Imágenes de Carla Capdevelila

Este piso señorial de 380 metros situado en la calle Serrano en el madrileño barrio de Salamanca, se ha convertido en un piso alegre, cálido y funcional. En esta calle comercial llena de conocidas tiempo de lujo, se alza el edificio que alberga este piso, que a pesar de su reciente construcción, se ha mantenido la esencia del edificio original, con unas maravillosas vistas al Museo Lázaro Galdiano.

La interiorista Maria Diaz Leguina ha sido la encargada del diseño de todos los ambientes de la casa, dándoles personalidad y buscando el equilibrio entre la funcionalidad, estética y los gustos del cliente. El piso que hoy os presentamos es la segunda residencia de un matrimonio con dos hijos que habitualmente viven en Londres.

Salón con chimenea
1/5

Salón con chimenea

Fotógrafa: Carla Capdevila

Salón con colores fuertes como paleta de caldero, verdes, mostaza junto con la madera hicieron un espacio alegre y acogedor. El salón se resolvió con dos ambientes, una zona de estar con chimenea y dos sofás en color caldero y cojines de Gancedo de lino negro y blanco roto para generar contraste y juego con alfombra de Ziegler también en los mismos tonos.

Por otro lado, se optó por una mesa de madera de teka natural para dar un ambiente más cálido al espacio y dos butacas en color mostaza para generar un pequeño rincón de lectura. Para dar un toque más sofisticado se instaló lámpara Vértigo en color cobrizo de Rue Vintage.

Comedor verde aceituna
2/5

Comedor verde aceituna

Había dos aparadores del anterior piso de la propietaria y estos se pintaron en un color verde aceituna y el interior en mostaza con el fin de actualizarlos y aprovecharlos. En la zona de comedor, se optó por una mesa de madera de teka de línea sencilla y con sillas muy lineales en madera todo de Baladia Valklein. Para generar un contraste con los demás elementos se eligieron apliques de Milán Iluminación y lámpara de comedor en dorado también de Aromas del campo. Las paredes están pintadas en un beige-blanco y la fuerza la aportan los demás colores y la calidez de la madera del mobiliario.

Recibidor artístico
3/5

Recibidor artístico

El recibidor se empapeló con un papel a pinceladas, muy alegre de KA internacional, espejos de Nacho de la Vega y cómoda de la clienta también pintada para que fuera a juego con el papel. La lámpara suspendida es de años luz. La idea era generar un espacio simple y funcional.

Habitaciones contrapuestas
4/5

Habitaciones contrapuestas

En la habitación principal de la vivienda se buscaba sobretodo un momento de paz y tranquilidad, la paleta elegida es tonos piedra para las paredes, con un cabecero en papel pintado de Nacho de la Vega, es una habitación amplia dónde se situó una chaise longue con lino tramuntana de Gancedo realizada a medida del espacio, cómoda y escritorio diseñado por María Díaz Leguina en blanco y patas en hierro lacado. Se optó por un doble estor con telas de Yutes y Sandberg. Luego hay otra habitación de matrimonio, que es más cálida, con colores mostaza y verde, que da un ambiente alegre a la estancia.

Dormitorio infantil
5/5

Dormitorio infantil

La habitación de uno de los niños no tenía armario, finalmente se optó por diseñar una cama elevada y en la parte inferior armario y zona de juegos con una escalera que esconde más cajones de almacenamiento, el verde era el color elegido por la clienta y el mobiliario se lacó en blanco y se optó por tela de hojas verdes de Nacho de la vega para el estor.