Aunque no lo parezca, un tercio de nuestra vida la pasamos durmiendo. La media de ocho horas que se recomienda que pasemos cada noche en la cama debería ser suficiente para despertarnos cada mañana descansados y llenos de energía. Pero hay un requisito indispensable para que esto suceda: contar con un colchón adecuado.

Un colchón de mala calidad, demasiado viejo, demasiado pequeño, demasiado blando o demasiado duro puede arruinarnos el descanso nocturno y hacernos despertar malhumorados, cansados y con dolores de espalda, de cervicales o de articulaciones. Así que más vale hacer una buena elección, asegurarnos de mantenerlo en óptimas condiciones y renovarlo de verdad cuando su vida útil ya haya acabado y antes de empezar a lesionarnos y a mal dormir.

Hoy en día, la oferta de colchones que podemos encontrar en el mercado es inmensa. Sin embargo, conviene tener varios factores en cuenta a la hora de elegir el que mejor responda a nuestras necesidades, que no tiene por qué ser siempre el más caro.

 

¿Cuál es el mejor colchón para mí?

 

Ésta es la pregunta del millón. Para responderla, expertos en descanso como Conforama nos sugieren que debemos tener en cuenta unos cuantos factores como, por ejemplo, nuestra corpulencia y altura, la posición en la que tendemos a dormir, si dormimos solos o acompañados, si tenemos necesidades especiales, si somos más frioleros o más calurosos, si nos movemos mucho mientras dormimos y otros gustos, preferencias o hábitos de sueño. Es decir, debemos personalizar. Por ejemplo, muchas personas mayores o personas con movilidad reducida optan por camas y colchones articulados que les permitan inclinar distintas partes del colchón para conseguir más comodidad o determinados efectos en el cuerpo.

Otra tendencia que cada vez resulta más útil para las parejas con distintas necesidades y preferencias es la de comprar dos colchones distintos y juntarlos, uno adecuado para cada miembro de la pareja. A simple vista, nadie puede darse cuenta de ello, pero la realidad es que los dos miembros de la pareja podrán descansar mucho mejor, cada uno con el tipo de colchón y la almohada que más le convenga.

De entrada, y antes de cuestionarnos el nivel de firmeza y los materiales, los expertos en descanso recomiendan que el colchón en el que durmamos tenga una longitud de, al menos, diez centímetros más respecto a nuestra altura, de modo que se puede garantizar la comodidad total durante todas las horas de sueño. Si dormimos en pareja, debemos tener como referencia a la persona más alta de las dos.   

Somier articulado PIKOLIN DURALAM

Somier articulado PIKOLIN DURALAM

Escoger el mejor material para tu colchón

 

Como decíamos, no hay materiales buenos ni materiales malos per se, sino que su adecuación dependerá de las necesidades de cada uno. Los principales materiales que encontramos hoy en el mercado son:

  • El colchón de espuma: de firmeza media, es muy económico y manejable, pero es poco transpirable y no se recomienda para dormir durante periodos prolongados. Sin embargo, puede ser una buena opción para la habitación de invitados.
  • El colchón de viscoelástica: de firmeza baja/media, son muy flexibles y adaptables, y apenas transmiten movimiento, lo que los hace muy útiles en el caso de dormir con una pareja que se mueva mucho por la noche. Sin embargo, son de los más caros y pueden resultar demasiado blandos para algunas personas.
  • El colchón de muelles: de alta firmeza, son frescos, baratos y cuentan con una alta durabilidad, pero se amoldan poco y también pueden resultar demasiado duros. Son adecuados para personas calurosas o con problemas lumbares.
  • El colchón de látex: de firmeza media, se adaptan bien sin perder firmeza, son flexibles y duraderos, pero también bastante pesados y poco transpirables. Acostumbran a ser los más recomendables para las camas articuladas.

Informarnos antes de comprar nuestro colchón es un buen primer paso para dar con el que nos garantice un descanso reparador. Lo ideal, sin embargo, es contar con el apoyo y asesoría de un experto en descanso que sepa guiarnos en la elección. Además, antes de comprar impulsivamente por Internet, es más recomendable desplazarnos hasta una tienda especializada donde podamos probar los colchones y hacernos una idea más realista de qué nos conviene más. En tiendas como Conforama, por ejemplo, podremos confiar en el criterio y las recomendaciones de especialistas en colchones y en descanso, y hacer la prueba del algodón: tumbarnos sobre ellos. Además, del 1 al 29 de agosto, podremos encontrar colchones de las mejores marcas con descuentos de hasta el 60%.

En cuanto a las marcas, afortunadamente contamos con distintas firmas que ofrecen colchones de las mejores marcas con descuentos de hasta el 60% y que suponen una apuesta segura. Pikolín, Flex o Somnalis son algunas de confianza que vale la pena tener en cuenta.