Bueno, y no hablemos sólo de la medida, al dilema de escoger una alfombra también se suman el color, el tipo, la textura y muchos otros aspectos a tener en cuenta. Hoy, aprovechando que ya parece que se va asentando el otoño y las temperaturas empiezan a invitarnos a pisar sobre suelos blanditos y cálidos, hemos decidido centrarnos en la cuestión de cómo elegir la medida correcta de tu alfombra, ya que según la estancia donde la vayamos a colocar o el uso que le queramos dar, ésta puede cambiar radicalmente.

A menudo, cuando se trata de escoger una alfombra, solemos optar por aquellas que ya están confeccionadas y que tienen unas medidas específicas ya que nos facilitan mucho el trabajo de tener que medir el tamaño que mejor se ajusta al espacio del que disponemos, pero lo cierto es que las alfombras a medida nos pueden proporcionar optar por un abanico mucho más amplio de posibilidades y adaptar aquél diseño que tanto nos gusta a cualquier espacio de la casa.

Las alfombras no son sólo un complemento que otorga calidez y ese matiz decorativo tan acogedor a nuestras estancias, sino que además nos sirven para delimitar un espacio dentro de un espacio. Es decir, dentro de un lugar delimitado, como podría ser una habitación, la alfombra actuará como segundo delimitador de subespacios, como nuestra zona de trabajo, el comedor, la zona de estar, etc. Por eso, escoger una alfombra más grande o pequeña puede determinar el éxito de la decoración de nuestras estancias.

¿Cómo influyen las alfombras en nuestra decoración?

El peso y el poder de una alfombra en nuestra decoración es mucho más grande de lo que podamos imaginar, y puede influir en ella de varias maneras:

  • Tanto el tono como el color actúan como reguladores de la temperatura visual de nuestra estancia.
  • Su diseño y estampado regulan cómo se perciben las dimensiones del espacio.
  • Su textura y material actúan como reguladores de la calidez del ambiente.

A todo esto, además, hay que sumarle el tamaño, que actúa como director visual e indica a nuestro cerebro de qué forma están distribuidas nuestras estancias. Las dimensiones de nuestra alfombra, además, nos ayudan a acentuar los volúmenes de nuestros muebles y a realzar elementos específicos (estatuas, plantas, otros muebles, etc.) y a ordenar nuestros espacios.

Esa gran versatilidad resulta muy útil, por ejemplo, cuando queremos dar un cambio a la decoración de nuestra casa, pues en muchas ocasiones basta con cambiar la alfombra y mover los muebles de sitio, una solución mucho más práctica, estaréis de acuerdo, que tener que comprar muebles nuevos, pintar paredes o tirar tabiques.

Y entonces, ¿cómo elegir la medida correcta de una alfombra? Os preguntaréis. Son muchos los consejos que os podríamos dar, ya que este factor varía enormemente según factores como el espacio del que disponemos, aquello que queramos resaltar de nuestra decoración, el tipo de ambiente que busquemos crear… En Interiores hemos investigado un poco y hemos recogido para ti los 7 principios para escoger una alfombra a medida:

Las 7 reglas de oro para elegir la medida de tu alfombra

Antes de encargar, asegúrate de medir
1/7

Antes de encargar, asegúrate de medir

Nunca compres una alfombra a ojo, porque muchas veces las apariencias engañan y, pese a que quizás os hayáis convencido a vosotros mismos de que os conocéis las dimensiones del comedor al dedillo, cuando arriesgamos en estos temas siempre acabamos por llevarnos alguna sorpresa non grata.

Haz una simulación previa
2/7

Haz una simulación previa

Un truco muy recomendable es delimitar el espacio que va a ocupar nuestra alfombra con cinta de carrocero, o incluso recrear una pieza a tamaño real con toallas, trapos viejos o papel y colocarla donde queramos poner nuestra alfombra. Esto nos dará una idea mucho más aproximada del aspecto que tendrá.

En cuestión de alfombras, el tamaño sí importa
3/7

En cuestión de alfombras, el tamaño sí importa

Si no estamos seguros sobre las medidas, siempre es mejor optar por un poco más que un poco menos, ya que si la alfombra es demasiado pequeña se perderá en las inmensidades de nuestro suelo. Pero, por otro lado, tampoco conviene pasarse de grande, pues lo que buscamos es crear espacios, no devorarlos con la alfombra.

No te limites a las medidas estándar
4/7

No te limites a las medidas estándar

Existen en el mercado infinidad de alfombras de todo tipo y medias, pero muy a menudo no encontramos la que queremos. Así que no te resignes: abandona la zona de confort de las alfombras prediseñadas y lánzate al mundo de las hechas a medida. ¡No te arrepentirás!

¡No te olvides de las puertas!
5/7

¡No te olvides de las puertas!

Asegúrate de que, si planeas colocar alguna alfombra cerca de una puerta, ésta pueda pasar por encima sin problemas. Para asegurarte de ello, una buena solución son las alfombras de vinilo, ultra finas, fáciles de limpiar y con cientos de diseños a elegir.

Piensa en redondo
6/7

Piensa en redondo

Si ves que no acabas de dar con el tamaño justo para tu alfombra, intenta pensar en redondo, pero recuerda que las alfombras redondas siempre quedan mejor si se ven enteras (no coloques demasiados muebles encima) y que suelen quedar más pequeñas de lo que te imaginas en un inicio.

Decide si quieres que se adapten a la forma de tu habitación
7/7

Decide si quieres que se adapten a la forma de tu habitación

Si la estancia donde la quieres colocar es cuadrada, opta por una alfombra cuadrada; si es alargada, por una alfombra alargada; si quieres destacar una mesa redonda, por una alfombra redonda… Siempre hay excepciones a la regla, pero si no acabas de decidirte, esta premisa suele funcionar bastante bien.