Este es un proyecto de mirada internacional. La casa, ubicada en Bàscara, un paraje del Alto Ampurdán, es una segunda residencia de sus propietarios, destinada a su alquiler por fines de semana en cualquier temporada del año. Cuando la compraron tenían claro su futuro uso, así que que se pusieron en manos del interiorista Serge Castella para que le diera forma y lo decorara de manera que fuera fácil de entender y adorar a la vez en todo el mundo. Esto complicaba un poco las cosas, pero Serge Castella optó por la sobriedad, la sencillez y le aplicó algunos toques de diseño para que resultara muy atractiva y transmitiera calma y serenidad al visitante.

Entra y mira la galería de fotos de la casa de campo reformada por Serge Castella

"Sus propietarios se enamoraron del lugar, la luz y el entorno que rodea la casa", comenta Serge Castella. No obstante, había mucho trabajo que hacer para adaptarla a la forma deseada, ya que no compraron una casa, sino unas antiguas cuadras para el ganado. Serge se decantó por preservar y potenciar su estética rústica, sin muchas pretensiones, pero sí con mucha sobriedad y eliminando todo lo superfluo. 

Apostó por los acabados encalados en los muros, los cañizos en los techos, los suelos de madera y las estructuras de obra. Convirtió paredes en estanterías de almacenaje, otras en simples elementos diferenciadores de los ambientes y diseñó rincones junto al fuego con leñeros perfectamente organizados.

Conservó las puertas, las restauró y aplicó color que luego trabajó para darle un aspecto envejecido, muy rústico. Y lo decoró todo con absoluta sencillez: alfombras de piel y piezas de madera que aportan calidez, equilibrando la frialdad del color blanco reinante, e introdujo pequeños toques de diseño y contemporaneidad en los elementos puramente ornamentales.

En este punto los complementos de caña y fibras naturales son los más destacados: el ratán, el bambú, o el esparto son los encargados de aportar vitalidad en cada estancia, al igual que lo hacen los textiles, sobre todo en los dormitorios. Todos diseñados por el propio Serge Castella para Gancedo. 

Esta es una viviendo en un paraje natural, que aplica la norma de la sencillez, el respeto por la arquitectura de la zona y que ofrece una estancia serena y relajante. 

Salón campestre
Manolo Yllera
1/11

Salón campestre

En primer plano, butaca de roble de André Sornay (Francia, años cuarenta). Sillones de bambú de los año setenta. Jarrones catalanes de los años sesenta. Todo en Serge Castella Interiors

Chimenea rústica de obra
Manolo Yllera
2/11

Chimenea rústica de obra

Mesa de café procedente de Kavehome. Aparador escandinavo de los años sesenta. Butacas francesas de bambú de los años setenta. Cabeza de esparto de Javier Sánchez Medina.

Zona de descanso
Manolo Yllera
3/11

Zona de descanso

El banco de obra incorpora un organizado leñero. Cojines con tela de esparto de la colección Port Lligat, de Serge Castella para Gancedo. De la misma firma es la tapicería del sofá. Jarrón francés de yeso, de los años cuarenta. 

La nota natural
Manolo Yllera
4/11

La nota natural

El ratán, el bambú o el esparto son los materiales encargados de aportar naturalidad y calidez a unos espacios en los que predomina el color blanco. 

Serge Castella, Simple y Vital
Manolo Yllera
5/11

Serge Castella, Simple y Vital

Mesa de ratán francesa de los años sesenta, sillas Matthieu Margot, alfombra de esparto negro, obra de Serge Castella, platos de los años setenta. Todo en Serge Castella Interiors

Detalle de la decoración del baño
Manolo Yllera
6/11

Detalle de la decoración del baño

Las paredes blancas son el hilo conductor de esta vivienda. Para equilibrar su frialdad, se ha instalado parqué y un espejo con marco de fibras vegetales. 

Dormitorio principal
Manolo Yllera
7/11

Dormitorio principal

Cabecero de esparto y lámpara; colcha confeccionada con la tela Alga de la serie Port Lligat, diseño del interiorista para la firma textil Gancedo. 

Colorido dormitorio
Manolo Yllera
8/11

Colorido dormitorio

Lámpara roja comprada en Los Simonets (Francia, años 50). Sobre la cama, colchas realizadas con la tela Ciprés de la colección Port Lligat, de Serge Castella para Gancedo. Silla y pez de ratán de los años setenta. 

Muebles de obra
Manolo Yllera
9/11

Muebles de obra

Este tipo de muebles es una buena solución para espacios que integren la decoración sin estridencias. 

 

Esparto, bambú...
Manolo Yllera
10/11

Esparto, bambú...

Los materiales naturales encajan en ambientes rústicos. Elígelos de diseño actual. 

Piezas de diseño
Manolo Yllera
11/11

Piezas de diseño

Las piezas de diseño aportan elegancia y calidez al espacio, son la mejor carta de presentación.

Estilismo por: Patricia Ketelsen