Obra de Maurizio  Lanzillotta para proyecto de Gärna Studio

Si hay una cosa que nos entusiasma a los amantes deco es tener la libertad total de arreglar nuestra casa. Distribuir espacios, elegir colores, mobiliario, texturas, piezas de arte… Todos los detalles cuentan y todo su conjunto permite reflejar intensamente nuestra personalidad, creando un espacio con mucho carácter, muy adaptado a nosotros y a nuestro momento vital.

Precisamente, durante este periodo que estamos atravesando en el que pasamos más horas en casa de las que probablemente habíamos pasado nunca, es fundamental que nos sintamos a gusto en ella. Y que respiremos equilibrio, placer y comodidad en cada rincón: sin duda, puedes aprovechar estos días de confinamiento para hacer una limpieza a fondo y reordenar todo aquello para lo que no tenías tiempo; para hacer una selección y descarte de todo aquello que ya no te sirva, ya no te represente o que sencillamente no quieras tener más; para hacer pequeñas reformas manuales, como pintar paredes o arreglar muebles; o bien redecorar tu hogar.

Y es que, precisamente, nos encontramos en primavera, una estación de apertura y expansión en la que la renovación debe marcar la energía del momento. Así que ha llegado la hora de empezar a hacer una puesta a punto hacia el buen tiempo, de dar más protagonismo a las terrazas y a los balcones, a los colores vivos, a las telas más finas y sutiles y a todo aquello que nos aporte frescura y aires de regeneración. Y no hace falta hacer grandes cambios: con pequeños detalles, puedes darle la vuelta a la deco de tu casa y enderezarla hacia la nueva estación.

¿Has pensado alguna vez en recolocar tu colección de arte? A lo mejor compraste esa pieza tan especial teniendo clarísimo dónde la ubicarías, pero a lo mejor también hay otro espacio en casa en el que brillaría igual o todavía más. O tal vez tienes la suerte de tener una buena colección de arte en casa que puedas ir rotando y que no quieras colocar toda a la vez. Para ayudarte a repensar ese espacio concreto, la interiorista y arquitecta Laura Gärna nos desvela algunas pautas para que tus cuadros se conviertan en la mejor terapia hogareña para estos días de cuarentena, teniendo en cuenta el formato, el tamaño, el color y muchos otros aspectos importantes de nuestras obras de arte:

Obra de Santiago Picatostes en proyecto de Gärna Studio

Obra de Santiago Picatostes en proyecto de Gärna Studio

Las sensaciones que nos produce

Coloca las piezas serenas y relajantes en los dormitorios, y las más vivas y enérgicas en lugares de paso. En las zonas de estar o en las que pasemos más tiempo, en cambio, lo ideal es ubicar nuestras piezas favoritas, ya que será dónde más las podremos disfrutar.

 

El punto de nuestra mirada 

Siempre lo debemos tener en cuenta como punto de referencia y, sobre esta línea imaginaria, ir jugando con las diferentes alturas según el efecto que queramos conseguir. Podemos apostar por la simetría, si queremos colgar varias obras de arte en una misma estancia, o bien con una disposición menos convencional, para generar más dinamismo.

 

El diálogo con el entorno 

Ten en cuenta el estilo, la temática, la gama cromática o el tipo de enmarcación de los cuadros para combinarlos acertadamente entre ellos y conseguir que convivan bien con el resto de elementos decorativos. Intenta no sobrecargar las paredes y dejar que cada obra respire y tenga espacio suficiente para expresarse.

 

El espacio

Aunque tengas poco espacio, puedes lograr un efecto sorprendente con obras que tengan brillos y reflejos y que aporten luminosidad piezas que jueguen con la perspectiva y aporten profundidad a la estancia, o incluso instalaciones lumínicas o de videoarte que justo encuentren en esas zonas su mayor potencial expresivo.

Obra de Santiago Picatostes para proyecto entre Gärna e Ikea para Decoracción

Obra de Santiago Picatostes para proyecto entre Gärna e Ikea para Decoracción.

Los colores 

Trata de generar ambientes sugerentes y armoniosos intentando que la obra de arte acompañe y remate el ambiente que quieras otorgar a un espacio o conviértela en el centro y motor de decoración de toda la estancia.

 

La iluminación 

No podrás apreciarla bien si no cuentas con la iluminación adecuada, así que debes buscar la luminaria que tenga la potencia, óptica e índice de reproducción cromática que saque el máximo partido a tu obra de arte.

 

La conservación 

Por último, evita la exposición directa a la luz del sol, las zonas húmedas o demasiado calientes, favorece una ventilación adecuada, protégelas de zonas de paso en que puedan ser dañadas o golpeadas y, por supuesto, sé previsor y asegúrate de que el muro o el soporte en el que vas a ubicar el cuadro sea capaz de resistir el peso de la pieza.

Obra de Uxio Dávila para proyecto de Gärna Studio

Obra de Uxio Dávila para proyecto de Gärna Studio