Los pendientes hacen una función estética y básicamente sirven para decorar las orejas de las mujeres y realzar su belleza, aunque cada vez hay más hombres que también los usan para romper o difuminar los roles de género imperantes en la sociedad. De hecho, los niños en Atenas y Roma solían llevar pendientes en una oreja en la antigüedad. Como vemos, la historia de los pendientes es extensa y se remonta a los egipcios, así como a los griegos y los romanos, que crearon auténticas joyas con aretes de oro y colgantes de perlas y gemas.

Desde entonces, la historia y la moda han cambiado drásticamente dejando pendientes clásicos como los de perlas hasta los más rompedores y extravagantes. La última tendencia que se está consolidando en redes son los pendientes de arcilla polimérica, que con su flexibilidad permite formas variadas, tamaños diferentes y colores de todo tipo. Con este material se pueden diseñar pendientes para todo tipo de gustos e incluso los puedes hacer en tu propia casa si tienes habilidad artística con las manualidades.

Pendientes decorativos de arcilla polimérica

Diseño de GarreDesign

¿Qué es la arcilla polimérica?

La arcilla polimérica es un material para esculpir usado por artesanos y artistas hecho de cloruro de polivinilo, el conocido como PVC, que es totalmente reciclable. Es suave y puede moldearse en variedad de formas fácilmente. Se trabaja a temperaturas mucho más bajas que las arcillas de tierra, por lo que puede endurecerse en un horno doméstico o en un horno tostador. Gracias a que es está hecha de un material muy maleable, se usa para hacer muchos tipos de bisutería a parte de los pendientes, como collares, pulseras, anillos y todos los complementos imaginables.

Si se almacena adecuadamente puede durar años, aunque hay que mantener la arcilla alejada de la luz solar y lejos del calor excesivo. La arcilla polimérica que se queda a temperatura ambiente seguirá siendo maleable durante años, pero puede durar más si se guarda en un sitio frío.

Pasos a seguir para hacer tus pendientes

  • Compra la arcilla polimérica. Se puede adquirir en cualquier tienda especializada y hay muchas marcas distintas, algunas son más suaves que otras. La arcilla polimérica se incorpora muy bien, por lo que puedes mezclar los colores. Aunque hay que recordar que las distintas marcas pueden tener diferentes instrucciones para hornear, así que no es recomendable mezclarlas.
  • Consigue accesorios para la bisutería. Antes de empezar, hay que tener claro que tipo de pendientes quieres para calcular la cantidad de arcilla que necesitas y los accesorios que llevará como argollas o alambres. En caso de necesitar este último, debes comprar alambre especial que puedes pinchar en la arcilla antes de hornearla y que resistir las altas temperaturas del horno.
  • Mezcla los colores. Elige tus colores favoritos e incorpóralos solo lo suficiente para crear un efecto jaspeado. También puedes mezclar los colores completamente para crear un color completamente nuevo, aunque si no lo haces bien lo más probable es que salga un color marronoso bastante feo.

Pendientes de arcilla polimérica con borlas

Diseño de GarreDesign

  • Esculpe la arcilla. Puedes esculpir pendientes, estatuillas o cuentas con solo los dedos. Comienza con formas simples, no intentes virguerías si es tu primera vez, y añade trozos de arcilla encima para crear un patrón. No hay límites imaginativos para lo que puedes hacer con arcilla polimérica, pero si las hay de habilidad artística.
  • Añade accesorios de metal antes de hornear. Hay algunos accesorios que deben hornearse junto al artículo. Asegúrate de que todo lo que pongas en el horno sea adecuado para ello. Si olvidas incluir lo necesario, una vez horneado no podrás hacerlo ni tampoco cambiar la forma si no te gusta el resultado.
  • Hornea el artículo de arcilla polimérica según las instrucciones del paquete. La mayoría de arcillas se hornean unos 20 minutos una temperatura de 135 grados.
  • Deja que se enfríe. Puedes retocarlos con una lija extra fina si es necesario. Si haces un collar, pasa el hilo o la cadena a través del aro de alambre del pendiente. Si haces un par de aretes, simplemente conecta el alambre al aro que sale de los pendientes.