El proyecto ‘Modern’, llevado a cabo por Noelia de la Red y Jordi Ribas, arquitectos y fundadores del estudio joven de arquitectura Allaround Lab, ubicado en Barcelona, es una rehabilitación de una vivienda en el municipio de l’Hospitalet de Llobregat, en el área metropolitana de la ciudad condal.

El proyecto ha sido realizado por dicho estudio en colaboración con Mònica Piqué, con un presupuesto de 50.000€ y una superficie construida de 50+30 metros cuadrados.

La vivienda se encuentra en la última planta del edificio, y como singularidad cuenta con tres fachadas exteriores y una interior en forma de U, que responde al perímetro de la caja de escalera y ascensor del edificio. Precisamente, el proyecto se basa en la ocupación de este espacio central de la vivienda, que se ha realizado colocando la totalidad de los servicios necesarios y el programa de almacenaje, dejando completamente libre el perímetro exterior de la vivienda.

Mueble interior multifuncional

De esta manera y liberando las fachadas exteriores de todo este programa funcional, se logra una circulación libre en la vivienda, con una continuidad espacial de la misma que se ve acentuada por la conexión de las diferencias estancias con pasos de puerta de suelo a techo y de gran amplitud.

Otro de los elementos utilizados para lograr esta continuidad entre todas las estancias es el uso del cemento continuo sin juntas como pavimento y que combina con el gran mueble interior que aglutina distintos usos: almacenaje, cocina completa y baño.

El conjunto de la propuesta se basa en la neutralidad de los colores (grises, madera y blancos) y texturas utilizados, centrando toda la atención en la pieza central del mobiliario y convirtiéndola en la auténtica protagonista del espacio y el elemento mediante el que se articula el proyecto al completo.

Cocina
1/3

Cocina

Una de las principales funciones del mueble central es el de tener forma de una cocina completa.

Ubicada en un espacio diáfano compartido con el salón y comedor, que refuerza esa continuidad que destaca en toda la vivienda, está vestida con un tono gris industrial (color que también viste gran parte del resto del mobiliario de la estancia) con un área central en madera clara que funciona como encimera. Los electrodomésticos empotrados, asimismo, se encargan de no invadir la forma rectangular del mueble.

Además, la altura de los techos y los grandes ventanales potencian esa sensación de amplitud y verticalidad en la estancia.

Fotografía: José Hevia.

Espacio para el almacenaje
2/3

Espacio para el almacenaje

Otra de las funciones del mueble protagonista de la vivienda es el de crear una zona de almacenaje. Así, se utiliza uno de los costados para incorporar todo tipo de cajones y estantes en los que almacenar cualquier artículo. Siguiendo la línea cromática y de materiales presente en toda la vivienda, esta zona de almacenamiento también está vestida por el mismo tono de gris con toques de madera que en la zona de la cocina.

Fotografía: José Hevia.

Baño
3/3

Baño

Finalmente, y siguiendo con el mismo estilo que el resto de costados del mueble, se ha dedicado una zona a hacer la función de baño. Así, se incorpora sobre un fondo de madera hundido el espacio del lavabo, rodeado de armarios y cajones revestidos en el color gris del mueble, que esconde, a su izquierda, el aseo.

Fotografía: José Hevia.