Ubicado en la barcelonesa Rambla dels Caputxins, Ultramarinos es uno de esos lugares que pretenden conquistar al público apelando no solo al sentido del gusto, también al de la vista. La espectacular decoración de este restaurante acoge una carta a base de tapas y cocina mediterránea. Detrás de lo primero, es decir, de la exquisita decoración que está a la altura del menú, está Lázaro Rosa-Violán.

En un imponente espacio con una cálida y moderna decoración de estilo industrial, el restaurante Ultramarinos funciona desde el desayuno hasta las copas con un horario ininterrumpido desde la mañana hasta las 03:00 de la noche.

 

 

El equipo de Lázaro Rosa-Violán está detrás del proyecto de interiores de Ultramarinos, diseñando un espacio gastronómico canalla y actual. La inspiración principal del local han sido los puestos de comida de calles de todo el mundo, logrados a base de una amalgama de elementos dispares y en aparente desorden.

 

 

Gracias a este progaonismo del más puro estilo street food, el resultado es un restaurante de atmósfera callejera y moderna, con carteles pegados en las paredes, murales grafiteados y luces de verbena, sumando toda la calidez y el confort de un restaurante muy acogedor.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Lights 🔅

Una publicación compartida de Ultramarinos Barcelona (@ultramarinosbarcelona) el

 

Por esa misma razón se ha trabajado con materiales como la madera y la piel, aportando así un aire agradable y cercano en el que la luz cobra un protagonismo especial invadiendo todo el local con una iluminación tenue.