En esta época del año los hogares españoles afrontan el mayor consumo energético. En concreto, la media de gasto en energía del hogar por habitante es de 990 euros anuales, siendo la calefacción la principal destinataria del gasto, que representa casi la mitad de todo el consumo. De hecho, el 20% de la energía que se consume en toda España está destinada a los hogares, según datos de Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (IDAE).

Según datos de Nemuru, la primera fintech de préstamos para reformas del hogar, si estas son ecoeficientes permiten ahorrar hasta un 30% de media en facturas, lo que supone casi 300€ al año. El cofundador de la compañía, Pere Monràs, habla del creciente interés por este tipo de reformas.

La concienciación ecológica de los ciudadanos ligada con la eficiencia energética, así como la búsqueda de un mayor confort en el hogar han hecho que las reformas ecoeficientes se hayan incrementado en los últimos años

Reformar en invierno implica invertir en la vivienda para conseguir un hogar más cálido y eficiente energéticamente. Cambiar las ventanas con doble acristalamiento, aislar térmicamente la vivienda, instalar una caldera de condensación y utilizar dispositivos domóticos hacen que el ahorro para el usuario sea significativo en la factura.

Consejos para proteger la vivienda del frío

Calefacción
1/6

Calefacción

La mayoría de casas pueden sufrir pérdidas de calor debido a un aislamiento térmico insuficiente. Los parques inmobiliarios en España están muy envejecidos, y es habitual que las viviendas tengan diversas carencias y las fugas de calor son comunes enzonas como fachadas, ventanas o tuberías. Una de las opciones a tener en cuenta para evitarlo, es el cambio de una caldera tradicional por una caldera de condensación. Este tipo de sistemas de calefacción ahorran energía, gastan menos y reducen hasta en un 26% las emisiones de gases contaminantes.

Techo y tejado
2/6

Techo y tejado

El 30% de la temperatura de la vivienda se pierde por el tejado. Las reformas para mejorar el aislamiento de las viviendas implican realizar obras de acondicionamiento en la parte superior de las casas. Una manera eficaz de aislar el techo es utilizar capas de diferentes materiales como poliestireno expandido fijados a la cubierta. Por su parte, la lana mineral es otro material útil para aislar los techos, puesto que tiene componentes aislantes acústicos e ignífugos.

Aislamiento térmico
3/6

Aislamiento térmico

Instalar burletes en las puertas y ventanas o sellar los marcos son algunas de las medidas más básicas que se pueden tener en cuenta a la hora de mejorar el aislamiento de una vivienda. Para la fachada exterior, en caso de que la vivienda solo tenga un muro, se puede incorporar unas planchas de yeso laminado e incluso incorporar porexpan entre el muro y la pared para evitar las fugas de calor. Y con el fin de evitar la condensación de agua, otra medida es incluir láminas de aluminio.

 

Domótica en el hogar
4/6

Domótica en el hogar

La incorporación de elementos domóticos en el hogar permite gestionar de forma eficiente y a distancia elementos como electrodomésticos, calefacción o iluminación. Estos aparatos inteligentes permiten monitorizar los consumos y tener un control real sobre el gasto. Por ejemplo, con los enchufes inteligentes, que permiten controlar el apagado y encendido de cualquier aparato que conectamos a ellos, se puede ahorrar hasta un 10% en electricidad.

Suelos
5/6

Suelos

El suelo es otra de las zonas donde se pierde gran parte de calor. Los elementos más aislantes son las tarimas de madera, y además hacen el hogar más confortable. Otra opción es instalar una calefacción con suelo radiante que reparte el calor de manera eficiente por todo el hogar. Este tipo de calefacción con suelo radiante necesita alcanzar una temperatura de 29 grados, mientras que los radiadores convencionales precisan ser calentados más, por lo que este sistema permite ahorrar un 20%.

Electrodomésticos de bajo consumo
6/6

Electrodomésticos de bajo consumo

Usar electrodomésticos con alta eficiencia energética favorecen al medio ambiente y contribuyen a ahorrar de manera significativa en la factura de la luz. Frigorífico, lavadora, secadora, televisor, horno, vitrocerámica, lavavajillas y microondas, son los electrodomésticos que más gastan. Las etiquetas energéticas vienen delimitadas por la A a la G, de mayor a menos eficiente. La clase A es la más eficiente y permite ahorrar al mismo tiempo que se cuida el planeta haciendo un menor uso de los recursos.

Existen otras acciones que se pueden realizar en casa para ahorrar como reemplazar las bombillas tradicionales por otras de bajo consumo o led, poner alfombras y cortinas para absorber puntos fríos, utilizar grifos eco o cisternas con doble descarga para ahorrar agua.