Más de 200 metros cuadrados conforman esta vivienda barcelonesa en forma de ático dúplex, con 100 m2 adicionales repartidos en tres terrazas. Tinda’s Project fue el equipo elegido para transformar el viejo inmueble en una vivienda adaptada al día a día de una familia con niños.

Los propietarios buscaban espacios amplios y abiertos que resultaran vistosos y con mucha luz, además de tener claro que cada estancia debía mostrar elegantes toques de diseño combinados con texturas de mucha calidad entre las que destacaran los acabados naturales, tanto en interiores como en exteriores.

Todo fue creado a medida para los propietarios, incluso los colores usados. En este caso, la reconocida gama de tonos grises que suele implementar Tinda’s Project en sus proyectos sufrió una pequeña variación, aportando una tonalidad más subida a petición de los clientes y consiguiendo un “ambiente cromático de aires masculinos dulcificados”, en palabras de Eva Mesa, co-fundadora del estudio.

Cocina
1/6

Cocina

Cuando se entra en la vivienda se aparece directamente en la estancia principal, que está compuesta por la cocina, el salón y el comedor de una manera totalmente diáfana. Un murete a media altura limita donde empieza la cocina, pero la parte superior acristalada de este permite una perspectiva visual que llega hasta la terraza principal.

Salón comedor
2/6

Salón comedor

Dos columnas maestras vistas, una de ellas integrada completamente en la distribución de la cocina, continua en la terraza y se combina con varias vigas del mismo acabado, unificando visualmente esta principal estancia de la vivienda, dotada de gran luminosidad gracias a las grandes cristaleras que recorren los casi diez metros de fachada.

Suite principal
3/6

Suite principal

También en la planta baja pero esta vez en el extremo opuesto se ubica la suite principal de más de 60 metros cuadrados a la que se ubica recorriendo un pequeño pasillo protagonizado por la escalera que lleva hasta el piso superior del dúplex, y cuyo hueco se ha aprovechado para ubicar un pequeño aseo.

La suite es un proyecto totalmente personalizado y distribuido en dos vestidores, un baño de dos accesos, el dormitorio y una zona de despacho. Todo ello, con un mobiliario diseñado a medida.

Elementos como la bañera exenta, la pared de ladrillo visto en color blanco y el cabecero y otras piezas metálicas que visten la estancia responden al toque industrial solicitado por los propietarios.

Zona infantil
4/6

Zona infantil

La planta superior del dúplex está prácticamente destinada a los niños de la casa. Cuenta con un baño compartido y con dormitorios casi simétricos, ambos con acceso a una amplia terraza convertida en una zona de juegos al aire libre. Toda esta área se complementa con la creación de un estudio, que incluye un escritorio para dos y mucho espacio para todo tipo de almacenaje.

Habitación de invitados
5/6

Habitación de invitados

También en la planta superior se encuentra el dormitorio de invitados completo, que incluye la zona de baño totalmente integrada tras la pared del cabecero de la cama y cuenta con espectaculares vistas a otra gran terraza dotada de zona chill-out y piscina.

Espacios exteriores
6/6

Espacios exteriores

Indudablemente, los protagonistas de la reforma son los espacios exteriores, que juegan también con el toque urbano. Para estas áreas se han creado distintos ambientes dirigidos por el departamento de paisajismo del estudio.

Todas las terrazas comparten una estética que se unifica con la selección de una misma tarima sintética de gran calidad y con un mismo juego de macetas. Mientras que en la terraza situada en la principal destaca una vegetación mediterránea, la superior está vestida de un ambiente mucho más tropical.