La interiorista Pia Capdevila firma la reforma de un piso de 130 metros cuadrados ubicado en la calle Muntaner de Barcelona. Se trata de un proyecto en una vivienda interior, con muy poca luz natural y con una planta de formas triangulares complejas, por lo que se optó por una reforma integral con los objetivos de replantear una nueva distribución coherente, por un lado, y llevarla a cabo de manera que lograra sacar el máximo partido a la poca entrada de luz natural del inmueble, por otro. Todo ello, generando un cambio de look radical.

La principal entrada de luz se ubicaba en el salón, pero la antigua distribución no permitía que llegara hasta las habitaciones. Como solución, la interiorista eliminó el máximo de tabiques y todos los cerramientos necesarios proponiendo una redistribución que permitiera la entrada de luz.

Desde la entrada de la vivienda nos encontramos con dos espacios: a la izquierda, pasados los armarios empotrados, se encuentra la zona de la noche con los dormitorios y los baños. Por otro lado, a la derecha y tras el mueble del recibidor se ubica un pasillo que conduce a la zona de día formada por el salón, el comedor y la cocina.

Recibidor
1/9

Recibidor

Nada más entrar en la vivienda nos encontramos con una zona de recibidor con un claro aumento de almacenaje: los dos grandes armarios de puertas dobles que dirigen hacia la zona de noche se convierten, en sentido contrario, en un mueble de recibidor que incluye zapatero y que nos dirige hacia la zona del día.

En este sentido, el objetivo de este diseño hecho a medida fue dividir visualmente la zona de día y de noche, a la vez que proporcionar más espacios de almacenaje.

Fotografía: Èric Pàmies

Zona de día
2/9

Zona de día

La zona de día comprende el salón y el comedor en un gran espacio diáfano y la cocina. Se accede al área mediante el pasillo que sale desde el recibidor, y la clave de la reforma en esta zona fue la eliminación de todos los tabiques con el objetivo de lograr una sala de estar abierta y amplia que pudiera recibir toda la iluminación de la única entrada de luz natural con la que cuenta esta parte de la casa.

Para conectar la zona del salón con la zona de paso, se diseñó un banco a medida que abraza el cerramiento de las paredes de la cocina conectadas con cristal y que, a su vez, funciona como asiento para la mesa del comedor.

Fotografía: Èric Pàmies

Nueva cocina
3/9

Nueva cocina

En el caso de la cocina, se partía de un espacio muy grande en comparación al resto de la vivienda, aunque muy poco funcional. Por esta razón, Capdevila optó por cambiarla completamente eliminando varios elementos y convirtiéndola en una estancia, aunque más pequeña, mucho más funcional. Además, gracias a la reducción del espacio destinado a esta estancia, se consiguió albergar comedor, cocina y la zona de entrada desde el pasillo en un mismo espacio.

Fotografía: Èric Pàmies

Diseño cómodo y funcional
4/9

Diseño cómodo y funcional

Debido a la forma de la planta de la vivienda, la nueva cocina sigue teniendo una forma extraña, aunque ahora se aprovechan todos los rincones de manera que se crea un diseño funcional y cómodo. Asimismo, el gran ventanal abierto al salón logra que la luz del salón entre directamente en la estancia y genera una continuidad visual.

En esta estancia se optó por utilizar un pavimento cerámico de imitación roble para seguir la continuidad del resto de la vivienda. En cuanto al mueble de la cocina, está diseñado con acabado en laca color arena, y la encimera de Silestone en color blanco Zeus. Finalmente, para las paredes se escogió un baldosín blanco y se usaron colores claros en el conjunto para sumar luminosidad.

Fotografía: Èric Pàmies

Comedor
5/9

Comedor

El comedor se sitúa en la zona de acceso desde el pasillo al salón, enfrente de la cocina y apoyado directamente en la pared que la cierra. Además, el banco del comedor contiene un arcón, que hace las funciones de almacenaje.

En cuanto a la decoración, aparece el hierro como uno de los materiales principales en la lámpara y las patas de la mesa, que contrasta con denotaciones más clásicas de las sillas de comedor de estilo Luis XVI.

Al lado del comedor, la interiorista diseñó un armario a medida que integra lavadora y secadora, además de un espacio de almacenaje para la plancha y los utensilios de limpieza.

Fotografía: Èric Pàmies

Salón bañado de luz natural
6/9

Salón bañado de luz natural

El espacio que antes conformaba el salón y el comedor ahora es ocupado solamente por la zona de estar, ganando amplitud y permitiendo la colocación de un gran sofá de cinco plazas.

La clara protagonista de esta estancia es la madera de roble que, como material natural, combina con las paredes pintadas en colores piedra contrastada con blancos para potenciar la luz. El resto de accesorios decorativos se escogieron en ocres y marrones con el objetivo de aportar calidez al conjunto.

Fotografía: Èric Pàmies

Zona de trabajo
7/9

Zona de trabajo

Una de las necesidades claras que trasladaron los clientes a la interiorista era una zona para el teletrabajo. Para crearla, la interiorista creó una pieza de escritorio hecha a medida que se ubica a continuación del mueble de la televisión, y se colocó estratégicamente en el punto más cercano a la ventana para que gozara del máximo de luz natural.

Fotografía: Èric Pàmies

Baño
8/9

Baño

Entrando en la zona de noche, después de los armarios del recibidor, encontramos uno de los baños de la vivienda. Al ser un baño para compartir, era importante ganar espacio útil. Para lograrlo, la interiorista redistribuyó todos los elementos del espacio y diseñó un mueble a medida con mucha capacidad de almacenaje y con sobre y lavamanos de resina blanca. Siguiendo esta línea, los espejos también fueron diseñados con armarios para obtener más espacio de almacenaje.

La totalidad de los materiales y acabados se escogieron en la misma gama cromática que el resto de la casa, buscando una armonía general. Pasa lo mismo con el suelo, que tiene la misma madera que el resto de la vivienda, y las paredes, con los mismos tonos grises, aunque, como elemento diferenciador, con revestimiento de ‘Porcelanosa’ imitando un papel pintado a rayas en dos tonos de gris.

Fotografía: Èric Pàmies

Habitación infantil
9/9

Habitación infantil

Finalmente, la habitación infantil está vestida con mobiliario a medida de la firma ‘Dijous’, decorada con un mobiliario y paredes en tonos grises como en el resto de estancias. En este caso, el toque de color y dinamismo lo aportan distintos textiles en diferentes texturas y tonos verdes.

Fotografía: Èric Pàmies