Mimbre, ratán, esparto, rafia, sisal… las fibras naturales han vuelto con fuerza para poner de moda nuestros espacios aportando naturalidad y frescura. Triunfaron entre los años 50 y 70 y vuelven a triunfar hoy en día con una imagen renovada.

Son las aliadas ideales de los espacios actuales, no solo por su propuesta estética sino (mucho más) por su aportación conceptual, afín a nuestras inquietudes en relación con el medio ambiente ya que cada día estamos más concienciados con la necesidad de ser respetuosos con el Planeta y más sensibilizados hacia la importancia de la sostenibilidad de los artículos que consumimos.

Las fibras naturales son una opción claramente ecológica ya que son biodegradables y renovables. Estos materiales proceden de plantas que crecen abundantemente y de forma rápida. Se pueden trabajar con facilidad y aseguran resistencia y durabilidad en los productos.

Su mantenimiento, por otra parte, es sencillo. Con un trapo o cepillo se limpian habitualmente para evitar que el polvo se deposite en ellos y, para una limpieza más profunda, también se puede utilizar un trapo húmedo. 

Las piezas realizadas con estos materiales nos conectan con la Naturaleza y nos introducen su  espíritu en nuestros espacios, contribuyendo a crear ambientes ligeros y relajados, en consonancia con la filosofía Slow Life.

Puedes descubrir “las 8 máximas para una decoración Slow Life” en este link.

También nos acercan a la artesanía y al valor de las piezas únicas y originales,  una cualidad en alza en nuestro mundo industrial, que cada día apreciamos más.

Precisamente por la resistencia (tanto a la humedad como al deterioro) de estos materiales y por su imagen fresca y desenfadada, este tipo de mobiliario se ha empleado mucho en ambientes de exterior, convirtiendo terrazas y porches en espacios acogedores. Tras su indiscutible éxito en el exterior, en la actualidad entra en casa para ser miembro de pleno de derecho de los ambientes de interior con su toque natural y cálido.

La versatilidad  ha sido otra de sus bazas ganadoras ya que las piezas realizadas con fibra natural encajan perfectamente en todos los estilos. Desde el estilo clásico al bohemio hasta el minimalista o nórdico pasando por el rústico o urbano… cualquiera de ellos acoge perfectamente la fibra natural.

Así mismo, son piezas atemporales. Si bien por su ligereza y frescura este mobiliario se ha asociado a las estaciones cálidas (primavera y verano), la realidad es que es apropiado para todo el año. Su estética conceptual admite diferentes tipos de complementos; por ejemplo, para hacer más confortable una butaca podemos completarla con un cojín de lino o algodón en primavera y en invierno con un plaid de lana. ¿No te parece fantástico? No hay duda que las fibras naturales  nos ofrecen múltiples posibilidades. Veamos algunos ejemplos.

Protagonistas del exterior
1/11

Protagonistas del exterior

La decoración basada en piezas realizadas con fibras naturales ha sido una apuesta segura para los espacios de exterior que se transforman en ambientes cálidos y confortables, como esta terraza decorada con piezas de Maison du Monde.

También en el interior
2/11

También en el interior

Este tipo de piezas han dado el salto al interior, demostrando que son aptas para todos los ambientes y que se adaptan a diferentes estilos decorativos.

En la imagen, comedor de Kave Home. Las sillas son de ratán y la lámpara de rafia.

Ligereza y frescura
3/11

Ligereza y frescura

Tanto en exterior como en interior, el mobiliario realizado con fibras naturales aporta ligereza y frescura, como vemos en este ambiente de Portobello Street. Resulta también muy apropiado para espacios pequeños o abiertos ya que dejan pasar la luz.

Ambientes naturales y relajados
4/11

Ambientes naturales y relajados

La decoración desarrollada a partir de piezas realizadas con fibras naturales proporciona espacios naturales y relajados en consonancia con la forma de vida Slow Life. En la foto, dormitorio de Maisons du Monde.

Escenas nostálgicas
5/11

Escenas nostálgicas

Este tipo de piezas alcanzaron un gran éxito en décadas anteriores. En la actualidad, están de plena actualidad en nuestros espacios con una estética totalmente renovada aunque también podemos evocar tiempos pasados, como este ambiente de Maisons du Monde. ¿A qué película te transporta?

Ratán
6/11

Ratán

El ratán es una fibra resistente tanto a la humedad como a los golpes. Es un material muy apropiado para los asientos ya que resultan muy cómodos puesto que la rejilla se adapta ligeramente al sentarse gracias a su flexibilidad. Además, admite bien los tintes y las pinturas.

En la imagen, butaca Leandra de Kave Home realizada en ratán con estructura de acero pintada en color negro mate. Para crear el asiento y respaldo, la fibra está entrelazada a mano creando el clásico trenzado Viena en forma de panal.

Esparto
7/11

Esparto

En la foto, butaca de esparto Turqueta de Let’s pause 100% natural. Está elaborada a mano por artesanos, por lo que cada una de ellas es un objeto genuino. La sobriedad del esparto hace de ella una pieza contundente apta tanto para exterior como para interior.

Bambú
8/11

Bambú

Lámparas de bambú, de techo y de sobremesa. Son el modelo  Misterhult de Ikea, diseñadas por Emma Olbers. Están creadas a mano por tejedores de Vietnam. Se han utilizado tanto las partes claras como las oscuras del bambú aprovechando un 65% del material, en vez de un 20% por lo que resultan más sostenibles. Estas lámparas irradian una luz suave y acogedora muy idónea para crear luz ambiente. Ambas presentan una base cubierta.

Cannage
9/11

Cannage

El cannage (rejilla en francés) está de moda. Es un trenzado de ratán usado tradicionalmente en asientos y respaldos de sillas y ahora se utiliza también en puertas para piezas de mobiliario como armarios, alacenas, mesitas, etc. como vemos en algunas propuestas de la serie  Nalu de la colección Artisanal Imperfection de Kave Home.  

Esta pieza está realizada en madera maciza de mindi con efecto envejecido; para hacer la estructura se ha curvado para redondear los extremos. La madera proviene de una tala responsable y de bosques sostenibles.

Combinado con negro
10/11

Combinado con negro

La incorporación del negro en este tipo de piezas está de plena actualidad. En la foto, butaca Lin de Kave Home realizada en ratán natural y negro trenzado a mano por artesanos.

Muebles auxiliares
11/11

Muebles auxiliares

Con fibras naturales se realizan piezas de mobiliario y todo tipo de complementos, como este revistero  de ratán tejido a mano. Es el modelo Buskbo de Ikea diseñado por Jonas Hultqvist. Permite tener las revistas a mano y organizadas. Es resistente pero -a la vez- ligero por lo que lo puedes trasladar a tu rincón de lectura.

Puesto que las cepas de ratán varían en color y forma, es una pieza única.