La propuesta boho chic de los graduados en decoración de Elche pareció de otro tiempo. Pese a sus muchos desatinos cumplió con algunos de los requisitos del estilo como la mezcla de materiales y texturas, la elección de una alfombra para el suelo y la presencia de plantas. Sin embargo, al set le faltó más contraste en el colorido a través de estampado étnicos y/o geométricos, y piezas de artesanía llamativas, que reflejaran esa mezcla de culturas que tanto define este género libre.

Javier Garrido y Jonathan Coronado

A Favor

  • Se organizaron relativamente bien. Javier llevó la voz cantante. Se echó en falta una planificación previa.
  • La elección de los muebles dentro de un almacén atiborrado de propuestas no fue del todo desacertada.
  • Vestir con plantas la estancia fue un acierto, además de la colocación en zonas donde no impedían la visión y el paso.
  • Aunque podía haber estado mejor iluminado, esta pareja fue de las pocas que tuvo en consideración la luz.

En contra

  • El color verde de la pared del ventanal no convenció a los jueces. Hubiera sido más acertado un tono neutral.
  • Tomás y Pepe consideraron que el espacio estaba demasiado recargado de elementos decorativos.
  • Faltó intervenir en todo el espacio, como señaló Alía, centrándose tan solo en el alzado central.
  • Carolina: "Falta Alfredo Landa buscando alemanas", en alusión a una decoración más setentera que actual.