Foto: Edmund Dabney

En la capital de Baviera encontramos el último proyecto de Fettle Studio, el diseño del apartahotel Schwan Locke en el cual se ha recuperado la estética Kitsch más colorista. El estudio de arquitectura y diseño de interiores con sede en Las Ángeles y Londres ha realizado una rehabilitación general abarcando tanto los apartamentos de invitados y las suites, como el vestíbulo, la cafetería, el salón de invitados, el bar, el patio y el gimnasio.

Para la realización de este proyecto el estudio quiso transmitir la esencia más pura de la ciudad del sur de Alemania, epicentro industrial del país durante el último siglo y sede del movimiento Deutscher Werkbund, corriente arquitectónica y de diseño que ha servido como inspiración para la renovación de Schwan Locke. El objetivo del Werkbund, precursor de la Bauhaus, era combinar la producción en masa con la artesanía tradicional para hacer objetos que fueran funcionales y presentaran poca ornamentación, pero también fueran estéticamente agradables y estuvieran disponibles para las masas.

Así, los espacios creados por Fettle cumplen con estos principios a la vez que integran la estética de la marca Locke, la ubicación del hotel y el mundo moderno. ¿El resultado? Una interpretación modernista de este estilo icónico que se refleja en cada rincón del hotel, desde la carpintería del mostrador de la cafetería o el bar de la planta baja hasta en la mayoría de muebles e iluminación.

Foto: Edmund Dabney

Foto: Edmund Dabney

Primer hotel en Alemania

Un establecimiento ‘especial’ ya que se trata del primer apartahotel que la cadena abre en el país germano por lo que Schwan Locke quería convertirlo en un espacio acogedor donde lugareños y viajeros se sintieran como en casa, pero disfrutando de la esencia de la región bávara.

Como guiño, las obras de arte en todo el hotel se inspiran en las mujeres pioneras involucradas en el movimiento Werkbund, desde la fotógrafa y escultora Marianne Brandt hasta Lilly Reich, quien estaba en la junta directiva. La artista local Veronika Grenzebach ha reinventado sus retratos de una manera femenina utilizando una paleta de colores vibrantes. Estos se localizan en las diferentes habitaciones.

Una atmosfera de diversión que sea querido mantener con una colorida paleta como eje de la decoración tanto en las zonas públicas como en las privadas. Rojos, verdes, amarillos y azules que nos hacen revivir la era del movimiento modernista temprano. En el mobiliario se ha usado maderas ligeras, cromo y acero en contraste con la tapicería táctil de mohair. Todos los muebles, hechos a medida, se inspiran en díselos de principios del siglo XX. Una atmosfera retro culminada con piezas de diseño de marcas como Hay, Petite Friture & Tradition y Adico.

El vestíbulo
1/7

El vestíbulo

La intención de Fettle, por petición de los propietarios, era crear un espacio hogareño que hiciera a los viajeros sentirse ‘como en casa’. Para ello se ha otorgado a las estancias una estética acogedora y confortable con gran variedad de asientos que se adapten a las diferentes necesidades. También se ha cuidado la iluminación colocada en capas en toda la planta baja para poder adaptarla según la hora del día o al propósito que se vaya a destinar.

En el vestíbulo, Fettle ha aplicado tiras de espejo a las paredes que combinan con un suelo muy llamativo cuyo diseño se ha inspirado en la exposición del Deutscher Werkbund de 1914. En el techo, con un llamativo color verde, se han colgado una serie de mamparas y luces que se reflejan en los espejos creando el efecto de un espejo sin fin. Un espacio visualmente impactante que refleja por completo la estética del Deutscher Werkbund.

Foto: Edmund Dabney

Los apartamentos
2/7

Los apartamentos

Continúan con la narrativa conceptual de los espacios públicos con un atrevido acabado de pintura de dos tonos aplicada en las paredes. En verde o azul, contrastan con la tapicería utilizada para la cabecera, el sofá y los muebles del salón. Todos los apartamentos cuentan con una cocina integrada que se encuentra a la entrada de la estancia.

