Plasmar el confinamiento desde el punto de vista de los fotógrafos profesionales. Ese es el objetivo de ‘Tiempo detenido. Memoria fotográfica del confinamiento’, un proyecto fotográfico que recoge imágenes de 42 profesionales españoles que relatan los momentos vividos desde el decreto del estado de alarma en el mes de marzo.

La exposición, que puede visitarse de manera virtual en la página web de PHotoESPAÑA, pretende narrar, mediante las fotografías, distintas experiencias vividas durante el confinamiento. Asimismo, se pretende realizar un homenaje a la narración de vidas y a la suspensión del tiempo.

Las distintas instantáneas nos llevan a un camino entre la quietud y la inquietud a dos velocidades: una más lenta y otra más rápida, de un tiempo interior y de otro exterior en un mundo pausado por la urgencia y el aislamiento.

Todas estas fotografías, que pasarán a formar parte de nuestra memoria, pretenden plasmar temáticas como la espera, la muerte, la familia, la solidaridad o la esperanza.

La investigación y localización de fotografías ha sido trabajo de Eduardo Nave, mientras que PHotoESPAÑA y la Fundación ENAIRE han sido los responsables de la selección final.

“Ausencia, urgencia, espera y ensoñación

El proyecto está dividido en cuatro secciones, cada una de ellas bajo el título de los sentimientos protagonistas de los últimos meses. Así, ausencia, urgencia, espera y ensoñación dividen los cuatro capítulos de la exposición, con fotografías de los protagonistas que combatieron el virus, los espacios extrañamente vacíos o el nuevo concepto del tiempo y del mundo interior.

Estas son algunas de las fotografías que pueden verse en la exposición:

Anna Surinyach
1/7

Anna Surinyach

La fotoperiodista que firma esta instantánea tiene más de una década de experiencia como profesional independiente cubriendo desplazamientos de refugiados y todo tipo de migraciones. Entre sus trabajos destacan coberturas de crisis humanitarias y sanitarias como la crisis del coronavirus.

En esta fotografía, Surinyach retrata cómo Lorena y Yasmina, trabajadoras del Hospital Germans Trias i Pujol, animan a uno de sus pacientes, ingresado por coronavirus.

 

Isabel Permuy
2/7

Isabel Permuy

La fotógrafa Isabel Permuy pretende, mediante su trabajo titulado Nuestro barrio, el universo, mostrar la intimidad de las personas en sus hogares y la diversidad entre los vecinos en la llegada de la "nueva normalidad". 

 

Jonás Bel
3/7

Jonás Bel

El protagonista de esta instantánea es Nico, hijo del fotógrafo Jonás Bel. Mediante las fotografías, Bel cuenta cómo, durante el confinamiento, su hijo le recordaba cada vez más a un "tigre encerrado". Bajo la filosofía "si no puedes con él, únete", el fotógrafo se dedicó a hacer fotos de los saltos que se inventaba Nico para divertirse.

Susana Vera
4/7

Susana Vera

En esta fotografía de Susana Vera, sanitarias se abrazan durante un homenaje al enfermero del Hospital Severo Ochoa de Leganés Esteban Peñarrubia, que falleció víctima de Covid-19.

La instantánea forma parte del proyecto Todo va a salir bien de la fotógrafa, mediante el que pretende plasmar todas las emociones que la han acompañado durante el confinamiento no solo como profesional, sino como madre, hija, hermana y amiga.

Jordi Cohen
5/7

Jordi Cohen

De la piedad a la solidaridad es el título del proyecto de Jordi Cohen, capturado en la parroquia de Santa Anna. En medio de todo el almacén y justo delante del cuadro de la Piedad se acumulan decenas de paquetes de comida. En total, ocho personas se confinaron dentro del templo durante el estado de alarma.

Santi Palacios
6/7

Santi Palacios

El trabajo de Santi Palacios tiene la intención de mostrar la soledad de las personas mayores en las residencias durante el confinamiento. Y es que la gran mayoría de ancianos han tardado meses en ver a sus seres queridos. En su proyecto, Palacios recorre decenas de residencias de Cataluña durante la fase más dura del estado de alarma.

Susana Giron
7/7

Susana Giron

Miles de autónomos y pequeñas empresas se han visto afectados desde el inicio del estado de alarma. Esto es lo que quiere plasmar la fotógrafa Susana Girón, nieta, sobrina, hija, hermana y prima de pequeños comerciantes. Mediante estas fotografías, Girón quiere dar voz a los pequeños comerciantes de la España rural y vacía, los más afectados durante la crisis sanitaria por contar con menos medios y recursos, además de ser más vulnerables al virus por tratarse de población envejecida.