Miles de personas extienden como pueden los días de verano. En las Islas Baleares lo hacen al 'Ritmo', que es también el nombre que recibe el nuevo place to be de Formentera. Un restaurante en el que disfrutar relajadamente de las maravillosas puestas de sol que ofrece la isla. No se trata de un lugar cualquiera, sino de esos a los que volvemos una y otra vez por su curiosa identidad. Como pista, en él no faltan los detalles puramente mediterráneos; materiales naturales como el barro, la madera, el yute, el terrazo o el mimbre cubren cada esquina. Por no habar de su cocina fresca y creativa. ¡Nada allí te dejará indiferente!

Ya se sabe que las playas paradisíacas de la isla de Formentera enamoran a cualquiera que se preste. Centeneras de fotos llenan cada año las redes sociales con playas cristalinas y pies descalzos. Un chapuzón, una puesta de sol y después, "¿dónde podemos cenar". La respuesta, más práctica y moderna, la encontramos en Ritmo Formentera, un local ubicado en Sant Ferran de ses Roques que solo ha hecho despegar hace apenas unos meses, pero que ya trae mucha cola.

Ritmo Formentera

Su fuerte reclamo no es de extrañar, al estar situado en el centro neurálgico de la isla y contar con la particularidad de ser un edifico exento, lo que le dota de una magnífica presencia desde varios puntos de vista. Tras su imagen, perfectamente pulida, se encuentra el equipo de arquitectura, diseño, construcción e interiorismo de Destudio.

De hecho, para la rehabilitación de Ritmo Formentra, el proyecto se centró en eliminar palimpsestos y subrayar las arcadas de medio punto como el elemento característico del edificio. Un diseño curvo que se observa en numerosos rincos del edificio, desde los accesos a la terraza hasta los mismos cristales del baño.

interior ritmo

"Esta actuación tuvo también el objetivo de habilitar la cubierta en desuso e integrar el edificio en el entorno mediterráneo mediante el revestimiento de cal en toda la envolvente", explican desde el estudio. Especial mención merece también la parte más visible de esta intervención, es decir, la paleta de materiales empleados en el diseño de interior que rinde homenaje al carácter de la isla, donde lo natural y lo mediterráneo se integran bajo un todo con materiales como el barro, la madera o el mimbre.

'Ritmo' no solo es el place to be de Formentera, sino ese espacio en el que disfrutar, hasta el último momento, de las largas tardes de verano antes de que desaparezcan. ¿Te animas a probarlo?

Terraza en planta baja
1/4

Terraza en planta baja

El restaurante cuenta con una terraza en planta baja elevada sobre el nivel de la calle, a la que se le ha dado un tratamiento más urbano y sobre la que existe la intención de prolongarla hacia el interior de la planta maximizando la apertura de huecos de fachada y unificando el pavimento de ambas zonas. 

Fotografía: Luca Feller

Paleta de materiales naturales y mediterráneos
2/4

Paleta de materiales naturales y mediterráneos

La paleta de materiales empleados en el interior responde al carácter de la isla: solo se permite el uso de materiales naturales y típicamente mediterráneos como el barro, la madera, el yute, el terrazo o el mimbre. Estos materiales están presentes desde el pavimento (que con sus lúdicos despieces participa en las fiestas de los comensales) hasta el techo (donde paneles de mimbre cumplen funciones acústica y decorativa) pasando por la decoración.

Fotografía: Luca Feller

Aseos, tamizados tras una celosía de barro
3/4

Aseos, tamizados tras una celosía de barro

Como parte de la experiencia del cliente, se presta especial atención a los aseos, tamizados tras una celosía de barro, donde los arcos de medio punto vuelven a estar presentes en los espejos. El gran protagonista de este espacio es un gran lavamanos corrido a modo de abrevadero, realizado en terrazo, que al ser común obliga a interactuar a sus usuarios.

Fotografía: Luca Feller

Pérgola en la planta superior
4/4

Pérgola en la planta superior

En la planta superior se instala una gran pérgola realizada con madera de castaño y eucalipto, presente en muchas de las cercanas playas de la isla. Con ella, se tamiza la entrada del sol y se refuerza la presencia mediterránea. La decoración repite de nuevo el leitmotiv del empleo natural en materiales y también en colores -terracota, aguamar…-. Es esta planta la que cuenta con las mejores vistas de la puesta de sol desde el centro de la isla y es en ella donde se proyecta un juego de luces y música para, desde ese atardecer, animar el ritmo de la noche.

Fotografía: Luca Feller