Tener una mascota, principalmente un perro o un gato, es un hábito cada vez más popular en la sociedad occidental. Sin embargo, mucha gente infravalora la gran responsabilidad que implica acoger a este nuevo miembro en nuestro hogar y proporcionarle todos los cuidados que necesita como es debido. Este craso error es el que lleva a muchas personas a decidir deshacerse de sus mascotas cuando deciden que éstas “han dejado de ser divertidas” o consideran que se han convertido en un engorro para ellos.

Pese a que por fortuna existe una concienciación cada vez mayor sobre el terrible problema que supone el abandono de animales, nunca está de más recordar que se trata de verdaderos miembros de nuestra familia, y que, como tales, merecen también tener su propio lugar en la casa que esté especialmente aclimatado para ellos, además de otros cuidados y acondicionamiento necesarios.  

Del mismo modo, nosotros, los encargados de proporcionar un hogar y una familia a nuestros peludos amigos, hemos de tener en cuenta cómo puede afectar su presencia al mobiliario y a las estancias de la casa. Si hemos adoptado un cachorro, podemos dar por hecho que algún día volveremos a casa para encontrarnos alguna buena trastada, como muebles mordidos, rotos, sábanas sucias… Por no hablar de algún que otro pequeño incidente más escatológico, especialmente en el caso de los perros, que requieren un entrenamiento para aprender a hacer sus necesidades en la calle.

Por todos estos motivos, es imprescindible que, antes de adoptar una mascota, tengamos en cuenta los factores siguientes:

Su rincón preferido

Tu mascota necesitará un lugar donde dormir y sentirse segura y a gusto, especialmente en el caso de perros y gatos. Para nuestros compañeros caninos la opción ideal es reservarles un espacio a nivel de suelo al que puedan acceder fácilmente y colocar allí una camita, o bien sencillamente unos cojines y una manta vieja. También puedes dejar por allí algunos juguetes para que se entretengan.

En el caso de los gatos, seguramente sepas que adoran las alturas y que lo más seguro es que acaben por ignorar el espacio que tan cuidadosamente les has dedicado y se refugien donde más les apetezca. Es parte de ese lado tan travieso y salvaje que tienen y que, precisamente, les da una personalidad tan única.

mascota gato

¡Hora de comer!

Del mismo modo que reservas un espacio para que estén tranquilos, también es necesario que mantengas un rincón adaptado para el momento de alimentarlos. Lo ideal es que esté en un espacio exterior o bien en la cocina, ya que suele ser una zona que se ensucia muy fácilmente.

Para el agua y la comida reserva un par de cuencos (pueden ser de acero, plástico o cerámica) y escoge la alimentación que el veterinario te haya recomendado para ellos, evitando darles sobras de comida en la medida de lo posible, ya que a la larga podría ocasionar desajustes en sus sistemas digestivos, además de un desgaste en su dentadura u otros problemas de salud asociados a una alimentación que no les corresponda (recuerda que no son humanos, y no necesitan comer lo mismo que tú).

mascota sofa

El gran dilema del mobiliario

Nuestros amigos de cuatro patas, por suerte o por desgracia, no entienden de muebles ni de cuán preciados pueden ser para ti. Para proteger las piezas más delicadas, sácalas de su alcance o coloca una funda que los cubra, como en tus colchones o en el sofá. Ten en cuenta que, cuando les está creciendo la mandíbula, los perros mastican todo lo que encuentran a su paso, ya sean muebles, ropa, plástico, etc. Para evitar grandes destrozos, pueden comprar una selección de juguetes masticables, y sobre todo asegurarte de que no haya ningún material tóxico a su alcance. Siguiendo la misma lógica, ten cuidado de no dejar ningún elemento que se pueda atravesar en la garganta de un cachorro, romperse dentro de su boca o electrocutarle.

Por suerte, hoy en día existen un sinfín de tiendas especializadas en mascotas que tienen todo lo necesario para que tu mascota pueda vivir en un verdadero paraíso, tanto para ellos como para tu hogar, por lo que tenerlos a cuerpo de rey es pan comido.

mascota conejo