La diseñadora Susanna Cots transformó un apartamento sencillo en una suite de lujo frente al mar. Como si se tratara de un hotel, es un lugar donde se puede disfrutar de las increíbles vistas al mar de Barcelona. ¿Sus atributos? Confort y todas las comodidades. ¿Qué más se podría pedir?

Los propietarios del apartamento decidieron cambiarlo para sentir el placer y la calma de un visitante al llegar a un hotel por primera vez. Una suite donde el blanco y el minimalismo consiguen crear un ambiente fresco y agradable. Su idea se entiende mediante dos conceptos: el espacio y el tiempo. Buscaban disfrutar del lugar, de sus espléndidas vistas al mar y del tiempo en pareja.

Es una suite de 57,5 m2 con un baño completo y uno de cortesía, un lavadero, la cocina, la sala de estar y el comedor. Aunque todos estos espacios son especiales y tienen una característica en común.

El mar como protagonista

El mar se puede ver desde cualquier parte y es el protagonista en todos los rincones. La diseñadora trabajó para destacarlo y lo logró transformando el apartamento en un cubo sin paredes. De esta forma, ha conseguido que cada cara conecte directamente con el mar. De hecho, la cocina, el comedor y la sala de estar se conciben como un espacio abierto y enfocado al mar.

Un lado del cubo central está conformado por la cocina y, mediante una chimenea de doble cara que actúa como nexo de unión, se conecta con la otra cara del cubo dónde se encuentra el vestidor y el baño. Una disposición que permite disfrutar de la chimenea tanto desde la sala de estar como dentro de la habitación. Y para integrar el mar en todas las estancias, en el baño abrió la ducha al exterior y en el dormitorio utilizo el Mediterráneo como cabecero de la cama.

Por lo que hace al diseño exclusivo del mobiliario, está elaborado en lacado DM brillante. De este modo, se completa la conexión del diseño con el mar, ya que se refleja en él desde todas las perspectivas. Y todo se resume en las emociones y la filosofía slow, que son las claves con las que trabaja Susanna Cots y aportan la esencia en esta maravillosa suite de la ciudad condal.

Una cocina blanca y reluciente
1/7

Una cocina blanca y reluciente

El baño que contrasta con toda la suite
2/7

El baño que contrasta con toda la suite

El comedor que refleja el mar
3/7

El comedor que refleja el mar

Un dormitorio con vistas espectaculares
4/7

Un dormitorio con vistas espectaculares

Las paredes reflejantes de la habitación
5/7

Las paredes reflejantes de la habitación

La ducha enfocada al mar
6/7

La ducha enfocada al mar

La chimenea de doble cara
7/7

La chimenea de doble cara