La interiorista y propietaria de La Californie, Susana Beltrán, nos abre las puertas de su casa en Madrid: una vivienda que compró hace 12 años y de la que se enamoró a pesar de encontrarse poco conservada. “En la casa vivía una familia con diez hijos y respondía a las necesidades de un núcleo numeroso; pero me encantó. Era totalmente contemporánea, como recién construida; sus acabados eran atemporales y hechos por los mejores artesanos de la época. Su luz era magnífica”, apunta Susana.

Mira la galería de imágenes

Hoy, y tras una reforma que duró tres meses y algún que otro make up a lo largo de los años, es una vivienda rehabilitada que transmite calma y atemporalidad. Se trata de un edificio racionalista de los años sesenta, con una magnífica distribución, una apuesta por los materiales nobles y un gran trabajo de diseño realizado con mimo.

Reforma Casa La Californie chimenea

Fotografía: © Amador Toril

“La rehabilitación fue un ejercicio de conservación de la obra del gran arquitecto que la construyó, Juan Manuel Ruiz de Prada –este fue su primer trabajo e instaló su estudio de arquitectura en el ático–. Recuperamos puertas de roble macizo, suelos, molduras, bisagras de bronce diseñadas por el arquitecto y fuimos muy cuidadosas en la conservación de las formas y el espíritu del creador”, comentan Susana y su hija, Elena Ayuso, que estudió arquitectura y es copropietaria de La Californie.

“No escatimamos en materiales ni acabados y entelamos paredes, elegimos cortinas y muebles únicos, mezclamos diversas corrientes combinando tradición y modernidad”, añade la interiorista. Y es que si algo define el trabajo de Susana es su apuesta por el contraste armónico. Adora el mestizaje resultante de la combinación de estructuras sobrias, antigüedades, ambientes limpios y sofisticados y obras de arte que revalorizan la estética de las estancias y que se convierten en la esencia de cada una de ellas.

Reforma Casa La Californie dormitorio

Fotografía: © Amador Toril

Algo que queda patente en su propia casa, donde una importante colección de arte y fotografía es la encargada de darle el toque final y el punto álgido de contemporaneidad a unos ambientes de líneas sobrias y naturales, con piezas de los años cincuenta y cuarenta y pinceladas clásicas fruto del uso de antigüedades, muebles creados por la interiorista y otros de diseño.

El arte es el hilo conductor de una decoración que apuesta por combinar piezas antiguas, contemporáneas y de diseño

Esta es una casa de grandes techos, con importantes ventanales, espacios bien comunicados de grandes proporciones con una distribución inteligente y una buena orientación. Los tejidos naturales y las formas geométricas, las fotografías y los grandes espacios que dejan “respirar” a los muebles tienen un lugar destacado.

Aquí conviven a la perfección el arte de vanguardia, los muebles contemporáneos y los del siglo XVIII. Una muestra más de que detrás de cada pieza hay un arduo trabajo de búsqueda y selección, para que encaje perfectamente en cada espacio. Así es el trabajo de La Californie.

Comedor
Paloma Pacheco Turnes y Amador Toril
1/11

Comedor

Papel pintado de Knowles & Christou. Aparador americano de los años cincuenta adquirido de La Californie, al igual que las sillas Tapiovaara, espejos Sol (Francia, años cincuenta), y la lámpara Palmera, un diseño de los años cuarenta de La Maison Jansen. Mesa Elíptica de Knoll. Alfombra Rose, de Helen Amy Murray para The Rug Company. Lámpara de techo SEMi, de Claus Bonderup & Torsten Thorup.

Estilismo: Paloma Pacheco

Detalle del mueble aparador del comedor
Paloma Pacheco Turnes y Amador Toril
2/11

Detalle del mueble aparador del comedor

Papel pintado de Knowles & Christou. Aparador americano de los años cincuenta adquirido de La Californie, al igual que las sillas Tapiovaara, espejos Sol (Francia, años cincuenta), y la lámpara Palmera, un diseño de los años cuarenta de La Maison Jansen. Mesa Elíptica de Knoll. Alfombra Rose, de Helen Amy Murray para The Rug Company. Lámpara de techo SEMi, de Claus Bonderup & Torsten Thorup.

