El proyecto ‘Avenida de la Buhaira’ fue un encargo de una familia con tres hijos para la interiorista Arancha Mato. La familia, que se mudó de un chalet a las afueras de Sevilla a un piso de cinco habitaciones y de nueva construcción en una de las zonas más céntricas de la capital andaluza, tenía como objetivo de la reforma lograr un hogar sereno, agradable, ordenado y con un gran cambio respecto al estado original de la vivienda.

Un cambio que el estudio de interiorismo realizó a la perfección, optimizando a máximo el espacio de cada una de las estancias y creando un conjunto en armonía.

Entre otras de las peticiones de la familia destaca el hecho de que buscaban una cocina que estuviera totalmente integrada en el salón, pero que no condicionara a la hora de aportar calidez a la zona de la sala de estar.

Cocina en blanco
1/5

Cocina en blanco

Por eso, se escogió el blanco lacado como color base de la cocina que combinó con un porcelánico en el mismo color, que vistieron el gran espacio que se generó para hacer de la cocina un espacio totalmente funcional para compartir con familia e invitados.

En la cocina, los taburetes de la marca 'Inclass' son ligeros y cómodos y están tapizados en bicolor. Las luces de techo colgantes las firma la maca ‘Aromas de Campo’, y los cuadros de Maira Rein se utilizan para diferenciar las estancias de salón y cocina.

Comedor con la madera como protagonista
2/5

Comedor con la madera como protagonista

En la zona de comedor se instaló una mesa de madera reciclada con unas dimensiones de 200x100 cm, combinada con unas sillas de estructura metálica de varilla, también de la firma Inclass.

A su lado, se alza un mueble vitrina en chapa de roble y acero lacado en negro, que no solo destaca por su funcionalidad al contar con capacidad de almacenaje de mantelería, vajilla y cristalería, sino que también oculta uno de los radiadores del salón.

Salón a medida
3/5

Salón a medida

En el área destinada al salón descansan dos sofás de tres plazas desenfundables hechos a medida y trazados en línea, además de una mesa hecha por el estudio de estructura metálica y gres porcelánico de gran formato. Completan la zona dos pequeños sillones tapizados con una tela geométrica de James Malone en color antracita y blanco. Junto a uno de los sofás se alza una lámpara de pie con pantalla en terciopelo de ikat, y al lado de esta, erizos en la pared a modo de decoración.

El mueble de televisión frente al que se crea el espacio de descanso en la sala de estar también está diseñado por el estudio con madera de roble y laca gris.

Finalmente, al fondo de la estancia se encuentra una pieza singular en madera envejecida y blanqueada al lado de los grandes ventanales del salón que proporcionan gran luminosidad natural.

Dormitorios con ambientes personalizados
4/5

Dormitorios con ambientes personalizados

El primer paso a realizar en la zona de dormitorios fue crear una distribución de manera que los espacios contaran, además de la zona de descanso, un área de estudio que encajara con las camas y zonas de armarios. Otro de los objetivos era crear una atmósfera y ambiente acorde con la personalidad de cada uno de los hijos, teniendo en cuenta los colores favoritos, las aficiones, etc.

Y así se definieron los espacios, haciéndolos funcionales en sintonía con el resto de la casa y que reflejaran la personalidad de cada hijo. Es por eso por lo que los muebles están hechos a medida, los escritorios en chapa de roble y laca y papel vinílico imitación textil en colores gris, azul y verde para el hijo mayor, mediano y pequeño, respectivamente.

Dormitorio principal
5/5

Dormitorio principal

Por último, en el dormitorio principal se empezó por el cabecero, que cuenta con una tela geométrica en tonos grises. A su lado y en modo de decoración descansan en la pared apliques nenúfares en dorado envejecido. Al lado de la cama, mesitas de noche lacadas en negro con patas agujadas diseñadas por el propio estudio.

La cómoda de la cama ya la tenían los propietarios en su anterior vivienda, y se completa con cojines en animal print que sirven como elemento rompedor de los tonos neutros. Finalmente, la pared, al igual que en el resto de dormitorios, se viste de papel vinílico en imitación textil.