El palacio de Blenheim es una monumental mansión en la campiña inglesa conocida por haber sido el lugar donde nació y se crió el ex primer ministro británico Winston Churchill en 1874. Situada en Woodstock, en el condado de Oxfordshire, Inglaterra, la residencia de los duques de Marlborough es la única “no real ni episcopal” en el Reino Unido que recibe el título de palacio. Ha sido declarada por la UNESCO como Patrimonio Mundial de la Humanidad.

El palacio de Blenheim fue construido en estilo barroco a principios del siglo XVIII por el duque de Marlborough, mientras que sus fabulosos jardines fueron diseñados por el reconocido jardinero paisajista Capability Brown entre 1764 y 1774. Hace un mes este edificio volvió a ser el foco de atención, no por su belleza, sino por el robo de un váter. Pero no un váter cualquiera, un váter de oro macizo.

Váter de oro

El váter de 18 kilates, diseñado por el artista italiano Maurizio Cattelan, forma parte de una exposición en la casa donde nació Churchill fue robado, pero luego fue recuperado por la policía. La obra de arte llamada “América” ​​se había conectado al sistema de agua para que los visitantes pudieran participar plenamente de la experiencia, siempre que obedecieran un espacio de tiempo de tres minutos. Pero a parte de esta divertida anécdota, el Palacio de Blenheim tiene estancias sorprendentes, por eso te mostramos a continuación las zonas más destacadas de este edificio señorial.

Habitaciones aristocráticas
1/6

Habitaciones aristocráticas

El palacio alberga una importante colección de mobiliario de época en los que se incluyen retratos, muebles, esculturas y tapices. Además, como es normal en este tipo de palacios, las salas y habitaciones están lujosamente decoradas por sus ilustres inquilinos a lo largo de los últimos 300 años. Sin ir más lejos, existe una exposición de 30 minutos sobre la vida del ex primer ministro de Gran Bretaña, Winston Churchill, que tuvo un papel clave durante la Segunda Guerra Mundial, e incluye la sala donde nació en noviembre de 1874.

Biblioteca del Palacio de Blenheim
2/6

Biblioteca del Palacio de Blenheim

De entre todas las salas, la más llamativa es la biblioteca, no solo por ser una de las salas más grandes de la mansión, sino por albergar tanta historia en sus estanterías. En concreto, la biblioteca contiene más de 10.000 libros.

Esculturas y cañones
3/6

Esculturas y cañones

El interior del palacio está repleto de obras de arte en sus estancias, pero en el exterior también se puede apreciar el arte. En la fachada de la mansión se pueden observar numerosas esculturas de estilo clásico, sobre todo de mujeres desnudas. Otros objetos de valor que llaman la atención el exterior de palacio son algunos cañones de época que pertenecían a los antiguos duques de Marlborough.

Coches de época
4/6

Coches de época

Lo que muchos también consideran obras de arte o de coleccionismo y que no son tan antiguos son los coches de época que exhiben de vez en cuando cerca de los jardines del palacio. Hay de los primeros modelos de Ford cerca de los años 20 hasta coches típicos de los años 60. En ocasiones también se organizan eventos de vehículos clásicos en el exterior de Blenheim.

Jardines formales
5/6

Jardines formales

Uno de los grandes atractivos de Blenheim, por no decir el mayor, son sus extensos parques y jardines de 800 hectáreas creados por el brillante Lancelot Brown, más conocido por Capability Brown, considerado como el padre de la jardinería paisajista inglesa. Los encontramos principalmente junto al palacio y comprenden las terrazas de agua, el jardín italiano, el Secret Garden, el Jardín de las Rosas y el Churchill Memorial Garden. También se puede visitar el Templo de Diana, el romántico lugar donde Churchill pidió matrimonio a su mujer Clementine Hozier.

Parques y lagos
6/6

Parques y lagos

Lancelot Brown también fue el responsable de que se construyera el Gran Lago y se plantaran miles de árboles y conseguir que un paisaje artificial se integrara en la naturaleza como si siempre hubiera existido. Hay cuatro itinerarios para recorrer todo el parque y sus lagos para apreciar su magnitud y belleza en todo su esplendor. Durante la visita se pasa por una cascada y se puede bordear el “Queens Pool” o lago de la Reina.