Vajillas de inspiración marinera para una mesa de verano ideal

Si vas a ser anfitriona este verano, ¿qué mejor que una vajilla con motivos marinos? Aquí tienes una galería de vajillas ideales para inaugurar la estación más cálida del año.

Vajilla marinera
Vajilla marinera

  • Texto: Angela Biesot

Pintadas a mano, con motivos de peces, coral, fauna marina en toda su esplendor... Las vajillas de inspiración marinera nos encantan y por eso hemos seleccionado varias piezas que nos han enamorado y queremos compartir contigo. Porque la decoración, además de ser el punto fuerte de una casa bonita, nada mejor si es acorde al contexto, a la estación y al momento... ¿no crees? 

Porque agosto está al caer, las altas temperaturas, el fin del confinamiento, las ganas de ver a amigos y familiares, y las (aún más) ganas de una comida veraniega en una terraza, jardín, ¡o en casa! Todo eso apetece ¡y mucho! Nos imaginamos una paella entre amigos, una buena mariscada para dos en una comida romántica, una copa de vino blanco fresquito entre madre e hija… ¡Huele a un verano ideal! Diferente, pero ideal, ¿verdad? Para que ese almuerzo sea perfecto, solo le falta una vajilla marinera, aquella que viste la mesa en tonos azules, blancos y rojo coral, con delicadas pinturas hechas a mano sobre la porcelana blanca, con bajoplatos y fuentes con formas de caballito de mar, de ballena o sardina… Sin duda, una vajilla marinera es un acierto para un verano cerca del mar.

Así pues, no lo dudes, si este verano eres anfitriona y quieres sorprender a los tuyos, aquí tienes varias propuestas bonitas y súper deco para lograr una mesa de inspiración marina.

Toma nota también de estos pequeños tips deco para una mesa con decoración marinera:

  • Coloca varios platitos o bowls pequeños a lo largo de la mesa con unas rodajas de limón, nada más veraniego e ideal para acompañar el pescado que un buen cítrico (además, le da un toque alegre y fresco a la mesa).
  • Aprovecha una de tus escapadas a la playa y llévate unas pocas conchas para decorar la mesa. Colócalas sobre el mantel o la mesa, sin ser excesiva, claro.
  • Si en lugar de comida se trata de una cena, puedes optar por colocar un poco de arena de la playa, o piedras pequeñas, dentro de un portavelas.
  • Hazte con unas servilletas de color azul o turquesa, combinadas con otras de color blanco, átalas con un pequeño cordel de fibras naturales y colócalas sobre el plato.

Sobre el autor

Angela Biesot