La idílica Costa Brava vuelve a ser el marco para un nuevo y magnífico proyecto de reforma con sabor a mar. Esta vez, de la mano de la interiorista Isabel Balaguer del estudio de interiorismo barcelonés Vermell032, que firma esta rehabilitación integral de una vivienda unifamiliar ubicada precisamente en una preciosa cala de la provincia de Gerona, con unas vistas increíbles que te darán ganas de que el verano no termine nunca.

En la reforma, el estilo rústico y marinero se ha implantado en grandes espacios abiertos y muy bien comunicados a través de los cuales se expande la maravillosa luz natural que entra directamente desde el Mediterráneo, y a través de grandes ventanales y espacios de exterior que culminan la fachada de todas las plantas de la casa. Y es que, aunque los interiores de la vivienda son de revista, los exteriores son sin duda el gran valor añadido de esta casa de cuatro plantas y de vistas realmente privilegiadas en una de las zonas más bonitas de la costa catalana.

Mantener este espíritu marinero, pero sin excesos y con mucha frescura y con mucho color, han sido las grandes consignas que ha perseguido la interiorista a la hora de proponer también el estilismo de esta reforma, en la que los materiales han sido seleccionados cuidadosamente con el fin de mantener un buen diálogo entre el interior y el exterior. Así, los materiales naturales juegan también un importante papel en los distintos rincones de la vivienda y, si en la planta baja se ha optado por el uso de suelo cerámico junto a muebles de obra combinados con madera natural, la escalera que conduce a las plantas superiores arranca con un primer tramo de obra, también en cerámica y madera de roble, y continúa hasta la planta dos, con huellas voladas soportadas en una estructura lateral de hierro pintado.

Una coherencia que también viene reforzada por la gama cromática imperante que, como apreciamos bien en todas las fotografías, va desde los tostados y ocres a los blancos rotos y a los azules en distintas tonalidades y texturas.  

Cocina con sabor a mar
1/6

Cocina con sabor a mar

La cocina se encuentra en la segunda planta de la casa y está separada del salón por la escalera. En este caso, la interiorista optó por un mobiliario de carpintería que combina el lacado y el pino pintado y que proporciona textura y a la vez calidez.

El azul turquesa, por su parte, es el encargado de aportar frescura y color que, junto a los muebles altos, consiguen un precioso efecto de espejo y de reflejo del mar.

Un ambiente que reproduce la calidez de la playa
2/6

Un ambiente que reproduce la calidez de la playa

Los dormitorios se encuentran en la planta 1, donde el pavimento es un parqué de roble cepillado y blanqueado, con mucha textura, buscando la calidez de la arena de playa. Las puertas de paso y los armarios son de madera de abeto con delgas cepilladas y blanqueadas.

Suite mirando al mar
3/6

Suite mirando al mar

El dormitorio suite está dispuesto mirando al mar. El cabezal de cama hace de separador con la zona de lavamanos del baño. La ducha y el inodoro se encuentran independientes y situados tras los cristales traslúcidos.

Baño con azulejos marineros
4/6

Baño con azulejos marineros

Tal y como dicta el estilo marinero, para el baño se han optado por unos preciosos azulejos turquesas, que maximizan también el ambiente a mar, combinados con más materiales naturales, como la cerámica o el mimbre.

Una terraza directa al mediterráneo
5/6

Una terraza directa al mediterráneo

Este maravilloso espacio se prolonga desde la planta de la cocina abierta y del salón, desde donde los propietarios de la vivienda pueden disfrutar de una de las vistas más bonitas de la cala. Además, con un daybed donde poder descansar y una larga mesa pensada para aprovechar las largas cenas de verano.

Una terraza solárium de lujo
6/6

Una terraza solárium de lujo

Otro de nuestros rincones favoritos de esta reforma es sin duda el espacio al que accedemos a través de una escalera de un solo tramo: el solárium, una terraza prevista con una ducha y una pileta, perfecto para relajarse, tomar el sol, refrescarse y disfrutar de la paz y de la belleza del imponente lugar.