en el interiorismo.

Así, están presentes en el edificio muchos tipos de cornisas, molduras y cuarterones (todas ellas hechas a medida para el proyecto) que se funden en una gama de tonos empolvados, puertas correderas hechas con acero y cristal que combinan con chimeneas clásicas restauradas y un largo etcétera de elementos que visten los espacios creando una atmósfera única.

Tonos grisáceos
1/5

Tonos grisáceos

En cuanto a la gama cromática, el gris es el color principal tanto en paredes, techos y molduras como en cuarterones y puertas, de manera que neutraliza el espacio y permite a los materiales empleados ser los que transmitan los matices de color.

Materiales únicos
2/5

Materiales únicos

Entre dichos materiales destacan las materias nobles y naturales como las maderas, el mármol o la piedra, que se combinan a su vez con elementos metálicos y acabados ‘zincados’.

Un claro ejemplo son los techos de los recibidores, casetonados con perfilería de hierro lacada en gris y placas de metal de zinc envejecido, aportando un toque diferenciador en la gama cromática.

Para dividir los espacios que se encuentran junto a los salones principales, estancias como las bibliotecas o cocinas, se utiliza una carpintería metálica en hierro con modulación cuadrada a modo de puertas separadoras.

Conexión visual
3/5

Conexión visual

En los suelos de las estancias principales se utiliza madera con espigado ‘Punta Hungría’ en tonos grisáceos, siguiendo la línea de la gama cromática que preside las viviendas.

En las cocinas se repite la forma, pero en piedra blanca portuguesa, logrando una conexión visual entre los espacios.

Finalmente, en los baños principales el diseño incorpora suelos y paredes en piedra Dolomita, con lavabos y alzado en Onix blanco retroiluminado, aportando toques de calidez.

Puertas a medida
4/5

Puertas a medida

Las puertas de las viviendas son hechas con madera y molduradas con cuarterones hechos a medida. En las principales encontramos espejos envejecidos en los casetones, otorgando un efecto diferenciador.

En las habitaciones principales, destacan los vestidores con un interior en madera de nogal canaletto con puertas acristaladas transparentes en bronce, con un estilo muy milanés.

Zonas comunes recuperadas
5/5

Zonas comunes recuperadas

Las zonas comunes de las viviendas trabajan con los materiales originales: en el spa y gimnasio se mantiene el ladrillo visto y las bóvedas originales y se combinan con carpintería de metal en acero, maderas de nogal y entrevigados en lamas de madera.

En cuanto al hall, se conservan la puerta de entrada al edificio y las molduras y casetonados (restaurados), mientras que la escalera principal del edificio se restaura.

Finalmente, tanto en el patio como en los otros seis repartidos por el edificio se apuesta por la vegetación y un suelo adoquinado en espiga bicolor, combinando blanco y negro para conferir una estética elegante a la vez que moderna.