Puede que tengas un estilo inequívoco o puede que no. Que lo tuyo sean los espacios definidos y muy coherentes o más bien los eclécticos y repletos de mezclas atrevidas y llenas de contrastes. Sea como sea, y como en cualquier proyecto de interiorismo y estilismo, deberás poner mucha atención a la elección precisa de la iluminación de tu casa. Esos elementos de alta funcionalidad también capaces de transformar el ambiente de una estancia, de aportar calidez e intimidad o de potenciar la concentración de una zona de trabajo son, a la vez, piezas con un gran potencial estético en el que subrayar tu personalidad.

Escoger una u otra luminaria va a depender de la habitación en la que la vayamos a instalar, de la luz natural de que disponga, de si se trata de un punto de luz principal o secundario y del ambiente que queramos construir. Pero, además de todo ello, más relacionado con la funcionalidad que vaya a cumplir, ¿cómo queremos que sea? ¿Qué estilo va a casar mejor con la decoración de tu casa?

Hemos recorrido La Casa de la Lámpara para resumirte cómo son los estilos de lámpara más actuales del momento, los más tendencia, y cómo combinarlos con el resto de elementos decorativos de tu hogar. Eso sí, recuerda que es importante a la hora de escoger que tengas en cuenta de qué luz natural dispones en la habitación.

Lámparas modernas, para un espacio actual y confortable
1/7

Lámparas modernas, para un espacio actual y confortable

Aunque te suene muy abstracto o poco definido, el estilo moderno se vincula con el minimalismo ya que se caracteriza por la máxima del menos es más y del predominio de las líneas rectas y simples por delante de las curvas y los excesos.

En la iluminación, las lámparas modernas incorporan materiales brillantes como el acero, el vidrio o el aluminio combinados con otros más cálidos como la madera, transmitiendo orden y relajación, en espacios que tienden hacia una paleta cromática llena de blanco, de grises y de marrones, sin excentricidades. Muchas de las lámparas modernas incorporan bombillas LED o de bajo consumo, algo que te permitirá ahorrar en el consumo de la luz.

Lámparas minimalistas, para un espacio puro y muy equilibrado
2/7

Lámparas minimalistas, para un espacio puro y muy equilibrado

De extrema simplicidad, este estilo decorativo de formas, espacios y líneas puras está enfocado a construir un ambiente equilibrado, sencillo y sereno, por encima de todo. Si en tu espacio predomina el blanco y el crudo, las paredes lisas, los materiales naturales mínimamente manipulados y la contención visual, lo mejor es que optes por lámparas también minimalistas que se combinen con el resto de elementos de decoración, sin generar estridencias. 

Lámparas clásicas, para un espacio elegante y distinguido
3/7

Lámparas clásicas, para un espacio elegante y distinguido

Si lo tuyo es la sofisticación y la elegancia clásica, el cristal, la forja o el bronce pueden jugar un papel muy importante en la iluminación de tu casa: te gustarán los elementos con detalles que aporten mucha presencia y que tiendan hacia la simetría de formas. Las lámparas clásicas, muy ligadas al estilo neoclásico y barroco, acostumbran a colocarse a pares, incluyendo, por ejemplo, dos apliques clásicos, dos lámparas de pie, etc. Las de tipo araña son una gran representación de este estilo decorativo.

También puedes incluir lámparas de estilo clásico en un ambiente más moderno para conseguir contraste y personalidad.

Lámparas retro o vintage, para un espacio con historia
4/7

Lámparas retro o vintage, para un espacio con historia

Aunque técnicamente el estilo retro y el vintage no son exactamente lo mismo, sí que tienen en común el uso de elementos que nos recuerdan al pasado y que recrean ambientes de época, con un protagonismo especial de la artesanía y de los diseños de calidad que perduran en el tiempo. El mimbre, la forja, la cerámica o la madera son los materiales que más se utilizan en este estilo decorativo que está tan de moda.

Las lámparas vintage aportarán presencia y profundidad a tu casa, sobre todo si las combinas con otros elementos más modernos, buscando el equilibrio entre lo nuevo y lo viejo. 

Lámparas industriales, para un espacio vanguardista y creativo
5/7

Lámparas industriales, para un espacio vanguardista y creativo

La decoración industrial se remonta al Nueva York de los años cincuenta, en un momento en que los artistas de la época se acomodaron en fábricas abandonas donde aprovecharían para desarrollar su obra. Hoy, la arquitectura de interior a la vista y al desnudo y el uso de materiales vistosos como la madera, el hierro, el ladrillo, el cemento o los suelos naturales nos remiten a ese pasado industrial lleno de fuerza y creatividad.

En la iluminación industrial, puedes dejar cables sueltos a la vista, de la misma forma que se hace con las tuberías o algunos desperfectos de la pared. Opta por luminarias negras, gris, blancas, beige, marrones o azul, o bien con tonos tierra y oscuros para combinar con el resto del entorno.

Si dispones de un techo alto, aprovecha el espacio para incluir grandes lámparas industriales con focos de carril y apliques.

Lámparas nórdicas, para un espacio natural y luminoso
6/7

Lámparas nórdicas, para un espacio natural y luminoso

Los colores muy claros, los ambientes luminosos, los espacios diáfanos y las líneas sencillas son algunas de las características de este estilo decorativo tan tendencia de los últimos años: el estilo nórdico.

Se trata de una deco que busca la conexión con lo natural con el fin de crear ambientes con mucha luz y amplitud, acogedores, ordenados y agradables, y con tendencia también hacia el minimalismo. Así, las lámparas de diseño escandinavo también buscan transmitir bienestar y serenidad, por eso utilizan materiales naturales en su estructura.

Combínalas con complementos coloridos, como cojines u otras piezas textiles, para aportar un punto más de vida.

Lámparas rústicas, para un espacio silvestre y relajado
7/7

Lámparas rústicas, para un espacio silvestre y relajado

Piedra, madera, barro, tejidos naturales… El rústico es tal vez uno de los estilos más antiguos que nos remite a las casas de campo con conexión directa a la naturaleza. A día de hoy, sigue siendo un estilo perfecto para decorar espacios silvestres, pero también cada vez para incorporarlo dentro de la ciudad con el fin de crear un ambiente relajante, natural y confortable.