Foto: David Zarzoso

Laura Moreno y Txema García, socios de Balzar Arquitectos, descubrieron el potencial de una antigua oficina y decidieron convertirla en su propio hogar. Llevaron a cabo una reforma integral con el objetivo de transformarla en una vivienda cómoda y funcional para la vida familiar con sus dos hijos pequeños (de cuatro  y dos años y medio).

La casa se encuentra en Artes Gráficas, una de las zonas residenciales más emblemáticas de Valencia. Situada junto a algunos de los edificios más relevantes de la arquitectura moderna valenciana, la vivienda, a su vez, participa de su entorno. Desde el interior, se disfruta de las vistas de la Facultad de Filosofía (diseñada por el arquitecto Fernando Moreno Barberá) y el juego de luces y sombras que caracteriza su fachada con “brise-soleils” de hormigón se introduce en el salón a través de los ventanales.

Esta conexión con el entorno, la búsqueda de la luz y la armonía de los ambientes han sido una constante en el proyecto, que se transmite en la equilibrada imagen final de la vivienda.

00BALZAR ARQUITECTOS   VIVIENDA AG   AG11

Foto: David Zarzoso

En el diseño de la casa, Laura y Txema han estado muy preocupados por el mensaje que querían transmitir a sus hijos, destacando la arquitectura como medio para contribuir al bienestar de las personas (y a elevar su espíritu) y poniendo en valor el respeto por el medioambiente. La naturalidad y la belleza han sido dos máximas fundamentales como una forma de entender el entorno más íntimo.

Se ha optado por crear espacios depurados y por conseguir una imagen sobria que transmite serenidad. “Nuestra casa plasma una manera sencilla de vivir. Gracias a la utilización de la madera y la incorporación de los textiles, hemos conseguido idea de calidez y sensación de hogar”, comenta Laura Moreno. 

El pavimento de la vivienda es una tarima de roble francés, en tablones de 4 metros de longitud y 30 centímetros de ancho. La madera ha sido obtenida de bosques de talas controladas de árboles. Los tejidos elegidos para la decoración son de lino, en tonos beige para el sofá, crema para la ropa de cama y blanco para las cortinas.

El patio interior: espacio de relajación
1/6

El patio interior: espacio de relajación

En consonancia con la intención de potenciar la relación con el entorno, destaca el gran patio que se encuentra  en la zona sur de la vivienda y la conecta con el exterior, inundando las estancias de luz. Es un espacio refrescante y relajante.  “Desde aquí se oyen perfectamente las campanadas de la Iglesia San  Pascual Bailón, que transmiten mucha paz. Además, tenemos previsto incorporar vegetación para fomentar la conexión con la naturaleza”, comenta Laura.
 

Foto: David Zarzoso

Nueva distribución en dos zonas
2/6

Nueva distribución en dos zonas

Se ha diseñado una nueva distribución de la vivienda separando claramente los espacios de día y de noche. En el norte, se ha ubicado el amplio espacio de salón y, en el sur, las habitaciones. La cocina se ha situado en el punto intermedio, junto al acceso; funciona como transición entre la zona social y la privada.

Foto: David Zarzoso

Techos singulares
3/6

Techos singulares

La curva del techo enfatiza la zona de comedor, destacándolo como un espacio con carácter especial ya que constituye el corazón de la casa.

Los techos se han diseñado de forma que integran las vigas del edificio y los conductos de climatización. Además, dividen y ordenan el espacio visualmente, creando volúmenes;  al mismo tiempo,  permiten una distribución espacial abierta y continua.

La iluminación general de la vivienda está instalada en los elementos de mobiliario y en las paredes y techos mediante tiras de led cálidas. De esta forma,  la luz forma parte del espacio, integrándose en él.

En la foto, cuadro de Carla Cascales Alimbau.

Foto: David Zarzoso

Mobiliario seleccionado cuidadosamente
4/6

Mobiliario seleccionado cuidadosamente

Algunas piezas de mobiliario han sido creadas especialmente para este proyecto, como la mesa del comedor, de fresno americano, y la cama del dormitorio principal, construida con los mismos tablones que el pavimento.

Otras han sido cuidadosamente seleccionadas, como las sillas de ratán de Expormim, diseñadas por Oscar Tusquets. Para el estar, se ha elegido el sofá Mousse de Sancal y la mesa Elliptical Table Eames, de Vitra.

Pero, sin duda, las piezas más significativas son las butacas LC1 en piel de potro, de Le Corbusier. “Son piezas originales de año 1984. Para nosotros tienen un gran valor sentimental ya que son del padre de Txema”, comenta Laura. 

Las lámparas también se han escogido minuciosamente. Los arquitectos se han decantado por piezas diseñadas por Mario Nanni para Viabizzuno, que generan unas sombras de una gran belleza; las han colocado a  la entrada y en una esquina del salón.

Foto: David Zarzoso

Espacios de almacenamiento
5/6

Espacios de almacenamiento

En el proyecto cobra una gran relevancia los espacios de almacenamiento creados. “Es un aspecto muy importante ya que contar con espacio para almacenaje favorece la organización del día a día y permite mantener los ambientes perfectamente ordenados y los dota de claridad visual”, explica Laura.

Una gran banda de armarios recorre la vivienda en toda su longitud. En ellos se integran tanto los elementos estructurales como las instalaciones, además de ofrecer espacios de almacenamiento. De este modo, los armarios se emplean para estructurar la casa, conformando los límites del espacio y configurando sus superficies.

Foto: David Zarzoso

Materiales naturales
6/6

Materiales naturales

Se han empleado cinco tipos distintos de piedra natural en el proyecto.

El dormitorio principal (en la imagen)  cuenta con mármol negro Marquina en la zona de lavabo y el baño interior, mientras que para el baño público se ha elegido mármol blanco de Carrara. Un mármol blanco Ibiza se ha utilizado para crear una jardinera y un banco de obra en el patio.

Por otra parte, para las paredes del salón se ha escogido una piedra caliza con fósiles de Alicante y, para la cocina, un granito procedente de la India.

Foto: David Zarzoso