¿Se te queda pequeña tu casa? ¿Necesitas más espacio, pero no sabes de dónde sacarlo? Quizás no estás aprovechándolo bien. A veces lo sobrecargamos, colocamos los muebles o objetos decorativos en el lugar equivocado, utilizamos tonalidades inadecuadas, la iluminación empeora la estancia, y cometemos otros fallos que pueden crear la sensación de que se ha reducido el tamaño o la extensión.

Son pequeños detalles que no siempre tenemos en cuenta, pero que cambian radicalmente el aspecto de tu salón, dormitorio o cualquier lugar de tu casa. Por lo que es importante optimizar cada rincón y saber cómo decorar bien tu hogar. No sirve hacerlo de cualquier manera, tienes que trabajar la mirada para descubrir qué puedes y qué no puedes hacer.

Fíjate bien en cada detalle y empieza a ser más crítica para conseguir más amplitud. Además, piensa que hay creado mucho mobiliario y objetos decorativos ya pensados para ahorrar espacio. A pesar de ello, muchas veces actuamos por impulsividad y tendemos a pensar qué zona podemos reformar, dónde tirar una pared o construir una nueva estancia… ¡Error! No tienes que hacer ninguna obra, simplemente detente a observar.

Antes de empezar, piensa en lo más básico: la luz, las paredes, la altura… La iluminación es uno de los puntos claves para conseguir más amplitud. Las paredes ocupan metros de más, ¿por qué no deshacernos de ellas? ¿Y has mirado hacia arriba? Seguro que estás obviando ese espacio en las alturas.

Pero esto no acaba aquí, ya que tienes muchas más posibilidades para alcanzar tu objetivo. Puedes jugar con los espejos y sus reflejos, con las tonalidades que inundan tu hogar, con pequeños rincones que no usabas, con armarios a medida, abrir las estancias, eliminar los muebles auxiliares que creías de utilidad… ¿Sabías que es preferible tener un mueble más grande antes que muchos pequeños?

Empieza a mirar las cosas de otra manera con estas ideas, consejos y trucos para das más amplitud a tu casa y conseguir esos centímetros de más que necesitabas.

Añadir espejos
1/6

Añadir espejos

Aprovechar las alturas
2/6

Aprovechar las alturas

Dejar que entre la luz
3/6

Dejar que entre la luz

La luz puede crear la mayor sensación de amplitud y, todavía más, si es natural. Las ventanas dejan pasar los rayos de sol que dan vida a nuestro hogar. Por lo que no utilices cortinas o utiliza las que sean finas y de tonos claritos para que pueda entrar la luz e iluminar todo el espacio.

Olvidarse de las paredes
4/6

Olvidarse de las paredes

Las paredes ocupan espacio y no siempre son necesarias. ¿Por qué no tener las diferentes estancias de nuestra casa conectadas? Así tendrás todo a la vista y ganarás mucho espacio. 

Además, también es un método para que la luz alcance todo el hogar y no se encuentre con barreras que impidan que se expanda. 

Renunciar a las piezas auxiliares
5/6

Renunciar a las piezas auxiliares

Es mejor tener una mesa grande en el salón que disponer de muchas piezas auxiliares. Tendemos a creer que contra más pequeño mejor, pero en este caso es un error.

Las mesitas u otros complementos pequeños consumen más espacio, en cambio, crearemos amplitud si optamos por un objeto de mayor tamaño.

Utilizar tonalidades claras
6/6

Utilizar tonalidades claras

Los tonos más claritos dan frescor y sencillez al espacio, por lo que crean una sensación de mayor amplitud. Podrás utilizarlos en los muebles de la sala de estar o de la habitación, en los cuadros de tu casa, sábanas, cojines, alfombras, objetos de decoración, etc. Además, son tonalidades que nos relajan y nos hacen sentir cómodas en nuestro hogar, aportando una gran sensación de bienestar. 

Por lo que hace a las paredes, opta por tonos blancos, beige o amarillos, ya que son los que permiten reflejar la luz y ganar espacio. Utilizar un papel de pared con líneas horizontales también creará amplitud a tu salón o habitación.