Estilismo: Paloma Pacheco

Un buen espejo
Paloma Pacheco Turnes y Amador Toril
3/11

Un buen espejo

Un gran espejo, como este de Murano, es una buena solución para ampliar el espacio. Butaca con reposapiés del siglo XVIII, de La Californie.

Estilismo: Paloma Pacheco

Detalle salón
Paloma Pacheco Turnes y Amador Toril
4/11

Detalle salón

Lámpara de pie de los años cuarenta adquirida en Francia, obra de Pierre Guariche, de venta en La Californie. Mesas junto al sofá, del diseñador Richard Schulz procedentes del edificio Torres Blancas y elegidas por el arquitecto Sainz de Oiza como mobiliario del mismo. Lámparas de sobremesa de cristal de Murano, de La Californie. Kílim Zigzag Sun, en BSB.

Estilismo: Paloma Pacheco

Salón
Paloma Pacheco Turnes y Amador Toril
5/11

Salón

Butacas de David Hicks. Sofá diseño de la interiorista con almohadones geométricos de BSB: Sobre él, fotografías de Alberto García-Alix (Chica de Boda y Autorretrato, adquiridos en La Fabrica). Mesas de centro de Íñigo Güell. Chaise longue de La Californie con almohadones de Hermès.

Estilismo: Paloma Pacheco

Chimenea
Paloma Pacheco Turnes y Amador Toril
6/11

Chimenea

Jarrones de cristal Daum. Escultura de Juan Asensio en mármol griego. Alfombra de The Rug Company, en BSB. Cuadro de César Paternostro. Sobre la mesa, jarrones de Murano de La Californie.

Estilismo: Paloma Pacheco

Reforma Casa La Californie baño
Paloma Pacheco Turnes y Amador Toril
7/11

Reforma Casa La Californie baño

Diseño de armario de La Californie, con frontales de papel de arroz japonés pintados con tinta china por la artista Ingrid Iturralde. Tocador francés de los años cuarenta. Silla procedente de Italia. Bañera de Duravit.

Estilismo: Paloma Pacheco

Reforma Casa La Californie dormitorio
Paloma Pacheco Turnes y Amador Toril
8/11

Reforma Casa La Californie dormitorio

Mesa tocador francesa de los años sesenta. Es de bambú y roble. En La Californie. Lámpara de sobremesa, como una flor, de Maison Jansen, en la tienda de la interiorista. Butaca años cincuenta procedente de Francia con tapiería de Missoni Home. Espejo Sol de La Californie. Cabecero de Tréca Interiors Paris. Colcha de Zara Home y suzanni turco, al igual que el cojín. Alfombra de The Rug Company, en BSB.

Estilismo: Paloma Pacheco

Dormitorio principal
Paloma Pacheco Turnes y Amador Toril
9/11

Dormitorio principal

Plaid de seda comprado en Hong Kong. Pared entelada a juego con las cortinas, de lino belga. Mesita de noche de Vitra, diseño de Charles & Ray Eames. En el cabecero, lámpara de mesa italiana. Cuadro de César Paternostro.

Estilismo: Paloma Pacheco

Cortinas de lino
Paloma Pacheco Turnes y Amador Toril
10/11

Cortinas de lino

Las cortinas de lino son ideales para mantenerse a resguardo de miradas indiscretas, permitiendo el paso de la luz.

Estilismo: Paloma Pacheco

Segundo dormitorio
Paloma Pacheco Turnes y Amador Toril
11/11

Segundo dormitorio

Mesita de noche francesa de los años cincuenta, en Formica y roble; de La Californie. Cabecero con tela Palmeras, de Penny Morrison. Lámpara-aplique rojo de los años cincuenta, de Pierre Guariche. Textiles turcos de La Californie. Alfombra de Jacaranda, en Macarena Saiz. Cojín rojo de Pepe Peñalver.

Estilismo: Paloma Pacheco

Estilismo: Paloma Pachecho