La interiorista Cristina Puigdevall, del estudio Zenna Interiorismo Slow, ha llevado a cabo el diseño y la reforma al completo de una cocina de más de 42 metros cuadrados, desde la elección de los materiales hasta la decoración, el mobiliario que la viste y la iluminación.

La estancia, que se convierte en el corazón de una vivienda ubicada en la ciudad de Girona, cuenta con un techo inclinado de más de seis metros de altura y un gran ventanal con unas preciosas vistas a la ciudad medieval.

Uno de los principales retos del proyecto ha sido cambiar la totalidad del pavimento que cubría la estancia por un porcelánico llamado ‘Tattoo White’ de textura similar a la del microcemento mediante piezas de gran tamaño (90x90 cm) de Apavisa.

En cuanto a la distribución, se buscaba que en todo momento los propietarios pudieran apreciar las vistas a la ciudad desde la cocina, por lo que se distribuyó la zona en perpendicular al gran ventanal. De esta manera, haciendo cualquier actividad (cocinar, preparar platos, desayunar en la barra o comer en la mesa) se puede disfrutar de las impresionantes vistas. El conjunto del espacio está distribuido con una gran isla central, una zona de apoyo y una zona de columnas que dispone de mucho almacenaje.

Zona de trabajo
1/5

Zona de trabajo

Los clientes del proyecto son grandes amantes de la cocina y de la repostería, por lo que no solo se ha dotado de un gran espacio de trabajo en la isla, sino que también se ha diseñado una zona de apoyo en la parte trasera de esta, en la que se encuentra instalada una mini nevera con cristal para el almacenaje de bebidas, pues la cocina se encuentra ubicada en una zona cercana a la piscina de la vivienda.

Fotografía: Javi Cabrera

Isla
2/5

Isla

Todo el mobiliario de la cocina es de Mia Cuina, mientras que el sobre porcelánico es ‘Dekton’, de Cosentino.

La isla cuenta con una zona de aguas con destructor integrado en la fregadera, lavavajillas y la zona de cocción sobre la que se encuentra una de las joyas: la inducción con campana extractora ya integrada de Novy. Esta campana sube y baja en función de lo que el propietario necesita en cada momento, por lo que este tipo de extracción es la alternativa perfecta para evitar usar una gran campana que interrumpa el conjunto del espacio.

Fotografía: Javi Cabrera

Zona de columnas
3/5

Zona de columnas

La zona de columnas, por otro lado, cuenta con un congelador de columna y un frigorífico de Liebherr integrados, un horno microondas, un calientaplatos y un horno con cocción a baja temperatura de De Dietrich, además de un armario muy especial: el armario de desayuno de 120 centímetros de ancho con puertas escamotables. Esta pieza cuenta con un interior acabado en efecto roble, con iluminación led y con enchufes para los pequeños electrodomésticos.

Fotografía: Javi Cabrera

Blanco protagonista
4/5

Blanco protagonista

La totalidad de los materiales de la cocina fueron elegidos en un color blanco, por lo que era necesario aportar calidez al espacio de alguna manera. Para hacerlo, se optó por una gran mesa en roble natural que ya tenían los clientes y a la que se han añadido unas sillas de diseño en color negro, acabando la zona de comedor enfrentada a una chimenea de leña con una pequeña zona de estar.

Fotografía: Javi Cabrera

Iluminación
5/5

Iluminación

Por último y en referencia a la iluminación, las lámparas escogidas son tipo apliques para la zona de apoyo, una tira led integrada a techo para la zona de las columnas, una lámpara fina de aluminio para la zona de trabajo de la isla y, finalmente, una gran lámpara de 60 centímetros de diámetro para aportar calidez hacia la zona de comedor, generando la sensación de que el techo desciende y aportando calidez y sensación de estar más acogidos.

Fotografía: Javi Cabrera