Puede que el mundo de hoy esté hoy plagado de genios, pero siempre nos harán falta maestros como él. Carlos Ferrater es un arquitecto premiadísimo - y antítesis del cliché de estrella-, catedrático de Proyectos Arquitectónicos de la Universitat Politècnica de Catalunya y director de la Cátedra Blanca de Barcelona, académico de la Real Academia de Belles Arts de Sant Jordi, que ha hecho de la luz, la sintonía con el paisaje y los cimientos sociales las claves de ese "transcurrir de la geometría al espacio" con el que resume su oficio humildemente. 

Una dilatada carrera que le ha llevado este año a ser reconocido con el premio honorífico de la IV Edición de los Premios Interiores. Un galardón que el arquitecto pudo recoger el pasado 18 de octubre de las manos de Laura Falcó, presidenta de Prisma Publicaciones, empresa editora de la revista Interiores. Durante su discurso de agradecimiento, Ferrater aseguró que este premio tenía algo de "estupendo" porque hace tan sólo dos meses que ha finalizado su primer proyecto de interiorismo en las nuevas cocinas del restaurante de los hermanos Torres en Barcelona. El arquitecto tuvo también unas palabras de reconocimiento y cariño para sus familiares, presentes en la sala. 

Ferrater define su oficio como el "transcurrir de la geometría al espacio"

Bajo el lema Hecho a mano, hecho con el corazón la revista Interiores premió el pasado 18 de octubre a lo más destacado de la artesanía nacional e internacional relacionada con el mundo del diseño y la decoración de interiores. La ceremonia de entrega tuvo lugar en el Westin Palace de Madrid con un gran éxito de participación.