Un baño minimalista debe ser limpio visualmente, despejado, ordenado y estar libre de elementos superfluos que no aporten nada funcionalmente hablando y sí ‘ocupen’ espacio y recarguen. 

Este estilo es sinónimo de relajación y de armonía. Por eso, es perfecto para los baños actuales que se han convertido en un oasis de relax y bienestar, un lugar donde desconectar y recargar las pilas. En la decoración cada detalle cuenta, incluso cuando estamos hablando de un estilo que hace del ‘menos es más’ su principio básico. Por eso, hoy fijamos la atención (y la vista) en las paredes, las cuales mediante sus materiales, sus colores o su forma aportan una dosis extra de paz, esa tan necesaria en estos tiempos. 

1 /8
De ladrillo
ADRIÁN MORA MAROTO INTERIORISMO: BICUBIC

De ladrillo visto

¡Quién puede resistirse al ladrillo visto! Esta pared evoca el campo, la naturaleza, el gusto por las cosas pequeñas... Por eso, siempre es una apuesta segura en un baño minimalista, donde la sencillez es una de sus máximas. Eso sí, ten cuidado con el resto de la decoración, para no pasarte al lado rústico sin darte cuenta. 

Un gran ventanal
Es racó d'artà

Tabique de cristal

¿Te imaginas un baño con vistas? Esta propuesta lo hace realidad. En los ambientes minimalistas, la luz es parte de ellos y si es natural, mucho mejor. Por eso, este tabique de cristal que mira al jardín hace realidad todos nuestros deseos, ofreciéndonos una atmósfera luminosa, cálida y muy relajada

Microcemento blanco para contrastar
Foto: Del Rio Bani. Interiorismo: Mireia Masdeu

De roca

Esta pared hace que el baño parezca excavado en una roca. Con esa sensación de paz y de frescura, pero sin agobios ni oscuridad gracias a la iluminación artificial y a las paredes y elementos de microcemento blanco que contrastan con la original roca y, a la vez, incrementan la luminosidad.

De microcemento

De microcemento

El microcemento de las paredes, pero también de la bañera y el banco crea una atmósfera 'limpia' y sin aristas ni juntas, que te envuelve y ayuda a incrementar la sensación de paz. Además, su tacto suave y agradable pone a funcionar otro sentido, además de la vista. 

Con piedras
FOTO MAURICIO FUERTES REALIZACIÓN ANDREA PUSSIN INTERIORISMO BRITTA HORSTMANN KRAUSE

Con pequeñas piedras

Esta pared de la ducha revestida de pequeñas piedras nos hace pensar en ríos, recreando el poder relajante del agua al caer, incluso cuando no has abierto el grifo. Además, sus tonalidades suaves y naturales, a juego con el pavimento del baño, potencia la sensación de calma

Baño pequeño azulejos rosas
Marazzi

De azulejos rosas

Este baño pequeño y dulce, apuesta por un minimalismo cálido con la pared principal revestida de azulejos rosa palo (uno de los colores del invierno 2025) en distintos mini formatos. La cesta de fibras naturales potencia aún esa sencilla calidez. 

 

Piedra pintada de blanco
PALOMA GONZALEZ REY INTERIORISMO: MAAF ESTUDIO

Piedra pintada de blanco

Las paredes de piedra atrapan el encanto, la imperfección, la calidez y la sencillez de las casas de campo. Si además, la pintas de blanco, como la de esta propuesta, conseguirás multiplicar la luminosidad y mantener la armonía cromática. 

Las paredes de estos baños minimalistas invitan a la relajación
Rapsel

Una pantalla de cristal translúcido

Con el cielo como techo y paredes y pavimento de microcemento, este baño ofrece una espectacular caja luminosa y envolvente donde perderse en los malos momentos y en los buenos también. Como broche a este escenario, una pantalla de cristal translúcido que no pone cortapisas a la luz ni a la sensación de amplitud, pero mantiene el misterio y la intimidad.