En un momento tan complejo e incierto como el que vivimos, Interiores no quería dejar de ponerle al mal tiempo buena cara, y por eso, contra viento y marea, hemos hecho entrega de la sexta edición de los Premios Interiores– en un formato seguro, con protección y distancias y en un grupo muy reducido–, en la barcelonesa Casa Seat, donde el futuro de la innovación, la tecnología y el diseño toman forma. 

Este año hemos querido reconocer el trabajo de diseñadores y empresas que han apostado con decisión por encaminarnos hacia el único futuro posible, el del diseño responsable, la sostenibilidad y la ecología. En total, diez premiados en diez categorías distintas para intentar devolverles a cada uno de ellos un poco de lo mucho que están aportando al mundo del diseño español. 

En la codiciada categoría de mejor Trayectoria Profesional, nuestro jurado se ha decantado por un abanderado del diseño industrial y un auténtico pionero en el sector: el venerable André Ricard. Un hombre que ha trabajado duro para el desarrollo social y empresarial de esta disciplina, cuyos proyectos siempre han buscado mejorar la funcionalidad del objeto cotidiano (cafeteras, electrodomésticos, ceniceros, lámparas...).  

Cenicero Copenhaguen

De él recordamos cada una de sus piezas, pero con especial emoción la antorcha de los JJ.OO. Barcelona 92 y su promoción nacional e internacional de la profesión. Defiende que la razón de ser de todo buen diseñador no es otra que “inventar un mundo mejor”. Y a ese fin le ha dedicado, día a día, los 70 años de su excelsa carrera, observando, pensando, proyectando, escribiendo y enseñando. Porque lo suyo no es un compromiso profesional, sino una actitud vital. ¡Un honor hacerle entrega de nuestro Premio! 

"Agradezco el premio al jurado y a la revista Interiores, por el acierto de convocarlos. Un premio que aprecio particularmente al galardonar una trayectoria de 60 años creando y promoviendo el diseño de este país", ha explicado el diseñador André Ricard durante la VI Gala de Premios Interiores.