Con el buen tiempo, la vida se traslada al exterior. Y en esta vivienda costera, las fronteras in&out se difuminan, estableciendo una relación fluida y amigable entre ambas, que fomenta un estilo slow, donde desconectar, leer el libro que tenías pendiente, relajarte a la sombra o recuperar el placer de las largas sobremesas. Construida en los años 70, en Calella de Palafruguell, un precioso pueblo de la Costa Brava, esta casa se ha convertido en el refugio perfecto para una familia numerosa, gracias a la reforma del estudio de Isabel López Vilalta + Asociados. Un proyecto que nace del deseo de los propietarios de actualizar y adaptar la vivienda a las necesidades familiares, respetando la estructura arquitectónica existente y dotándola de mayor confort. 

El espacio interior se ha conectado con los exteriores de manera que ‘abrazan’ la casa tanto por el norte como por el sur

 

El exterior se convierte en parte fundamental del proyecto y del día a día de los propietarios, por eso cada rincón está estudiado y proyectado para ofrecer su mejor versión. Así, en la cara sur se encuentra el patio, pensado para disfrutar de cenas familiares de verano y comidas durante los meses menos cálidos con una gran mesa y banco de cerámica esmaltada típica de la zona como protagonistas. En un lateral y, protegidas por una celosía de ladrillo visto, se puede disfrutar de una ducha al aire libre y una práctica fuente, donde quitarse la arena al volver de la playa.

Al cruzar el patio, que está directamente conectado con la cocina a través de una ventana pasaplatos, nos adentramos en el espacio común de la vivienda, que aglutina cocina, comedor y salón, hasta llegar al jardín interior.  Mientras que la planta superior alberga cuatro dormitorios y dos baños. 

Cocina abierta
1/11

Cocina abierta

Distribuida en L y con una isla central abierta por uno de sus lados, aúna el encanto de las cocinas de antes con la funcionalidad y la comodidad de las actuales. De obra y con puertas de madera, los electrodomésticos se han colocado en columna. Foto: Salva López

Comedor adosado a una isla
2/11

Comedor adosado a una isla

La cocina es el corazón del interior de la vivienda, ya que forma parte del espacio común, que aglutina al salón y al comedor. Al tratarse de una sala rectangular, se ha optado por colocarlo adosado a la isla. Una solución muy práctica que libera espacio en la mesa, brindando una superficie de apoyo extra, para dejar los platos, los postres o las botellas. Foto: Salva López

Rincón del salón
3/11

Rincón del salón

La madera de pino y las fibras vegetales toman el estar, creando un rincón cálido y acogedor, donde refugiarse en las horas más calurosas del día. El estudio IsabelLopezVilalta + Asociados ha logrado que el mobiliario original quede totalmente integrado, consiguiendo que "el desafío de adaptar estas piezas cuidadas y seleccionadas se convierta en un punto fuerte del proyecto".  Foto: Salva López

Bajo el porche
4/11

Bajo el porche

Conectado con el interior de la vivienda mediante unos grandes ventanales correderos, que amplían los metros del espacio común, permiten el paso de la luz durante el día y se cierran con unas contraventanas mallorquinas por la noche o al terminar el verano, el porche se ha vestido con una mesa redonda y cuatro sencillas sillas de madera, que ganan encanto gracias a la pintura blanca. La lámpara Santorini de Marset es el broche perfecto del conjunto. Foto: Salva López

Piscina con vistas
5/11

Piscina con vistas

La piscina se ha construido en un lugar privilegiado, con vistas al mar y al pueblo de Calella de Palafruguell, lo que proporciona un plus de encanto al momento del baño. Su suelo de madera tratada, se integra a la perfección en el paisaje natural. Foto: Salva López

Ducha con fuente
6/11

Ducha con fuente

Escondida tras una celosía de ladrillo, se ha ubicado una ducha al aire libre, muy práctica para quitarse la sal al volver de la playa o refrescarse tras tomar el sol, con una fuente con dos pilas, una especialmente pensada para la arena de los pies. El diseño hace un guiño al ambiente natural chic que se respira. Foto: Salva López

Comedor exterior
7/11

Comedor exterior

Una gran mesa y banco construidos con cerámica esmaltada típica de la zona crean un comedor al aire libre tan práctico como bonito. Sus dimensiones XL y el banco, que proporciona más número de asientos ocupando menos espacio, permiten un gran número de comensales para celebrar comidas familiares y reuniones con amigos. Foto: Salva López

Dormitorio principal
8/11

Dormitorio principal

El cabecero de pino con mesillas integradas saca partido a las dimensiones del dormitorio de matrimonio, al igual que la balda sobre la cama. Vestido con tejidos naturales, el original techo acapara gran parte de las miradas y contribuye a reforzar la sensación de calidez. Foto: Salva López

Habitación infantil
9/11

Habitación infantil

La habitación infantil se ha vestido con camas nido, diseñadas por el estudio de Isabel López Vilalta + Asociados, una solución muy práctica en estas estancias, ya que aprovechan al máximo el espacio y ofrecen sitio para guardar. El techo amarillo, cada dormitorio lo tiene de un color, aporta el toque fresco y desenfadado que 'pide' cualquier cuarto donde duermen y hacen vida los más pequeños de la casa. Foto: Salva López

Habitación para dos
10/11

Habitación para dos

El naranja se apropia de este cuarto, en total la vivienda tiene cuatro, tanto en la ropa de cama como en el techo, rompiendo la austeridad decorativa del espacio. Al combinarlo con paredes y sábanas blancas, se logra rebajar su intensidad, sin perder calidez. El detalle del ventilador pone el toque vintage, muy acorde con el estilo del resto de la casa. Foto: Salva López

Cuarto de baño
11/11

Cuarto de baño

Totalmente reformado, su diseño logra sacar partido al espacio creando un cuarto de baño familiar, que puede usarse por dos personas a la vez. Revestido con azulejos en verde claro, un color refrescante y ligero, posee un cómodo lavamanos doble y un gran espejo, que expande la luz y los metros. Foto: Salva López