Una vivienda con vistas al mar simple y tranquila. En ella, materiales nobles como la madera y el hierro se combinan para crear un espacio que genera calma y armonía en todas sus estancias. Además, con sus tonos claros y suaves entre los que destaca el beige, el blanco o el marrón parece que se haya predecidlo el color del año 2021, el Madre Tierra. Una paleta de colores que nos acerca a las raíces, a lo simple, ayudándonos a crear una vivienda marcada por el confort y el recogimiento. 

La luz entra a raudales por esta vivienda situada en Calafell (Tarragona) en la que, además, se ha combinado a la perfección los elementos naturales. Los materiales nobles, las tonalidades claras y cálidas nos sitúan frente a un piso que a pesar de estar ubicado frente al mar, huye de la típica decoración marinera y del clásico predominio del azul. Detrás del diseño de interiores y la modernización del espacio se encuentra el equipo Magamo Studio.

La disposición abierta y unificada entre cocina-salón-comedor no deja de sorprendernos. Cada vez son más los estudios que realizan este tipo de reformas en las que se combinan los elementos de la cocina con el confort del comedor. Y, en este caso, también se ha optado por unificar estas tres estancias creando un único espacio polivalente, práctico, además de dinámico y hecho para disfrutar del día.

La calidez transpira a través del mobiliario de la cocina en el que se ha optado por un encimera y materiales como el roble. Esto crea un espacio cálido y conectado que, junto a el color arena de las pares y el suelo porcelánico, ayuda a generar esa calma y serenidad propia de las tonalidades tenues.

 

Simplicidad y calidez en cada estancia

Otra de las características de esta vivienda catalana es su gran simplicidad. Como decíamos, cada vez son más los proyectos de interiorismo que apuestan por lo básico, lo simple, eliminando todo aquello que en lugar de aportar ligereza pueda crear una sensación de desorden. Un ejemplo de ello es la simplicidad de la puerta de vidrio y aluminio negro de Lualdi que enmarca el espacio del salón.

De hecho, para que los tonos naturales destacan por sí mismos, sin que se sobrecargue la zona de las paredes pintadas de yesos y microcementos, se ha optado por colgar pequeños detalles muy bien seleccionados que acompañan al resto del mobiliario. Para contrastar con los colores suaves, los blancos y la madera que toman el interior de la vivienda, se ha decidido apostar por pequeños detalles en negro como la lámpara o los contornos de las sillas o la mesa. Elementos colocados con idea para dotar de fuerza el espacio.

Una vivienda que se completa con un dormitorio principal donde también priman la madera y las tonalidades naturales. Además, como no podía ser menos, el piso se corona con una espectacular terraza con vistas a la costa de Calafell.

La cocina un espacio cálido y conectado
1/7

La cocina un espacio cálido y conectado

La encimera de Neolith junto a los muebles de la cocina de roble crean un espacio cálido y conectado. Las paredes de microcemento color arena y el suelo porcelánico de distintos tamaños combinan estética y practicidad.

Un salón confortable para el día
2/7

Un salón confortable para el día

En las paredes, pintadas de yesos, microcementos y tonos naturales se ha optado por colgar en ellas muy pocos elementos y bien seleccionados, como el conjunto de espejos con marcos de roble que decoran el espacio del sofá.

Por otro lado, encontramos el sofá y sillones blancos, de algodón fabricados a medida en Miki Beumala. La mesa baja de mármol y metal de Dadra y la alfombra de lana de Rugvista enmarcan el espacio de los sillones y los grandes ventanales.

La simplicidad de la puerta de vidrio enmarca el salón
3/7

La simplicidad de la puerta de vidrio enmarca el salón

Al final del pasillo, en el que se dejaron las vigas vistas y las paredes de yeso, nos encontramos con la simplicidad de la puerta de vidrio y aluminio negro de Lualdi enmarca el espacio del salón.

Un recibidor en mármol y hierro
4/7

Un recibidor en mármol y hierro

La entrada nos acoge, nos da la bienvenida con una consola a medida de mármol y hierro e imágenes antiguas del pueblo colgadas en la pared. La lámpara diseñada por Magamo, recoge los colores y materiales del proyecto (negro, beige y rafia).

El dormitorio principal es acogedor y práctico
5/7

El dormitorio principal es acogedor y práctico

Una de las partes más especiales de la casa, donde el confort toma su máximo esplendor, es el dormitorio principal. La estancia está rematada con cabeceros de roble a medida que enmarcan el espacio de la cama. Junto al ventilador de madera y los armarios, unifican materiales creando un espacio acogedor y práctico.

Los detalles del baño dotan de elegancia el espacio
6/7

Los detalles del baño dotan de elegancia el espacio

Los baños es otro de los espacios donde cada detalle suma. En su reforma se optó por el uso de microcemento color arena y mamparas negras a juego con la grifería. Unos pequeños remates que otorgan elegancia al espacio.

Una terraza con vistas a la costa
7/7

Una terraza con vistas a la costa

El mar entra de lleno en esta vivienda situada a orillas de la costa catalana. Una terraza que se integra con el conjunto de la casa y que ayuda a transmitir esa serenidad marina que convive con el diseño interior.