Un vestidor de ensueño no siempre tiene que estar situado en un gran espacio y lujoso. También puedes adaptarte a los metros de los que dispones y crear tu maravilloso vestidor con mucho encanto. Con un par de ideas y creatividad podrás conseguir sacarle el máximo partido.

¡Los vestidores abiertos están de moda! Está todo a la vista y son más económicos que los cerrados. Son muy prácticos y ahorran tiempo al no tener que buscar a la desesperada una prenda. Te permiten organizar la ropa, los accesorios y los complementos, al mismo tiempo que puedes acceder a ellos más fácilmente.

La nueva tendencia es integrarlos en el dormitorio, transformándose así en una zona de confort que adorarás. Además, un vestidor abierto no ocupa tanto espacio como los que son cerrados, ya que te permite deshacerte de los muebles grandes y optimizar más cada rincón.

¿Qué elementos utilizar?

Un vestidor low cost abierto e integrado en el dormitorio puede estructurarse de diferentes maneras. De hecho, podrás estructurarlo cómodamente según tus preferencias, ya que no te ata tanto las manos como un armario pesado que no puedes mover.

Puedes utilizar barras de colgar para poner tus prendas y abrigos; baldas y estanterías dónde colocar tus accesorios y complementos más voluminosos; y cajones en los que guardar la ropa interior, la ropa de cama, la de baño… También puedes optar por incluir un tocador, ya que te será sencillo encontrar un rinconcito, y guardar allí los complementos más pequeños. ¡Quedará genial!

En función de tus necesidades y del espacio del que dispongas, escoge una determinada longitud de las barras y profundidad de los cajones. Asimismo, ten en cuenta la separación que querrás dejar entre estos elementos. Si quieres aprovecharlo al máximo, instala un vestidor que vaya desde el suelo hacia el techo, aunque recuerda poder acceder a las zonas más altas.

Cuenta con un espejo suficientemente largo y de pared, así no te molestará para nada. Si te apetece también puedes situar uno pequeño en el tocador, para que puedas tenerlo al alcance al arreglarte. Por otro lado, las cestas o cajas decorativas te serán de gran utilidad si te falta espacio para esconder aquellas cosas que no quieres que estén a la vista. Y no te olvides de dejar un rincón para tus zapatos, ya sea con o sin zapatero, ya que ponerlos en el suelo y alineados puede ser una buena opción.

Antes que nada hazte un esquema y planifica bien qué quieres hacer, cuánto espacio necesitas, y cómo vas a distribuir tu maravilloso vestidor abierto low cost. ¡Tu también puedes conseguir el vestidor de tus sueños!

Barra para colgar tus prendas
1/7

Barra para colgar tus prendas

Para tus prendas y abrigos será ideal que utilices una barra para colgarlas. Es una opción muy económica y que permite tener toda la ropa a la vista. Y no ocupa tanto espacio como un armario cerrado, pesado y grande. ¡Es súper accesible! Escoge una medida que se adapte a tus necesidades y al espacio que tengas disponible en tu dormitorio, así lo podrás integrar en este y le dará un toque minimalista. 

Estantería para colocar zapatos
2/7

Estantería para colocar zapatos

Tus zapatos podrán respirar y apenas ocuparán espacio si los colocas en una estantería o, incluso, podrías situarlos en línea en el suelo, junto a la pared o debajo de una barra para colgar ropa. Son pequeños trucos que permiten ahorrar muchos metros. Además, te será fácil encontrar un rincón para una estantería pequeñita dónde colocarlos. Los tendrás a la vista y, en un momento, te los podrás poner y estarás lista para salir de casa. 

Estantería con bolsos
3/7

Estantería con bolsos

¿Tienes demasiados bolsos y no sabes qué hacer con ellos? Colócalos en una estantería, tendrás más espacio para ponerlos y estarán a tu alcance. Si tienes muchos, puedes organizarlos por colores y, así, te será más fácil identificarlos. Aunque solo por estar a la vista ya notarás el cambio. 

 

Colgador de pared para accesorios
4/7

Colgador de pared para accesorios

Opta por colocar tus accesorios en un colgador de pared. Casi no ocuparán espacio y podrás cogerlos justo antes de salir de casa. Guarda tus bolsos, sombreros, pañuelos... ¡y todos los que quieras! Ya que tendrás más espacio del que crees y podrás colgar más de un accesorio en un mismo perchero. 

Espejo alto
5/7

Espejo alto

¿Lista para salir de casa? Si eres de las que se miran al espejo antes de salir, opta por un espejo alto para poder verte de pies a cabeza. Escoge el modelo que mejor complemente tu vestidor y que tenga una anchura adecuada a tu espacio. Es preferible que sea de pared, así te ahorrarás unos metros de más. 

Tocador con espejo pequeño
6/7

Tocador con espejo pequeño

Con una mesa pequeñita, una silla y poco más, podrás lograr un tocador muy chic e ideal para tu dormitorio. Escoge un espejo pequeñito de la forma y tamaño que prefieras. Añade pequeñas cestas o cajas para guardar tus complementos y maquillaje de uso habitual. Y, si quieres, puedes escoger un espejo con lucecitas, así siempre tendrás una buena iluminación. 

Cestas decorativas
7/7

Cestas decorativas

Las cestas decorativas son muy prácticas cuando tenemos un vestidor abierto, además de ser económicas. Permiten esconder aquellas cosas que no queremos que estén a la vista y mantener mejor el orden. Escoge el modelo y medida que sea ideal para tu vestidor y sitúalas dónde más te convenga.