Estos estilos ‘deco’ harán que viajes alrededor del mundo sin moverte del sofá

Una decoración tropical que te lleva a una isla desierta, una industrial que te traslada a Nueva York sin jet lag, una zen que hará que recuperes tu espiritualidad en algún rincón de Japón… Descubre cómo viajar con estos estilos decorativos desde el salón de tu casa

viajar casa 1a
viajar casa 1a

En un verano diferente, los planes deben adaptarse a la situación, convirtiendo las vacaciones kilómetro 0 en una buena alternativa veraniega. Por eso, sin ir al otro lado del mundo, es posible escapar de tu rutina de siempre y transformar tu vivienda en el paraíso soñado. Basta con instalar una hamaca como si estuvieras en el Egeo, una tabla de surf en un guiño a California o una serie de cojines étnicos a modo de un riad en Marrakech. Las inspiraciones se multiplican para tomarse un descanso del hogar de siempre y los horizontes lejanos se vuelven cercanos y próximos.

Para llevar a cabo esta tarea, siguiendo las tendencias del momento, puedes incorporar un solo toque a la decoración de tu casa o, transformar la estancia de arriba abajo, dispuesta a disfrutar del espíritu vacacional todo el año. ¡Tú eliges! Eso sí, no se trata de cambiar todas las habitaciones sino solo recrear en tu espacio preferido la atmósfera del lugar elegido. A modo de agencia de viajes, hemos preparado una lista con 'destinos top' para que te sirvan de inspiración. Por cierto, no hace falta coger un avión, ni poner al día el pasaporte

Sobre el autor

Lola Marquez

Periodista

Llegué al mundo de la decoración y el diseño de casualidad y me quedé para siempre. Y, a pesar de que han transcurrido muchos, muchos años (como en los cuentos), sigo viendo, leyendo y, por supuesto, escribiendo con la misma ilusión y las mismas ganas. He tenido etapas, como todas, he cambiado de estilo y he sustituido en mi corazón ‘deco’ los suelos de madera por el papel pintado, aunque sigo guardando un lugar especial para un buen sofá: será cosa de la horizontalidad. También he comprobado que el amor verdadero por la decoración se pega y se transmite de generación en generación. Para comprobarlo, basta con ver las habitaciones de mis hijas y recordar el recibidor de mi infancia.