La consultoría creative Masquespacio, creada en 2010 por Ana Milena Hernández Palacios y Christophe Penasse, ha presentado su último proyecto para la Residencia Universitaria Resa San Mamés, ubicada en el nuevo Complejo Termibus Bilbao, en el País Vasco.

La marca combina el marketing y el interiorismo, las distintas disciplinas de sus fundadores, para crear proyectos a través de su vision particular, basada en conceptos frescos e innovadores que han conseguido un reconocimiento continuo en el panorama del diseño, moda y estilo de vida.

Residencia para estudiantes en Bilbao

Se trata de un proyecto que empezó tras el encargo a Masquespacio por parte del Grupo Greystar – Resa, empresa líder en el sector del alojamiento de estudiantes, que consistía en desarrollar la estrategia visual para sus futuras residencias con el fin de obtener una imagen uniforme en sus nuevas aperturas.

Tras realizar el manual de marca, la empresa especializada en residencias para estudiantes encargó a Masquespacio el diseño de su segundo establecimiento en Bilbao.

“Durante la fase de desarrollo del manual de marca definimos, además de la estrategia visual, la esencia de las residencias de Resa”, explica Christophe Penasse, co-fundador de Masquespacio. En este sentido, “se destacó la necesidad de aumentar la posibilidad de que los estudiantes pudieran compartir experiencias juntos ‘en comunidad’ en el nuevo espacio”.

Distribución diáfana
1/3

Distribución diáfana

Así pues, se optó por crear un espacio con una distribución diáfana, conectando las diferentes áreas entre sí para potenciar esa idea de comunidad que caracteriza al proyecto.

Sin embargo y en zonas como las salas de estudio, se implementaron paredes de cristal flexibles que pueden cerrarse para mantener la sala en silencio y organizar eventos separados del resto de los espacios, pero siempre manteniendo la continuidad y la sensación diáfana gracias al vidrio de las paredes.

Diseño creativo
2/3

Diseño creativo

En referencia al diseño, se parte de la premisa de buscar una solución creativa para los espacios, pero haciéndolo con un propuesto limitado.

En este sentido, Masquespacio se involucró en la parte inicial de la construcción del edificio en la que se eligen los materiales, y lo hizo seleccionando acabados como ladrillos en las paredes u hormigón en el suelo para evitar la instalación de otros materiales que pudieran encarecer el proyecto. Se optó, también, por mantener las tuberías a la vista para generar un toque urbano en el conjunto del espacio.

De esta manera, se logró crear un look contemporáneo e industrial con una chispa de color que transforma la residencia en un lugar totalmente vivo y alegre.

Técnica color block
3/3

Técnica color block

En todo el proyecto se utilizó la técnica color block, utilizando colores diferentes para definir las distintas zonas del espacio.

Ana Hernández, directora creativa de Masquespacio, explica que “utilizando la técnica del ‘color block’ pudimos dotar el espacio de una fuerza visual a su vez que marcar una distinción por cada una de las zonas en este espacio abierto”.

Y precisamente la terraza de la residencia es una de las zonas donde más predomina esta técnica, tanto en los suelos como en las paredes y el mobiliario, con el objetivo de crear un impacto visual en los exteriores.