La reforma integral de un piso de unos 250 metros cuadrados ubicado en la calle Balmes, en la zona alta de la ciudad de Barcelona, es uno de los últimos proyectos del estudio barcelonés ‘The Room Studio’.

El equipo, dirigido por Meritxell Ribé y Josep Puigdomènech, llevó a cabo una reforma total de interiorismo, decoración y estilismo bajo el principal objetivo de obtener espacios actualizados y renovados.

En este sentido, el resultado es un ambiente de distinción y sutileza en forma de áreas abiertas, funcionales y actualizadas en una vivienda a la que anteriormente le faltaban personalidad y carácter.

El estudio la define como una casa que, tras la reforma, es “para llegar y no querer salir”. Y es que el estilo, acorde con la finca regia en la que se sitúa la vivienda, es “clásicamente vanguardista”, logrando recuperar el alma histórica del propio edificio y creando un lenguaje totalmente equilibrado con el interior de la vivienda, lo que se convirtió en una clara prioridad y cuyo resultado fue un clima armónico, hogareño y perfectamente en equilibrio.

Áreas diáfanas pero diferenciadas
1/5

Áreas diáfanas pero diferenciadas

Los jóvenes propietarios tenían en mente lograr, mediante la reforma, una serie de espacios abiertos y diáfanos sin renunciar a la privacidad de las estancias más íntimas. Buscaban, asimismo, la abundancia de luz natural y la comunicación lumínica entre el conjunto de las distintas estancias y áreas, de manera que se solidificara un proyecto suave y armonioso al mismo tiempo.

Fotografía: Mauricio Fuertes

Espacio extra
2/5

Espacio extra

De la misma manera, otro de los requisitos era gozar de espacio extra para alojar a amigos y familia, por lo que el estudio ‘The Room’ optó por aprovechar al máximo las estancias y ubicar suites en la zona de descanso que siguen un estilo neutro y contemporáneo.

Fotografía: Mauricio Fuertes

Calidez
3/5

Calidez

Para lograr una sensación cálida y hogareña juegan un papel clave los materiales naturales, las puertas cuarteradas, las molduras y un proyecto lumínico hecho a medida con mucho carácter.

En la misma línea, los colores claros, así como distintas piezas icónicas en mobiliario e iluminación, son predominantes en el conjunto de las estancias.

Un piso tan acogedor que, como indican desde el estudio, “hay que tener cuidado con quien invitar porque es posible que ya no quieran volver a salir”.

Fotografía: Mauricio Fuertes

Materiales nobles y sobrios
4/5

Materiales nobles y sobrios

En referencia a los materiales, el estudio se decantó por usar, principalmente, diferentes tipos de mármoles, latón y hierro, así como textiles confortables con colores sutiles.

La intención era que la vivienda estuviera vestida de nobleza y sobriedad, combinándola con la atemporalidad en los distintos espacios y creando escenas lumínicas propias en cada rincón.

Fotografía: Mauricio Fuertes

Tonalidades neutras
5/5

Tonalidades neutras

La gama cromática es de tonalidades neutras y sencillas, que van en armonía con el mobiliario en cada una de las estancias. Así, los colores se prolongan en los materiales empleados, optando por papeles pintados muy delicados y piezas cerámicas para el diseño de estancias como los baños, combinándolos con muebles de madera.

A su vez, estas piezas se fusionan con colores, de nuevo, muy neutros y equilibrados que forman parte de la misma paleta de tonos.

Gracias a todos estos elementos unidos a líneas generales limpias, puras y continuas, el resultado es una atemporalidad y continuidad en el tiempo de cada uno de los elementos introducidos y en el conjunto total.

Fotografía: Mauricio Fuertes