Las expertas en interiorismo confundieron clásico con retro y trasladaron a su módulo un salón muy alejado de la esencia del estilo. La composición, que no fue previamente establecida en un bosquejo, estuvo muy lejos del lujo, sofistificación y ambiente recargado del género. Hubo dislates diversos tanto en los colores de la pared y la apuesta por la moqueta hasta el mobiliario pasando por la ausiencia de porcelanas, cristalería, papeles pintados, plantas y tejidos característicos como el jacquard.

Maite Mosquera y Silvia Marco

A favor

  • La elección de la chimenea, pese a que el tono azul de la madera y taparla con mobiliario fue una torpeza.
  • Se nota que han trabajado juntas porque apenas discuten y suelen ponerse de acuerdo sin muchas trifulcas.
  • Su fuerza de voluntad, paciencia y ganas de aprender. Tienen buen talante y admiten bien las críticas.
  • Son bastante organizadas, aunque muchas veces se olviden de lo rápido que pasa el tiempo.

En contra

  • La pintura azul está muy lejos de los tonos crema, verdes, grises, ocres y cálidos que definen el estilo.
  • Alía subrayó ausencia de proporción por el zócalo y Carolina advirtió que las paredes estaban llenas de pelo.
  • Abusaron del uso del latón y del dorado, tal y como les apuntó Pepe Leal. Módulo plano y sin iluminación.
  • La elección del mobiliario fue una equivocación, al igual que las cortinas azules y el visillo estampado con flores.

VÍDEO: Antena3