Hay muebles que, como ocurre con el vino, con el paso del tiempo no solo no pierden facultades, sino que mejoran. Y esto es lo que le ocurre al sofá Chester, uno de esos diseños que año tras año, y a pesar de llevar dos siglos decorando los salones y los despachos de todo el mundo, vuelve a ser tendencia. Quizás porque nunca lo ha sido.  

Aunque originalmente era de cuero marrón, los nuevos modelos se fabrican en todo tipo de tejidos, el terciopelo es uno de ellos, y en multitud de colores, aunque siempre en liso, el estampado está terminante prohibido. Además, sin tocar su característico diseño ni su capitoné, resultan algo más cómodos y menos rígidos (una de sus señas de identidad).

Aliados del estilo industrial y del clásico inglés, su versatilidad y sus distintos tamaños que van desde el sillón hasta el cuatro plazas, les ha permitido también la entrada en estancias modernas, salones con aire boho o decoraciones millennial, haciéndose un hueco entre ellos sin complejos de clase (por algo lleva el nombre de un conde). Sofisticados y ‘british’, es importante que los complementos y accesorios que los acompañan estén a la altura de las circunstancias y no compitan en protagonismo, ya que tendrían todas las de perder y harían que el conjunto perdiese parte de su magnetismo. ¿Quieres ver cómo quedaría en tu salón? ¡Mira nuestras propuestas!

Moderno y ‘lady’
1/7

Moderno y ‘lady’

A pesar de ser una réplica exacta de los sofás de los clubs de caballeros, su acabado y sus tonos (gris y rosa) le confieren, en comparación con sus antepasados, un acento más suave, mucho más femenino. Tremendamente sofisticado, el trío (sillón, sofá y reposapiés) es lo suficientemente versátil como para sentirse como en casa tanto en un ambiente moderno como rústico. Foto: Rowen & Wren

En versión ‘rock & roll’
2/7

En versión ‘rock & roll’

Atrevido y diferente, esta versión resulta una buena opción en casas de estilo industrial o en pisos de gente joven o de viejos rockeros. Además, es 100% ‘british’. Y no solo porque esté decorado con la bandera sino porque pertenece al catálogo de Timothy Oulton, una firma que empezó su andadura en 1976 y que ha hecho de sus Chester, una de sus piezas fetiche por la que es conocida dentro y fuera de Reino Unido.

Clásico actualizado
3/7

Clásico actualizado

Esta versión de Sofology reiventa un clásico para hacerlo no solo más moderno sino también más cómodo. Su color rojo, sus patas metálicas y su tapicería mullida y envolvente le abren la puerta a salones modernos o de estilo ecléctico. Para no introducir una nota discordante en este ambiente multicolor, se ha elegido el sillón a juego. En ambientes neutros, se puede optar por un modelo distinto. 

De cuero
4/7

De cuero

Si hay un material que se identifique con el Chester ese es el cuero marrón. Este diseño de Maisons du Monde es una apuesta segura si te gustan los clásicos y quieres dar un toque vintage y personal a la decoración de tu casa. Por cierto, la madera de su estructura cuenta con la certificación FSC, lo que garantiza que procede de un bosque gestionado de forma responsable.

Masculino y exclusivo
5/7

Masculino y exclusivo

Si hay algo que los años no han podido borrar ha sido su inconfundible capitoné y cierto aire masculino, propio de los clubs privados donde ocuparon siempre un lugar privilegiado. Para rebajar un poco su esencia, nada mejor que introducir una espectacular lámpara de araña o una alfombra de lana mullida y familiar, según el efecto que quieras crear. Foto: Timothy Oulton 

Glamour en blanco
6/7

Glamour en blanco

Sin perder su ADN, pero dejando claro que los clásicos están para reinventarse, estos dos sillones de Jonathan Adler se visten con el estilo ‘Modern American Glamour’ del diseñador con sus flecos en la parte inferior, sus apoyabrazos, su respaldo… Que no te engañe su color neutro porque no tiene nada de convencional.

En rosa
7/7

En rosa

Su color ya supone un comienzo para entrar en la casa de los millennials que ven en el rosa un aliado de la moda y la decoración de interiores. Llamativo y nada convencional, este Chester es, sin embargo, fácil de integrar en estilos clásicos actualizados o en modernos convencidos. Los cojines de Mineheart son los acompañantes perfectos si eres de las que cree en el poder de la ‘deco’ y en su capacidad para mostrar quiénes somos.