Navidad minimalista: porque menos es más

Esta Navidad sin duda será diferente. Dejamos atrás un 2020 de altibajos y aquí estamos para decirte que, la decoración, puede ser tu gran aliada este año.

Navidad minimalista
Navidad minimalista

  • Texto: Angela Biesot

La definición simple y a grandes rasgos del minimalismo vendría a ser la expresión del 'menos es más'... O también hay otra que nos ha gustado mucho y es aquella que dice que es 'la vida que cabe en una maleta'. Porque si consiguieras meterlo todo en una sola maleta, nada más, sin duda habrías logrado alcanzar el minimalismo en tu vida. ¡Pero ojo! porque no solo hablamos en términos materialistas, aquello que cabe si está bien doblado tal y como nos ha enseñado nuestra gurú Marie Kondo, sino también de las emociones, de nuestros sentimientos y nuestro bienestar.

Una vida sencilla nos llevará tener una casa, también, sencilla (no confundas el término sencillo con simple, ¡porque no son lo mismo!). Y créenos: una decoración minimalista, nada recargada y hecha con gusto, te dará paz y tranquilidad y convertirá nuestra casa en ese oasis que tanto anhelamos dejando un año bastante caótico.

Aprovechamos esta temporada navideña para hablar también de la decoración de Navidad en casa y de cómo aplicar la filosofía minimalista a una época que solemos recargar en muchos sentidos: de sentimientos, de regalos, de sobremesas y de una decoración -a veces- demasiado estridente.

Para situarte, a continuación nombramos en 7 claves en qué consiste el minimalismo en decoración y en estilo de vida:

1. Tener menos para... abarcar más. ¿Más qué? Más tiempo, más paz, más proyección, más espacio, más relaciones constructivas contigo misma o con los demás. Todo es positivo.

2. Más orden. Y nos encanta repetirlo: más orden es más felicidad, más armonía en casa y una vida (mucho) más organizada en todos los sentidos. Porque saber qué tienes en cada cajón o armario te ahorrará tiempo y te dará muchas alegrías.

3. Visualmente más agradable. Una casa ordenada y sin mil y un elementos es más agradable a la vista, menos estresante e invita a relajarse en ella. Además, más fácil de limpiar ¡también!

4. El apego emocional. ¿Para qué lo quiero? ¿lo necesito? ¿desde cuándo no lo uso o no lo miro? Si la primera respuesta no la tienes clara, la segunda es una duda y la tercera ni la recuerdas, tenlo claro: deshazte de ello. La gran mayoría de cosas que tenemos en casa son apegos emocionales innnecesarios. ¡Libérate de ellos y verás cómo te sientes! Y si te cuesta dar este paso, Marie Kondo aplica el método de averiguar si ese objeto como tal nos da alegría. ¿Te la da?

5. Baño, dormitorio, salón... todo al mínimo. Decora con solo aquello que consideras que te aporta algo positivo y todo lo que es innecesario, deshazte de ello. En estos espacios en concreto, una de las claves del minimalismo también es que esté todo a la vista, en las estanterías o en una balda bonita, pero a la vista. Y por eso mismo, cuanto menos tengamos y decoremos solo con objetos bonitos, sutiles y poco llamativos, mucho mejor.

Sobre el autor

Angela Biesot