Al igual que muchos otros elementos procedentes de culturas orientales que hemos adoptado a la decoración que nuestros hogares en Occidente, los conocidos tatamis y futones japoneses llevan ya muchos años siendo una alternativa práctica a las camas tradicionales. Por mucho tiempo que pase, además, no pierden su carácter único y original, y son una opción que no puede faltar si queremos decorar nuestra casa al más puro estilo zen.

Los materiales naturales, los colores neutros y las líneas sencillas con los que están elaborados, además, transmiten calma y facilitan el descanso. De hecho, más allá de la estética, muchos expertos en salud defienden los múltiples beneficios de dormir sobre la superficie firme que proporciona un tatami o futón.

Pese a las adaptaciones de los tatamis cama que hemos realizado en Occidente, los modelos más tradicionales están compuestos en realidad por un tipo especial de tapiz de 5 cm de grosor, elaborado con módulos de paja de arroz prensada, y recubiertos en su parte superior por una fina esterilla de junco que se remata con un brocado o una sencilla banda de color oscuro.

Originalmente, además, los tatamis cama se encontraban sólo en las casas japonesas de las clases altas, pero en la actualidad los hogares japoneses suelen contar al menos con una habitación pavimentada con tatamis, para celebrar la famosa ceremonia del té o para recibir a los invitados.

Los colchones que se colocan sobre el tatami son los conocidos futones, y en su versión japonesa tienen un grosor aproximado de 5 cm de altura. Están especialmente diseñados para poder plegarse y almacenarse durante el día, permitiendo así que la habitación pueda ser utilizada para otras actividades.

Debido a que los occidentales solemos concebir el dormitorio sólo para un uso, con el tiempo se han desarrollado unas estructuras especiales un poco elevadas que cumplen con la misma función que el tatami, y que al ser muy bajas también transmiten esa sensación de dormir directamente sobre el suelo. Estos tipos de tatamis suelen disponer de un somier de lamas de madera, lo que favorece la ventilación del futón y lo aísla de la humedad, el frío y el calor.

En cuanto a los futones, a diferencia de sus variantes japonesas, los nuestros suelen ser mucho más gruesos, y se asemejan a los colchones habituales (aproximadamente 12 cm). Los futones tradicionales se fabrican en algodón, pero también existen modelos que intercalan capas de látex natural, con los que se obtiene una base más blanda e indeformable.

Si dispones de poco espacio, los tatamis cama pueden ser también una opción ideal, ya que se adaptan mejor al espacio y, en última instancia, se pueden reubicar fácilmente en la casa. Su estética de inspiración japonesa y su diseño minimalista, además, aportan una sensación de amplitud que resulta ideal cuando se disponen de pocos metros en el dormitorio.

Si la idea de tener un tatami cama en casa te ha convencido, aquí tienes son algunos de los diferentes modelos que puedes encontrar hoy en el mercado:

Tatami Dojo
1/10

Tatami Dojo

Con una superficie del tatami diseñada para ser más amplia que el colchón, se dispone así de un margen de tatami alrededor sobre el que podemos hacer vida, a la manera tradicional japonesa.

Disponible en Futon Llit. A partir de 680 €

Tatami cama de roble con almacenaje
2/10

Tatami cama de roble con almacenaje

La casa MUJI ha adaptado el diseño japonés a un sistema de almacenaje bajo la cama que permite ganar un espacio más eficiente en el dormitorio.

Disponible en MUJI. A partir de 450

Futón de madera maciza
3/10

Futón de madera maciza

Elaborada con madera maciza de acacia y con acabados de sheesham, esta estructura está diseñada para enmarcar un futón y proporcionar ese aspecto único e inconfundible de tatami japonés a un precio más asequible.

Disponible en vidaXL. A partir de 331

Tatami Bed
4/10

Tatami Bed

Diseñado en Italia por la casa Cinius, este modelo está específicamente concebido para montarse como tatami. Diseñado en 1985 y elaborado con madera maciza laminada de haya, se ha convertido en todo un clásico.

Disponible en Futon Llit. A partir de 756 €

Cama estilo japonés
5/10

Cama estilo japonés

Elegante y espaciosa, esta cama de estilo japonés brinda un toque de paz y serenidad al dormitorio. El color natural y cálido de la madera combina muy bien con la piel sintética blanca de las cabeceras y las dos mesillas de noche a los lados.

Disponible en Beliani. A partir de 1.359 €

Base para tatami Dock
6/10

Base para tatami Dock

Este es un tatami de estilo tradicional, fabricado con madera de pino macizo FSC en color wengué. Su diseño clásico encaja a la perfección en todo tipo de entornos, y la casa lo comercializa en diversas medidas.

Disponible en Karup. A partir de 495 €

Base para tatami Medan
7/10

Base para tatami Medan

Esta base tatami está realizada artesanalmente en madera de haya. Los acabados están elaborados con ceras naturales en color natural y wengue.

Disponible en Futon Dream. A partir de 750 €

Cama de madera Ombú
8/10

Cama de madera Ombú

La estructura de este tatami está completamente realizada en maderas macizas de roble y haya. De fabricación propia, la cama incluye un somier hecho con láminas de madera maciza de pino Norte, enmarcado en madera de haya maciza.

Disponible en Haiku Futon. A partir de 589 €

Cama futón Japan
9/10

Cama futón Japan

El color miel de la madera, así como su diseño sencillo y nada sobrecargado, hacen que este modelo de futón se ajuste fácilmente a la decoración de cualquier estancia.

Disponible en Karup. A partir de 292 €

Cama de madera Itaca
10/10

Cama de madera Itaca

La estructura exterior de este modelo está completamente realizada en madera de haya maciza, mientras que el somier está hecho con láminas de madera maciza de pino, enmarcado también en madera de haya maciza.

Disponible en Haiku Futon. Desde 553 €