Como siempre nos recuerdan Marie Kondo y las corrientes minimalistas, el orden en casa no es una cuestión de metros libres donde poder almacenar un montón de objetos sino un reflejo de nuestra capacidad de organización y de priorización. Saber vivir con menos objetos es, lógicamente, muy útil a la hora de mantener nuestra casa bien limpia y ordenada, pero lo es todavía más la forma en la que seamos capaces de optimizar nuestro espacio, tenga los metros cuadrados que tenga.

De entre todas las estancias de la casa, una de las que suele generarnos más caos es la cocina. Por su multifuncionalidad, es fácil que acabemos cocinando, comiendo, trabajando, jugando con los niños o tendiendo la ropa de la lavadora en un mismo espacio que puede acabar pareciendo una jungla en la que reina el desorden más absoluto. Algo que todavía se ha incrementado más en los últimos meses durante los cuales la mayoría hemos tenido que trabajar desde casa y cuidar a la vez de pequeños y mayores.

Sea como sea, los expertos en orden del Instituto Silestone nos recomiendan seguir cuatro normas básicas a la hora de organizar y optimizar nuestro espacio en la cocina, más allá de las múltiples funciones que le atribuyamos, del número de personas que vivamos en casa o del espacio que ocupa esta estancia. ¡Vamos a repasarlas!

Encimeras siempre despejadas
1/4

Encimeras siempre despejadas

Foto: IKEA

Aunque seas muy cocinitas y tengas mil y un aparatos de cocina, es importante que hagas el esfuerzo de mantener siempre las encimeras lo más libres posibles, sin cargarlas con la cafetera, la batidora, frascos con infusiones, instrumentos para cocinar, etc. Prioriza en exclusiva aquello que utilices a diario (como el aceite para cocinar, el jarrón del agua y poco más), pero mantén bien guardadas tablas de cortar, cuchillos, tazas y otros utensilios de uso frecuente en lugares accesibles.

 Puedes, por ejemplo, utilizar colgadores para colocar utensilios o tazas o dejar libre una pared de la cocina para colocar una barra donde colgar pequeños accesorios de uso cotidiano.

Agrupa, organiza y guarda los utensilios
2/4

Agrupa, organiza y guarda los utensilios

De poco nos va a servir mantener la encimera despejada si luego no somos capaces de localizar fácilmente cada utensilio de cocina. La forma más eficiente de organizar todos los objetos es agruparlos por categorías: empieza por la vajilla y la cristalería, colócalas juntas y organízalas por tamaños, apilando los vasos de dos a tres, apoyando las copas por la base, guardando los cubiertos en cuberteros, etc. También puedes utilizar gaveteros con pivotes de madera para tener la vajilla a la vista, y ordenada dentro del cajón.

Si tienes armarios rinconeros o profundos, una gran opción para aprovechar más el espacio es contar con bandejas extraíbles que te permitirán acceder a los elementos de cocina de forma más rápida y ordenada.

Despensa con alimentos bien organizados
3/4

Despensa con alimentos bien organizados

Además de los utensilios de cocina, los alimentos también deben estar organizados por categorías. En el artículo “Cómo organizar eficientemente la despensa de tu cocina” te contamos todo tipo de trucos para sacar el máximo partido a tu espacio y conservar adecuadamente los alimentos que no van a la nevera.

Entre otras cosas que puedes hacer, conviene guardar los alimentos secos en botes de cristal y etiquetarlos, establecer una jerarquía por utilidad y tipo de alimentos, agrupar con cestas o utensilios de almacenaje, poner lo nuevo detrás (con el fin de evitar que los alimentos caduquen o que acabemos sobrecomprando productos que ya teníamos), aprovechar los espacios de las puertas y las paredes, hacer siempre la lista de la compra e intentar no acumular en exceso.

Utilizar y guardar
4/4

Utilizar y guardar

Aunque parezca una tontería, esta es la auténtica regla de oro que vale la pena aplicar en todos los espacios de casa para evitar la acumulación de objetos: justo después de utilizar algo, límpialo y guárdalo en su sitio. Recuerda que no es lo mismo destinar diez segundos a guardar un solo objeto que esperar al fin de semana y tener que destinar veinte minutos a devolver a su lugar cada objeto.

Si sigues esta regla al pie de la letra, ¡te garantizamos que tu casa se mantendrá limpia y ordenada durante mucho más tiempo y que tú te sentirás más cómodo y en paz!