Foto: Lennart Wiedemuth

 

Las habitaciones
3/7

Las habitaciones

En cuanto a los dormitorios cuentan con un cabecero de mohair totalmente tapizado y una pared de bajo nivel que crea un estante donde exhibir las obras de arte y una variedad de plantas. Fettle, además, ha diseñado los gabinetes de roble y cromo a medida para las habitaciones, que incluyen mesitas de noche, un armario abierto y un aparador.

Dentro de cada habitación, los sillones cromados tapizados a medida se combinan con un sofá de mohair estriado que sigue la misma estética que la cabecera y las paredes de bajo nivel. Sobre los muebles del salón cuelga un colgante de tela fruncida y escalonada a medida que, junto con las luces de la pared de la mesita de noche, las lámparas de pie y la luz de la mesa, aportan la iluminación ideal para cada momento.

 Foto: Lennart Wiedemuth

Café y recepción
4/7

Café y recepción

Al lado del vestíbulo se sitúa la cafetería y recepción, con un amplio mostrador de mármol blanco y roble con detalles de paneles de relleno de ratán. Sobre este cuelgan tres colgantes de cristal opalino y cromado inspirados en el Deutscher Werkbund.

 Detrás del mostrador la pared está revestida con un mosaico hexagonal blanquecino, mientras el resto de paredes muestran un acabado de yeso crudo. Esta paleta más simple contrasta con el techo pintado en un tono verde brillante. Los asientos de la cafetería colocados hacia el frente del espacio incluyen sillas de madera y mesas con tablero de mármol que se apoyan en los asientos tipo banqueta de color naranja quemado con un cojín de respaldo cilíndrico bajo.

En cuanto a la iluminación, unos apliques giratorios contemporáneos y unos candelabros ofrecen la luz necesaria. Como se ve en las otras áreas del hotel, las obras de arte de Veronika Grenzebach cuelgan por todas partes.

El café también incluye una despensa que permite a los huéspedes elegir entre una cuidadosa selección de productos locales que pueden probar tanto en las áreas públicas como comprar para llevar a su apartamento y cocinar ellos mismos.

 Foto: Edmund Dabney

El salón
5/7

El salón

Pasando la despensa, los huéspedes llegan al salón y más allá, al bar. El suelo de roble va desde la cafetería uniendo los espacios; sin embargo, las paredes en este espacio están pintadas en un tono blanquecino de alto brillo inspirado en el movimiento alemán. Una gran mesa de trabajo en roble natural y una variedad de muebles de salón tapizados en cuero de colores, mohair y telas estampadas contrastan con los acabados arquitectónicos más simples y proporcionan alegría al espacio.

Un par de puertas dobles conducen desde el salón y el bar hasta las terrazas del patio, uniendo el interior y el exterior del hotel. Los zócalos en el bar y el salón están pintados en una combinación de un rojo intenso y los espacios se iluminan con unos sencillos apliques de pared de metal negro y vidrio opalino redondos, así como una colección de colgantes de características que se hicieron a pedido de Zeitlos. Piezas que fluyen entre el bar y el salón y nos ayudan a unificarlos.

Foto: Edmund Dabney

El bar
6/7

El bar

La barra, hecha a medida centra la atención de todo el espacio con una encimera en mármol blanco y un mostrador con nervaduras de madera, así como un pórtico cromado con detalles similares al espacio de la despensa. Alrededor de la barra, las baldosas geométricas verdes, blancas y negras contrastan con el piso de madera y separa la barra del resto de la estancia. Los taburetes son cromados y tapizados con un diseño personalizado.

Los acabados utilizados en el bar son una continuación de los del salón, sin embargo, el color de la pintura de la pared de alto brillo blanquecino aumenta en saturación convirtiéndose en un tono rosa sutil, mientras que el techo cambia del gris pálido utilizado dentro del salón a un rojo intenso que también se utiliza en zócalos.

Foto: Edmund Dabney

El patio
7/7

El patio

Su zona más especial es el gran patio central al que se puede acceder tanto desde la cafetería como desde el bar y las áreas de descanso. Los acabados dentro del patio son limpios y simples e incluye diferentes tipos de pavimento de piedra. El mobiliario es muy variado ofreciendo diferentes tipos de sofás y sillas exteriores, todos tapizados con una mezcla de divertidas telas. La iluminación se logra con luces de poste y festones que crean una animada atmósfera.

Foto: Edmund Dabney